Concha Velasco es doña Adela en ‘Bajo sospecha’: ‘‘He tenido la suerte de estar en las mejores series de la televisión española’’

La actriz de 76 años, que presume de su extenso currículum, ha vuelto a Bambú después de ‘Gran Hotel’: ‘‘Hubiera trabajado gratis’’.

‘‘Adela Valcárcel es una mujer dotada de una gran inteligencia y sabe muy bien de quién rodearse. No duda en sacrificar una pieza si con ello puede favorecer sus planes’’. Así define Concha Velasco a su personaje, la directora del Hospital Policlínico en Bajo sospecha, quien no solo dificulta la investigación del Comisario Casas (Lluis Homar), sino que ahora tendrá que lidiar ante la enfermerdad que escondía su cirujano referencia, el doctor Legarra (Unax Ugalde).

¿Qué ha supuesto tu regreso a la tele?
¡No he dejado de salir! Tengo mi Cine de barrio, que ya llevo cinco años y estoy en el teatro con la gira de Olivia y Eugenio con mis chicos Down. Después de la enfermedad, tener trabajo es un bombón y además te digo algo: es mi mejor medicina. Por si esto no fuera suficiente, encarnaré a Juana la Loca en un monólogo escrito por Ernesto Caballero y dirigido por Gerardo Vera.

¿Cúal es tu secreto?
Creo que se debe a una cuestión de genética y un gran amor por mi profesión. Además, me cuido mucho. Hago caso a los médicos: no fumo y he renunciado al vino blanco y al cava. No tengo ninguna necesidad de dejar de trabajar. ¿Quién va a hacer de mayor sino lo hago yo? Tenemos a Núria Espert, de 80 años, y a Asunción Balaguer, de 90. Las dos están maravillosas. Afortunadamente, si tienes la cabeza en perfectas condiciones y puedes ser capaz de memorizar los textos, no hay problema.

Hablemos de Bajo sospecha. Vuelves a trabajar con Bambú.
Sí. Creo que el nombre de doña Adela está hecho un poco adrede por Ramón Campos [productor ejecutivo de Bambú] porque en Gran Hotel mi personaje se llamaba doña Ángela. Les agradezco mucho que hayan contado conmigo para un personaje de vital importancia. Y, es curioso, pero sentí cierta envidia cuando José Sacristán ocupó un puesto parecido en Velvet al que tenía en Gran Hotel [Ella encarnaba a la ama de llaves y él, al jefe de dependientes de las Galerías].

Lluis Homar, Yon González, Olivia Molina…¡Estás rodeada de un elenco de actores impresionante!
Exacto. Es un plantel de gente a la que admiro. Cuando llegaba a trabajar, que solo tenía un día para venir a grabar, me emocionaba enfrentarme a gente como Luisa Martín porque, pese de mis 76 años confesados con muchísimo orgullo, me doy cuenta que ha salido gente nueva y extraordinaria con los que me gustaría seguir trabajando.

¿Sientes admiración por ellos?
Y un cariño y un respeto absoluto. Con José Luis García Pérez iba hacer Vive cantando solo por ser su madre y, cuando salí del quirófano, lo que más sentí fue no poder hacerlo. Aquí he tenido dos escenas con él y mi corazón me latía de tal manera que él no comprendía que una actriz como yo estuviera así de emocionada por estar a su lado. Estoy gratamente sorprendida y no comprendo a aquellos que critican a los actores jóvenes. Lo que me dio verdadera verguënza fue el cariño que desprendían en cada momento.

¿Cómo fue el proceso de elaboración de Adela?
No hice nada en especial. Yo soy muy disciplinada. No dirijo, me dejo llevar. Fui puntual, respeté el guión y la marca. Antes de empezar, nos reunimos en una sala para repasar texto y el director nos da las últimas indicaciones.

Es una mujer con carácter…
Sí. Fíjate con lo que me gusta hacer reír a mí… Se conoce que los grandes éxitos de mi carrera los tengo como actriz dramática. ¡Mira Hécuba lo que supuso para mí! Aunque me gusta más Olivia y Eugenio.

¿Qué pasará en el Policlínico?
Yo tengo un sobre de confidencialidad y no puedo contar nada. Es obvio que yo sé determinadas cosas por mi personaje. Eso sí, al tratarse una serie de crímenes, estuve preguntando continuamente al guionista.

¿Crees que existe una evolución en la ficción española?
Enormemente lo creo. Antena 3 es la cadena que más ficción hace. No me pierdo Velvet porque me encanta y porque está mi sobrina Manuela Velasco, que está brillante. También veo Cuéntame desde que empezó en 2001, Águila Roja y El Ministerio del Tiempo. ¡Ojalá pudiera estar en todas ellas!

Y te veremos en el espacio Los imprescindibles de La 1.
Sí, y será por capítulos. Acabamos de terminar el último dedicado a mis premios y a los recuerdos de la infancia que tengo en mi casa. Todos mis galardones están tapados por fotos familiares. Empecé a trabajar con diez años como bailarina y puedo presumir de ser matrícula de honor en el Conservatorio de Música y Danza; a los 18 ya fui la protagonista de Las chicas de la Cruz Roja y con 19 hice mi primer Estudio 1 en el Paseo de la Habana. Yo he tenido la suerte de haber hecho las mejores series de la televisión española: Gran Hotel, Motivos personales, Herederos… En este momento, Pepe Sacristán y yo somos los únicos actores en vivo con trayectoria en cine, teatro y televisión.

¿El amor llamará a tu corazón?
A esta edad me niego. La vida no me va a sorprender porque no me voy a dejar. ¿Tú sabes cómo me miran mis compañeros? Si mi primera escena que tuve con Lluis Homar me caí nada más verle. Yo tengo bastante con lo que tengo y estoy encantada de ser como soy. Cuando fui a ver Star Wars y vi a Han Solo abrazar a la Princesa Leia… y se abrazan, se abrazan…¡Es suficiente!

No tienes arrugas. ¿Trucos?
Yo sigo el estilo de Diane Keaton. Como tengo artrosis, me pongo cuello y me tapo los puños. Fue la única condición que puse a vestuario. Mi padre Antonio Velasco murió a los 86 años y era guapísimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV