La embajada: todas las claves de la serie política protagonizada por Belén Rueda

Conoce a los personajes y tramas de la ficción más de Bambú, en la que por primera vez se aborda la corrupción desde el punto de vista de un diplomático y su familia.

Así ha terminado ‘La embajada’: NO HABRÁ SEGUNDA TEMPORADA

TODAS LOS PERSONAJES Y TRAMAS DE LA EMBAJADA

La embajada se ha estrenado como la nueva serie más vista de la temporada (sin tener en cuenta la suma de algunos estrenos simulcast) con 4.034.000 espectadores, 22,5% de share. El dato supone una clara victoria sobre el estreno de Mi casa es la tuya en Telecinco, con Bertín Osborne de visita en la residencia de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, que se ha quedado en un 15,6% de share. El gran perjudicado del lunes ha sido El Ministerio del Tiempo, que ha vuelto de su polémico parón con mínimo histórico: 9,9% de share.

La embajada se presenta como la primera serie española en una cadena grande que aborda el tema de la política y la corrupción. Pero... ¿Hasta qué punto? "Era un gran reto hacer una serie hablando de este tema para un público mayoritario -ha asegurado Ramón Campos, de Bambú-. En Antena 3 nos pidieron que diéramos un paso más al entrar en la corrupción, que no solo quedara de fondo".

Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia, ha pasado 'la prueba del algodón': ¿se nombran directamente a los partidos políticos?. "He perdido una cena por eso mismo con mi jefe, porque yo le dije que no se nombraba al PP... Y sí, sí se nombra. Aunque la forma en la que se refieren a los partidos suele ser más genérica: se habla de izquierdas y derechas, de Ferraz y de Génova...".

"Nadie nos dijo que no podíamos nombrar a los partidos, pero todos sabemos que no queremos denuncias -ha continuado Ramón Campos-. Lo que no puedo decir en la serie es, directamente, que el PP es corrupto". De hecho, la idea al trasladar la acción a la embajada de España en Tailandia era también por ampliar el foco y no centrarse tanto en la actualidad española, ya que casos de corrupción como el que se aborda en la serie (entre otros, la exigencia de comisiones por la compra de un tren de alta velocidad), se dan en casi todos los países del mundo. "El embajador dice una frase que lo deja claro: 'Yo no soy de derechas ni de izquierdas, soy diplomático'. Ese es el punto de partida", ha aclarado Sonia Martínez.

Amaia Salamanca, Megan Montaner y Úrsula Corberó, las musas de La embajada: sus fotos más artístiscas

En cualquier caso, nadie obvia que la actualidad informativa española, con el exembajador de La India, Gustavo de Arístegui, imputado por corrupción y expedientado por el PP, influirá en cómo se ve esta serie. "Gustavo de Arístegui se nos adelantó en la promoción -ha bromeado Ramón Campos-. Parece que hemos hecho campaña publicitaria en todos los informativos, ¡nos promociona hasta Telecinco!".

Dejando la política a un lado, también han explicado cómo se han recreado los paisajes de Tailandia en Madrid. "Parte del presupuesto en efectos especiales se va en borrar el vaho de las bocas", asegura el productor. Belén Rueda explica con gracia cómo lo han vivido los actores: "Un día me citaron para grabar en la 'playa' de Alcobendas. ¡Pero si no tiene ni río! Para esas secuencias se utiliza un croma y, justo antes de empezar a grabar, te enseñan fotos para que veas cómo es la playa que después aparecerá en pantalla. Coges esa sensación ¡y corriendo grabar!". Alicia Borrachero también da su visión: "Hay una secuencia en la que se supone que tengo una playa detrás y mi personaje, la mujer del cónsul, que odia Tailandia, dice que ese sitio es una mierda. Cuando vi el paisaje que se ve en realidad, que es maravilloso, pensé: ¡Cómo he podido decir esa frase!". Maxi Iglesias remata: "Se supone que estamos en Tailandia y los del equipo de grabación a nuestro alrededor van con anoraks".

Belén Rueda, seducida por Chino Darín en ‘La embajada’: “Necesitaba un actor con mucha personalidad y él la tiene”

¿Quién es Chino Darín? 10 razones para no perder de vista al sex symbol de ‘La embajada’

Entrevista a Chino Darín, novio en la ficción y la realidad de Úrsula Corberó: “Las actrices son complicadas”

En la presentación han participado cinco de los protagonistas de un elenco "incomparable e inmejorable", en palabras de Sonia Martínez. Ha sido difícil reunirlos porque ahora mismo no están grabando la serie por un parón técnico, tras el que volverán a reunirse para grabar los tres últimos episodios. El productor ha confesado que, aunque tenían intención de acabar todos los guiones antes de comenzar a grabar, aún están escribiendo el capítulo final, también de cara a una probable segunda temporada.

CRÍTICA DE LA EMBAJADA
Hay muy pocas series que hayan generado tanto interés antes de su estreno como La embajada. Vi el primer capítulo en el Festival de Televisión de Albacete, y una de las primeras conclusiones es que hay que tener cuidado con las expectativas. Antena 3 insiste en presentarla como la primera serie política española; y sí, el tema de la corrupción está en el centro de la trama, pero que nadie espere un House of cards o un Borgen. El guión del piloto peca de previsible por ‘culpa’ de la actualidad, ya que la historia de corrupción es más suave que la de cualquier telediario. Casi políticamente correcta. De hecho, para evitar entrar en el (adictivo) ‘politiqueo’ de las dos referencias citadas, la acción vuela lejos de parlamentos y despachos de partidos, hasta Tailandia… Y ese es el mayor error. Uno de los pilares de las series de Bambú es la ambientación (Velvet, Gran Hotel), pero el esfuerzo por recrear el lujo asiático y las playas paradisiacas en platós y descampados de Madrid hace aguas. Tailandia debería ser un personaje más y se convierte en un lastre que resta verosimilitud e interés. Eso sí, se compensa con un gran elenco. Destaca Abel Folk, el embajador, tan poco mediático como sólido y convincente. También Belén Rueda, brillante en las escenas de un flashforward que bebe directamente de The Affair; y, cómo no, Alicia Borrachero, con un papel pequeño pero redondo. Entre los jóvenes, sorprenden la viveza de Úrsula Corberó y, sobre todo, la entidad de Chino Darín: seducirá al público tanto como a la embajadora. Sin virtuosos giros de guión a la vista, creo que la serie cuajará si se olvida de cromas y exteriores ‘thais’ y se centra sin complejos en unos personajes con buen potencial.

ESTOS SON LOS PERSONAJES Y SUS TRAMAS:

Abel Folk es Luis, el embajador
Luis llega a la embajada de Tailandia como representante de los nuevos tiempos, dispuesto a cambiar costumbres y enderezar los vicios de siempre. Él es un hombre honesto, un diplomático de carrera, de ideas progresistas… Un hombre apartado hasta ahora de los cargos realmente importantes. Este es su primer destino como embajador y quiere hacerlo bien. Pero pronto Luis comienza a darse cuenta de que su trabajo va a ser más difícil de lo que pensaba.

Belén Rueda es Claudia, la esposa del embajador
Lista, impulsiva y con pocos miedos. Claudia, es la mujer de Luis, el nuevo embajador y corresponsal de éxito que ha ejercido en diferentes ciudades europeas y americanas. Una profesión que le apasiona y que no está dispuesta a abandonar por su marido. De hecho, Claudia llega a la embajada con billete de vuelta. Viene a ayudar a su marido a instalarse y luego regresará a su trabajo hasta terminar la corresponsalía.

Chino Darín, el enigmático novio de Ester
Carlos es el novio de Ester, la hija de Luis y Claudia. Guapo, inteligente y misterioso. Carlos es experto en relaciones internacionales y habla varios idiomas. Lleva casi un año viviendo en Londres con Ester y ahora ha decidido trasladarse con ella de continente. Pronto Carlos se revela como un fiel aliado del embajador en su lucha contra la corrupción, pero cuanto más cerca está Carlos de Luis, más comienza a alejarse de Ester. Y es que Carlos oculta un gran secreto que podría separarles para siempre.

Úrsula Corberó es Ester, la hija de los embajadores
Ester es una chica sin raíces. Creció acostumbrada a cambiar permanentemente de ciudad, a saber que no iba a estar en ningún sitio más de 4 años y ese sería precisamente el tiempo que iban a durar sus amistades. Así que Ester decidió que para aprender a despedirse sería mejor no encariñarse demasiado. Carlos es para Ester el chico perfecto, y está segura de que pasará el resto de su vida a su lado.

Raúl Arévalo es Eduardo, el Ministro Consejero
Segundo de la embajada, se ha ocupado de que todo funcione hasta el nombramiento de Luis. En la Embajada es un líder nato que no necesita elevar la voz para ejercer su autoridad. Astuto, ambicioso y reflexivo, de modales calmados, Eduardo es como un tigre antes de saltar. Siempre alerta, dispuesto a atacar la siguiente presa. Y es que bajo ese Diplomático educado y ese anfitrión perfecto se esconde un hombre ambicioso que disfruta de su status y su poder, dispuesto a cualquier cosa por conservarlo.

Amaia Salamanca es Fátima, esposa de Eduardo
”Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Si pudiese definirse a Fátima en una frase probablemente sería esa. Y es que aunque Fátima parece ser ante todos “la mujer” de Eduardo ella es mucho más que eso. Es parte imprescindible en todo lo que han creado; el negocio y la familia. Guapa, inteligente y muy hábil para las relaciones sociales, Fátima ha hecho que Eduardo se convierta en el hombre que es.

Maxi Iglesias es Roberto, hermano de Eduardo
Roberto es el hermano pequeño de Eduardo y quien dirige sus empresas: la cara visible. Extrovertido, simpático y con ganas de vivir… Roberto es la “oveja más blanca” de un rebaño de ovejas negras. No se parece a Eduardo pero le admira y defiende de cualquier acusación. Roberto cree que su hermano es un lince para los negocios, que trabaja en los márgenes de la ley y muchas veces se la salta, pero piensa que es un juego inofensivo, que genera beneficios para todos y no hace daño a nadie.

Carlos Bardem es Paco Cadenas, empresario español
Cadenas es un hombre de negocios. Directo, impaciente, siempre generoso porque está acostumbrado luego a cobrar los favores. Con una sonrisa, eso sí, porque… ¿Qué necesidad hay de hacerlo por las malas? Para Cadenas esa es la única manera de hacer negocios y no ve que tenga nada malo. Cadenas no concibe un no por respuesta y eso le enfrentará desde el inicio con Luis: el nuevo embajador.

Tristán Ulloa es Bernardo, el cónsul
Bernardo es el Cónsul de la Embajada. Casado con Olga, con la que tiene tres hijos, goza de una buena posición social y económica. Bernardo no es tan ambicioso como Eduardo, ni tiene su capacidad de liderazgo. Él es un hombre que se deja guiar. Un segundón nato que disfruta de los beneficios, siempre que el peligro no sea grande. Precisamente por eso es el eslabón más débil.

Alicia Borrachero es Olga, mujer del cónsul
Olga no es la mejor en eso de las primeras impresiones. Lo critica todo, dice lo que piensa sin paños calientes y no finge ante nadie una sonrisa que no siente. Su defecto es también su virtud pues precisamente eso es lo que hace que Olga no tenga dobleces. Ella no es como Fátima, capaz de fingirse la mejor amiga de alguien y apuñalarle por la espalda. Ella se acerca a quien quiere y se mantiene al margen de quien no le interesa.

Megan Montaner es Sara, secretaria social de la embajada
Sara es una chica de barrio que sabe moverse en cualquier esfera. Sara es buena pero no tonta, sabe pedir lo que quiere y lo que merece. Su mayor debilidad es que se ha enamorado de un hombre, Eduardo, y aunque no piensa dejarse mangonear por él, lo cierto es que hasta ahora ha aceptado mantenerse en un segundo plano… Pero a Sara se le empieza a agotar la paciencia.

Ana Gracia es Elena, la canciller
Trabajadora, reservada y de carácter. Elena es la encargada de todos los eventos y los acontecimientos importantes en la embajada. Es una trabajadora recta y siempre se mantiene en su lugar; un segundo plano. Es la más veterana en la Embajada, y por ello todo el mundo la respeta y atiende a sus consejos. Elena no tiene amigos en el trabajo, solo compañeros o subordinados.

Pedro Alonso es Villar, el jefe de seguridad
Villar es el Inspector jefe destinado en la embajada. Villar lo sabe todo de todos y precisamente por eso nadie acaba de fiarse del todo de él. Va siempre solo, graba casi todas las reuniones por rutina, desconfía de todos, se mueve por los peores barrios de la ciudad sin problema alguno y es capaz de cualquier cosa. Es difícil saber hasta que punto sabe lo que se mueve en la embajada y está implicado en ello. Y es que pronto Luis se da cuenta de que Villar puede ser su mayor aliado o su peor pesadilla.

Melanie Olivares es Patricia, agregada comercial de la embajada
Desde el momento en que se cruzó con Eduardo ambos han unido sus intereses. Patricia es implacable. No tiene dudas, ni reparos morales. Vive en la desconfianza perpetua, tramando y destramando, esperando lo peor de cada uno. Pero Patricia tiene una debilidad: una relación sentimental que hasta ahora ha usado para su propio interés pero que puede complicarle la vida; Romero.

David Verdaguer es Romero, periodista
Romero es un periodista que vive desde hace años en la zona. Trabaja mandando reportajes a varias agencias, tiene fama de noctámbulo y es un habitual de las recepciones diplomáticas, en las que más de uno le rehúye porque saben que anda buscando noticia. Romero no tiene buena fama pero sí buen instinto para la noticia. Además, es un hombre siempre dispuesto al riesgo y que no teme involucrarse demasiado. Para la Embajada Romero es un peligro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV