Eva Hache psicoanaliza a grandes estrellas en ‘Web Therapy’: “Todos vienen nerviosos, pero se quedan con ganas de más”

Narcisita, ególatra y retorcida. Así es Rebeca Miller, la terapeuta que interpreta en la adaptación de la serie americana de Lisa Kudrow. En esta primera entrevista sobre su regreso como actriz nos habla también de la salida de ‘El club de la comedia’ y su experiencia de jurado en ‘Got Talent’, de Telecinco.

image
Eva Hache

Inmersa aún en la grabación de Web Theraphy, Eva Hache no puede estar más emocionada ante la inminente apertura de su consulta en el canal #0 de Movistar+ el próximo martes 2.

Primera serie como protagonista. ¿Qué tal la experiencia?
Contenta e ilusionada porque nos está saliendo muy bien. Tenemos ganas de que nos vea la gente y nos diga qué les parece.

Encarnas a Rebeca, una terapeuta narcisista, materialista y egocéntrica. ¡Menuda joya!
Sí, es una mujer retorcida. Es una maravilla interpretar a un personaje que tiene tan poco que ver conmigo, tanto física como interiormente. Lo que más me gustó de la versión americana en la que se basa es la técnica y el método de trabajo porque, sobre una base muy bien construida de biografías de personajes y situaciones muy cómicas, hay cabida para la improvisación. La técnica es sencilla porque es como si estuviéramos haciendo videollamadas y los tiros de cámara son los de una cámara web.

Entonces solo te veremos de cintura para arriba…
Eso es. Al ser planos fijos es fácil centrarse en la interpretación. Ha sido un reto construir un personaje creíble… ¡Llevaba décadas sin hacerlo! Estaba demasiado acostumbrada a hacer de mí misma.

¿Irías a terapia con Rebeca?
No, no, no…¡Rotundamente no! (risas) Ni yo ni cualquiera que tenga dos dedos de frente. El secreto de su terapia en sesiones de tres minutos por Skype es algo absurdo; en ese tiempo no se puede casi ni saludar. Ella ha hecho un curso en Philadelphia con Fiona Wallice [Lisa Kudrow], pionera en este método, y ha abierto una sucursal en España porque piensa que va a ser revolucionario.

¿Has imitado algún gesto de Lisa Kudrow?
Las personalidades son muy parecidas, creo que ambas podrían ser buenas amigas. Nos pareció muy favorable que Rebeca mantuviese el mismo estrato social que ella, que es una acomodada, con ideas muy clasistas. Nos pareció bien que una persona tan poco empática tuviera las narices de creerse terapeuta. Rebeca me da la posibilidad de crear un personaje de mala, pero que no tiene conciencia de hacer el mal. Simplemente tiene un sentido de la justicia muy personalizado.

¿Y mandarías a algún famoso o político a una sesión con ella?
Creo que a todo el mundo le vendría bien una terapia bien hecha. Esta, que es algo vengativa, a lo mejor sí pondría en su sitio a más de uno.

¿Cómo te ves con pelo largo?
Bien, me ayuda mucho a construir el personaje porque ese pelito sugiere unos movimientos muy particulares. Muy contenta con el pelo.

¿Cuántos capítulos estáis grabando?
En esta primera temporada son 16 episodios de 30 minutos.

¿Y habrá segunda temporada?
¡Ojalá!

Tienes unos pacientes de lujo: Federico Luppi, Blanca Portillo, Clara Lago... ¿Con cuál has tenido la sesión más divertida?
No tengo favoritos; con cada uno vivo una historia distinta y me lo paso genial con todos. Lo que sí estoy haciendo es aprovechar porque está siendo un cursillo avanzado de interpretación. Como tenemos este método de trabajo tan marciano, ellos también aportan a sus personajes y me hace gracia porque vienen nerviosos… ¡Ellos que son estrellones! Eso sí, cuando terminan todos se sienten bien y se quedan con ganas de más.

¿Rebeca ligoteará con alguno?
Por supuesto. Ella busca su propio interés por encima de todo. Si hay alguno que le haga tilín o que le convenga, claro. Seduce a su estilo, es como una encantadora de serpientes.

Creo que te estás pegando unos madrugones tremendos y eso que siempre has dicho que tú quieres trabajar lo justito…
Sí, pero es que la ficción es madrugadora. Me gusta la mañana, pero cuando me despierto sola. El despertador me parece un invento bastante diabólico, pero vengo con ilusión porque cada día es diferente y un reto, así que enseguida se me pasa.

A parte de la serie te vamos a ver en 'Got Talent', un programa de Telecinco muy diferente a los que sueles hacer.
¡Sí! Este año me estreno con novedades importantes en mi carrera. Las audiciones han sido muy interesantes y es la primera vez que he ido a trabajar sin aprenderme un guión, ni saber qué va a pasar y dispuesta a sorprenderme con lo que pasa en el escenario. Parece mentira que después de tantos programas de talentos siga habiendo gente que hace cosas que son lo nunca visto.

¿Qué tal con el resto del jurado y el presentador?
Muy bien porque parecía que nos conocíamos desde el primer día. Además, como esto es algo que no habíamos hecho nunca, teníamos un punto de pudor en común que nos ha unido. Cada uno tenemos unos gustos, un criterio y referentes diferentes, y esto hace que, a la hora de juzgar un número, las opiniones sean bastante distintas. Hemos tenido que discutir a veces un poco, pero sin acritud siempre (risas).

¿Tienes algún talento oculto?
No, la verdad es que no. Mis talentos los he usado en los trabajos que habéis visto, pero construyo legos muy bien (risas).

Dentro de nada son los Goya. Como antigua presentadora de la gala, ¿que te parece que Dani Rovira repita?
Dani lo va a hacer muy bien porque es un tío muy fresco, espontáneo y con buen ritmo de comedia. El año pasado estuvo perfecto.

¿Y tú participarás de alguna manera?
No puedo, estoy enfrascada con la serie y es imposible. En los Goya, aunque tengas una intervención breve hay que ensayarla. Me llamaron para hacer una cosa, pero no puedo desdoblarme.

Tu marcha de El club de la comedia fue un trago amargo...
Sí, totalmente. Pero pienso que, gracias a la desgracia, estoy haciendo Web Therapy y Got Talent, así que no hay mal que por bien no venga.

¿Crees que la serie te dará la oportunidad de saltar a la gran pantalla?
Claro que me gustaría. Yo me pongo ahí y el que quiera que me llame.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV