Pau Durá, ante el inminente estreno de ‘El Príncipe’: “El final va a ser de traca”

Mientras espera el estreno de ‘Merlí’ en La Sexta y triunfa en el teatro con ‘La respiración’, prepara su primera película como director.

image
Pau Durá

La tele y el cine cuentan con secundarios de lujo como Pau Durà, mucho más que un intérprete, a quien pronto veremos en el desenlace de El Príncipe, que ya promociona Telecinco y donde interpreta a Serra, el miembro del CNI y jefe de Morey (Álex González). El actor, de 44 años y que también dirige, compagina su primera película con la obra La respiración, en el teatro madrileño La Abadía. Además, La Sexta emitirá en breve la ficción de TV3 Merlí, sobre un peculiar profesor de filosofía. Él es el director del instituto.

El estreno de El Príncipe es inminente. ¿Qué nos puedes adelantar del final?
Que Serra esconde algo oscuro está claro. El final es de traca, y en mi caso, le he cogido algo de cariño a este tipo del CNI. Bueno no es, desde luego, pero hasta el último episodio se deja la puerta abierta a un giro.

Y pronto te veremos también en Merlì.
Sí. Es una historia muy fresca sobre un maestro de filosofía incorrecto, atrevido… y la relación con sus alumnos del instituto. Ojalá enganche a los espectadores.

Pero tú no eres el profesor…
No. Yo interpreto al director del centro, que también imparte clases de matemáticas. A Merlí, el protagonista, lo encarna Francesc Orella. Somos muy amigos y lo dirigí en el teatro con la función Un aire de familia.

La serie recuerda a El club de los poeta muertos, de Robin Williams.
Algo tiene… pero el personaje de Williams, John Keating, era más edulcorado y amable. Merlí, en cambio, es sarcástico y, a veces, me recuerda al doctor House. Tiene un carácter especial.

¿Agota trabajar con adolescentes?
Bueno, yo tengo más escenas con los adultos, pero los chavales son espectaculares y dan un tono atrevido y nada melodramático. Espero que el doblaje no lo desvirtúe demasiado…

¿Cómo va tu proyecto de película?
En fase de financiación, pero estos procesos son larguísimos… Soy un cinéfilo y ya he rodado cuatro cortometrajes.

¿Dónde te sientes más cómodo, delante o detrás de las cámaras?
Son facetas distintas, pero ambas resultan reconfortantes. Muchos actores tenemos la necesidad de crear y fantasear con las historias que se nos ocurren.

¿Tu reto es el cine?
En 2012 dirigí Tocando el mar, un telefilme para TV3 y Canal 9 sobre un trompetista de jazz con pánico al escenario. Ese trabajo me sirvió de terapia…

¿Por qué?
Porque ese personaje era un poco mi alter ego. Tuve una crisis personal hacia el teatro y me pasé bastantes años sin representar nada, cuando era lo que más me interesaba de joven…

¿Mejor eso que un psicólogo?
Bueno… me ayudó a manejar mi llegada a la década de los 40, una crisis de madurez y de pérdida de ilusiones. Y al final, o renuevas esos sueños de juventud o canalizas la profesión por otro lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV