María Hervás debuta en 'La que se avecina'

La actriz llega hoy a Montepinar dispuesta a curar las lesiones del vecindario. Pero no es el único trabajo de María Hervás en la factoría de Alberto Caballero. También puedes verla en 'El pueblo', la serie de Amazon que va a grabar su segunda temporada.

'Optimistas Comprometidos' Awards 2019
Eduardo ParraGetty Images

María Hervás debuta hoy en el quinto capítulo de la temporada 11 de La que se avecina con el personaje de Martina, la fisio que abre consulta en Montepinar. "Recuperar los daños físicos de sus pacientes con innovadoras técnicas rehabilitadoras y hacer más feliz la vida de los demás es el leitmotiv de Martina, una experta fisioterapeuta que llegará a Montepinar contratada por Yoli para que trate a su hermano Josito", reza su personaje.

image

Pero la que va a necesitar una terapia relajante es la actriz, a la que también vemos en El pueblo, la serie de Amazon Prime Video, en la obra Jauría junto a Martín Rivas (Las chicas del cable) y Raúl Prieto (Velvet Colección), entre otros. Además, en junio comienza a grabar la segunda temporada de El pueblo y en agosto se subiá a las tablas del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida con la obra Metamorfosis, en la que trabaja con un reparto de excepción: Concha Velasco, Pepe Viyuela, Edu Soto, Adrián Lastra, Pilar Castro, Belén Cuesta, Secun de la Rosa, Ángela Cremonte y Pepe Ocio.

image


Háblame de Martina, tu personaje en 'La que se avecina'
Tengo una trama guay con Javi (Antonio Pagudo) y con Lola (Macarena Gómez) pero no puedo hacer spoiler. Como trama no se había visto nunca en la serie y es muy sexy.

¿Qué tal en 'Contubernio', la factoría de Alberto Caballero?
Ha sido un viaje muy fácil. Alberto y Laura (Caballero) son productores jóvenes y se relacionan muy bien con el actor. Luego dirigiendo, en plató o en exteriores, hay una comunicación muy fluida, le dan mucha libertad al actor y eso me encanta. Como productores molan pero com directores molan más. Es como estar con colegas haciendo macarradas todo el rato.

También trabajas con ellos en 'El pueblo', tu vuelta a la tele tras 'Seis Hermanas'. ¿Qué te gusta del medio?
La inmediatez, la rapidez, poder hacer muchas secuencias en un solo día, no tener mucho tiempo para pensar en ellas pero al mismo tiempo tener la urgencia de dar un resultado bueno en poco tiempo. Es un training que a mí me pone.

¿En quién te has inspirado para interpretar a la pija de Amaya?
Bueno, pija pero de Parla. Mediaset tiene una infinidad de programas en los que inspirarme, con perfiles muy parecidos a Amaya.

Tu personaje es de los más cómicos. ¿Qué es lo más gratificante de hacerlo?
Hacer un personaje tan distanciado de mí. Como me tomo la vida a veces demasiado en serio, estudio Filosofía, hago Yoga.... es gratificante hacer un personaje que no está pensando todo el rato en lo que tiene que decir para que sea lo correcto. También el hecho de que mi compañero sea Carlos Areces, al que admiraba desde hace muchísimo tiempo. Me muero de la risa cada vez que le veo aparecer en pantalla, y he conocido al Carlos al que casi nadie tiene acceso. Yo ya quiero trabajar con Carlos toda la vida.

Veremos a tu personaje alejarse de la chica de barrio de Parla…
Lo bueno que tiene Amaya, no sé si por guion o por lo que haya podido aportar yo, es que partiendo del estereotipo concreto lo hemos alejado de él. Es la chica de Mujeres y hombres y viceversa pero luego tiene una ternura especial, es muy humana, muy empática. Al principio le quieres meter un bofetón y luego la quieres.

¿Has tenido pesadillas con los taconazos o con las minifaldas de Amaya?
Sí, ya estaba harta. Además, yo soy muy poco exhibicionista, voy todo el día en vaquero o con chándal en mi vida normal. Me hice experta en caminar por un pueblo en tacones, que en algún momento de tu vida puede que me sirva para algo (ríe)

¿Hubo algo que se te fuera de las manos?
La primera semana que estuve allí, como soy muy independiente, olfateaba que íbamos a estar mucho tiempo todo el equipo junto y un día que tuve libre me eché a la montaña, me dijeron que me llevara móvil para estar localizada pero no me llevé nada. Me puse a caminar montaña arriba 6 o 7 horas, empezó a anochecer y estuve perdida en mitad de la nada. Llegué a una carretera ya anocheciendo y tuve la suerte de que apareció Santi Millán en bici pero ahí no me podía llevar y me puse a hacer autostop. Me paró una furgoneta con cuatro obreros de la construcción latinoamericanos, y acabé metida con ellos, los botes de pintura, con un perro.. era todo increíble.

¿Te costó aclimatarte al campo como a tu personaje?
Lo que pasa es que yo soy muy punki y hago lo que me va apeteciendo. Cuando llegué, el equipo de producción y dirección me dijo que casi les había dado un ataque al corazón y que no lo volviera a hacer. Así que cada vez que me iba a la montaña, que me iba todos los días a caminar, había como 200 ojos en mi.

¿Vivirías en un pueblo?
No tengo pueblo porque soy de Madrid y de padres madrileños pero tengo barrio que es lo más parecido: Puerta de Toledo. Tengo muchos amigos con pueblo y les tenía envidia de niña siempre.

¿Qué te parece que 'El pueblo' se viese en Amazon antes que en abierto?
Me ha sorprendido pero no puedo hacer una valoración porque es un formato que no conocía. No me atrevo a vaticinar si es buena idea o no, lo dejo en las manos de quienes entienden de esto.

Nos haces reír en las series pero… ¿Con quién te ríes tú?
Me río mucho en mi día a día. Soy una observadora nata y encuentro el humor en todos los sitios.

¿Preparada para grabar la segunda temporada de 'El pueblo'? ¿Qué te gustaría que le pasara a Amaya?
Me encantaría que existiese una cámara teletransportadora de mi casa de Madrid a allí, sin tener que pasar el coñazo de viaje cada semana al que nos sometemos por carreteras terribles. Quitando eso, a nivel de trama, que Amaya siguiera teniendo una aventura tras otra como en la primera temporada. Me fio mucho de la creatividad de Alberto y los guionistas, así que prefiero dejarme sorprender.

Estás con 'Jauría'. ¿Satisfecha con las críticas y la repercusión de la obra?
Sí, estamos muy satisfechos porque estamos haciendo algo imprescindible para la sociedad en un momento como este en el que el feminismo, entendido como igualdad, afortunadamente se ha impuesto como norma. Jauría es una obra que habla de eso, de la masculinidad tóxica que ha estado instaurada históricamente como sociedad y y que todavía falta por limpiar. Imagínate lo satisfactorio que es llevar eso al escenario y que encina triunfe. Estamos haciendo la obra del año.

Y además el MAX…
Sí, pero por Iphigenia en Vallecas, un monólogo que traduje y adapté del original.

¿Por qué te hiciste actriz?
Habitaba en mí desde pequeña, lo tuve siempre muy claro. Al final tiene que ver con una necesidad de expresarte y ser creativo.

¿Qué te queda por hacer?
Todo. Ahora me apetece muchísimo hacer cine europeo de autor, y luego contar historias en la onda de lo que va Jauria o Iphigenia en Vallecas, cosas con las que verdaderamente me siento comprometida no ya como artista sino como ciudadana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV