'Instinto': Mario y Óscar Casas nos cuentan todos los secretos de la serie

Un obsesionado con el sexo y un autista. Así son los personajes que encarnan Mario y Óscar Casas en 'Instinto', un thriller erótico que llega a Movistar+ el 10 de mayo. Los hermanos comparten protagonismo por primera vez en una serie y nos cuentan cómo han vivido la experiencia.

Mario Casas - Óscar Casas
FERNANDO ROI HEARST

Para Mario y Óscar Casas, Instinto, que se estrena el viernes 10 de mayo en Movistar+, es su primera ficción juntos. En ella también ejercen de hermanos: Mario interpreta a Marco, un empresario de éxito que huye de sus problemas practicando sexo en un club privado, y cuya vida le impide relacionarse con el pequeño José, al que encarna Óscar. Éste es un chico con TEA (Trastorno del Espectro Austista) que vive en un centro, pues a ambos los abandonó su madre, Laura (Lola Dueñas). Los dos Casas cuentan a Teleprograma cómo han vivido la experiencia.

¿Ha sido fácil trabajar juntos?
Óscar:
Para mí es un orgullo; le admiro y no me planteo ninguna rivalidad. Es un referente. Me ha ayudado en todo momento y solo verlo trabajar es un aprendizaje. ¡Ojalá me parezca a él!
Mario:
Yo lo veo como una maravilla, una persona muy pura, con un carácter estupendo y muchísimo talento. Tiene 20 años y ha compuesto un personaje que va a ser una de las sorpresas. A su edad yo no era capaz de hacer un papel como el que hace él en esta ficción.

Alguna anécdota…
O: Como mi personaje es especial, a veces nos entraba la risa y no podíamos parar. Somos hermanos de verdad y se nos hacía extraño…

¿Cómo son vuestros personajes?
M:
Marco es un hombre de éxito que busca ayuda para superar sus obsesiones, sus traumas. Veremos por qué tiene tantos miedos, por qué no sabe relacionarse con los demás ni con las mujeres.
O:
José padece una forma de autismo; no recuerda a su madre y sus únicos vínculos son su hermano y su terapeuta. Es amor puro, da sin esperar nada a cambio.

Oscar Casas- Ingrid García Jonsson
Manuel Fernandez-Valdes

¡Pues vaya reto!
O:
Increíble. Ha sido muy difícil; lo he pasado mal. Ingrid (García-Jonsson, que es Carol, su terapeuta) y yo estuvimos un mes yendo a un centro especializado en TEA; hablamos con psicólogos… He grabado con total inseguridad. Nunca sabes si no llegas o te pasas. Eso sí, respetando al máximo, que no se vea como una burla.

¿La carga erótica es la tónica de la serie?
M:
Sí. Pero insisto, un thriller erótico no implica que todo el rato se vea sexo explícito, sino en la carga sexual de los personajes y en el tono.

Mario Casas - Instinto
Manuel Fernandez-Valdes

Parece un thriller psicológico…
No tiene nada que ver con Cincuenta sombras de Grey; no hay una historia de amor. Es más fría, más realista. Tiene otros referentes como 9 semanas y media, Eyes Wide Shut, la serie Billions o Shame… Me gusta porque no apuesta por lo fácil.

¿Es una serie cerrada?
M:
Plantea un problema y lo cierra. Sabemos quién es y quién ha sido, pero podríamos saber quién será. La primera entrega es oscura, pero se abren puertas hacia la luz gracias al trabajo de Carol y de José.

¿El sexo se ve como algo oscuro?
M:
No, el sexo es maravilloso se haga lo que se haga (risas). Pero es cierto que mi personaje se autocastiga, porque se odia.

Mario Casas - Instinto
Manuel Fernandez-Valdes

¿Has tenido un doble?
M:
Nooooo (risas). A la hora de la verdad me ha afectado más lo emocional de cada situación que las prácticas sexuales.

Marco es misterioso y está solo, pero tú estás con Blanca Suárez…
M:
Marco no quiere que nadie entre en su vida, y yo, con Blanca… estoy muy bien en todos los sentidos (risas). ¡Es maravillosa!

¿Te has vuelto un hombre controlador como tu personaje?
M:
Todos hacemos lo imposible para no perder el control… Unos nos centramos en el deporte, otros en la comida y somos muy obsesivos de una u otra manera. Yo, de hecho, he cogido una manía horrible de tatuarme algo que tenga que ver con cada trabajo que hago: el número del preso de El fotógrafo de Mauthausen; una cabeza de lobo de Bajo la piel…

image
Manuel Fernandez-Valdes

¿Y cuántos tienes?
M:
Más de diez. A veces te dan problemas en la profesión porque tienen que citarte dos horas antes para maquillarte y taparlo, pero la mayoría son pequeños.

¿Tú también eres aficionado?
O:
Comparto un par con todos mis hermanos: Ohana, que significa ‘familia’ en hawaiano, y un Smiley que cada uno lleva en una parte distinta. Luego yo tengo alguno más; sobre todo por los pies porque es más fácil para mi trabajo.

¿Qué proyectos tenéis?
O:
He terminado Los Rodríguez y el más allá, de Paco Arango. Ha sido muy divertido; un alivio después de hacer de José. Es sobre una familia normal, con un abuelo extraterrestre, y cuando muere, todos tienen poderes. Tengo más cosas pero no lo cuento porque soy muy supersticioso.
M:
Estoy rodando Adiós, de Paco Cabezas (director de Penny Dreadful, American Gods).

¿Y sueños?
M:
Yo quiero dirigir, pero es complejo. Lo difícil es que un guionista plasme en papel lo que quieres.
O:
Puestos a soñar, ya que tengo dos películas en inglés (Granada Nights y Happy People), me gustaría llegar a Hollywood.

View this post on Instagram

H O L L Y W O O D ⭐️

A post shared by Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) on

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV