‘American Gothic’ o qué sucede cuando hay un asesino en serie en la familia

Protagonizada por Virginia Madsen y con el sello de la productora de Steven Spielberg, esta serie narra cómo se enfrenta un poderoso clan a su pasado –¿y presente?– criminal.

El planteamiento de American Gothic es muy potente: Los Hawthorne son una de las familias más influyentes de Boston y eso que no pasan precisamente por su mejor momento. La fábrica de hormigón propiedad de los padres, Jamey y Madeline (Jamey Sheridan y Virginia Madsen), está en la ruina y los cuatro hijos también tienen muchos problemas: Alison –Juliet Rylance, vista en The Knick– lucha por ser candidata a la alcaldía de la ciudad; Tessa –Megan Ketch, de Jane the Virgin– está casada con Brady (Elliot Knight) y no consigue ser madre; Cam (Justin Chatwin) es un dibujante de cómics en rehabilitación por drogas, y Garrett (Antony Starr), la oveja negra, ha estado desaparecido durante años y ahora ha vuelto para consternación de todos. Les une un terrible secreto: tras la muerte del patriarca, descubren que pudo haber sido un asesino en serie. Y eso no es todo, ya que las pesquisas apuntan a que quizá contó con un cómplice dentro de la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Producida por la poderosa CBS y Amblin, la compañía de Steven Spielberg, American Gothic, de 13 episodios, llega al canal AMC este miércoles 5 a las 22.10 h, un año después de su estreno en EE.UU., donde fue saludada con excelentes críticas y datos de audiencias, aunque todavía no ha renovado para una segunda temporada.

“Escribí esta ficción pensando en más de una entrega y en otras familias ricas con pasados muy oscuros”, revela la guionista y productora Corinne Brinkerhoff, creadora de otros éxitos como The Good Wife (2011), Elementary (2012) y Jane the Virgin (2014), que se aseguró el misterio de la trama hasta el final: nadie en el reparto supo quién era el verdadero asesino en serie hasta que se grabó el último capítulo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Virginia Madsen, un mito erótico de los noventa
Encasillada por sus sensuales papeles en Labios ardientes (1990) y Candyman (1992), Virginia Madsen tuvo una discreta carrera cinematográfica hasta que Alexander Payne se acordó de ella para el papel de Maya en Entre copas (2004). Ahora ha vuelto como la poderosa Madeline Hawthorne, una mujer capaz de todo para salvar a su familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV