13 razones para ver ‘Por 13 razones’

Katherine Langford protagoniza la historia de una joven que sufre un insoportable acoso escolar hasta tomar una trágica decisión. Está producida por Selena Gómez, estrella Disney, y en segunda tanda, que llega a Netflix el viernes 18 de mayo, arranca tras la muerte de Hannah.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La segunda temporada de Por trece razones comienza retratando las consecuencias de la muerte de Hannah y el inicio de un viaje complicado para el resto de personajes de cara a curar las heridas del pasado. Liberty High se prepara para ir a juicio, pero alguien tratará de impedir a toda costa que la verdad sobre la muerte de Hannah salga a la luz. Una serie de polaroids ayudarán a Clay y a sus compañeros a destapar un oscuro secreto y conspirar para esconderlo.
 
También responderá las grandes preguntas que quedaron sin resolver al final de la primera temporada: ¿Cómo manejará Jessica las consecuencias de su ataque? ¿Se enfrentará Bryce a la justicia? ¿Cómo superará Clay la muerte de Hannah? ¿Qué pasó con Alex? ¿Cómo saldrá adelante Tyler y qué decisiones tomará para manejar su aislamiento social?

Si quieres ver el trailer, pincha aquí

1 - Porque hay que hablar de bullying

Las películas y series siempre han mostrado el instituto como un mundo en miniatura donde los jóvenes se enamoran, conocen a sus futuros amigos y aprenden a afrontar la vida. Pocas veces se han señalado  estos centros como pesadillas diarias que pueden causar infelicidad, depresión y… suicidios. Este es el punto de vista de Por trece razones, una serie de Netflix de 13 capítulos que se estrena el viernes 31.

2 - Porque la historia es un fenómeno editorial

Dispuesto a acabar con esta ‘tradición’, el escritor Jay Asher llegó al número uno de ventas en EE.UU. en 2007 gracias a los 2,5 millones de ejemplares vendidos por Por trece razones, novela que describía los últimos días de Hannah, una chica que decide acabar con su vida cuando sus compañeros empiezan a burlarse de ella por su físico y su forma de ser.

3 - Por el compromiso de Selena Gómez

Una de sus lectoras fue la cantante y actriz Selena Gómez, que devoró la historia y decidió comprar sus derechos para protagonizar una posible película. Siete años después, la adaptación se transformó en una serie. En principio se barajaba la posibilidad de que ella fuera la protagonista, pero con tantos años de espera, se quedó mayor para el papel de Hannah y se buscó una cara nueva.

4 - Por el director de Oscar

Otro de los nombres propios de la serie es el realizador de los dos trascendentales primeros capítulos: Tom McCarthy, director y oscarizado guionista de Spotlight. Entra así en la lista de directores de prestigio ‘abducidos’ por la tele, como Woody Allen (Crisis en seis escenas) y Scorsese (Vynil), Gus Van Sant y When We Rise, y, pronto, David Fincher y la esperada Mindhunter.

5 - Por la protagonista

Hannah Baker –interpretada por la debutante Katherine Langford– es una joven que, antes de suicidarse con pastillas, graba trece cintas explicando los motivos y 
su mejor amigo, Clay (Dylan Minnette), devastado por la noticia, es uno de los que van a oírlas. “Ponte cómodo –dice la voz de Hannah– porque voy a contarte la historia de mi vida, por qué acabó y también por qué tú eres uno de los culpables de su fin”.

6 - Por lo que costó dar con el reparto

Selena Gómez asegura que tardó nada menos que seis años en encontrar a los actores que dieran vida a los protagonistas de esta historia. Aquí la vemos con Tommy Dorfman, Christian Navarro, Dylan Minnette y Katherine Langford.

7 - Por la autenticidad de la propuesta

“Esta serie no pretende cambiar la vida de las personas –aclaró la actriz en la presentación de la serie el mes pasado en Berlín– pero sí intentamos contar la historia de la forma más auténtica posible porque el triste viaje de la chica a lo largo de la temporada es la historia que vive mucha gente todos los días en todo el mundo”.

8 - Por la estructura arriesgada

Desde el primer minuto, cuando Clay mira las fotos que han dejado las amigas en su taquilla, el espectador sabe el triste final de la protagonista, así que la producción de Netflix se mueve a dos niveles: los flashback con los que su amigo recuerda su relación y sus investigaciones para descubrir por qué Hannah acabó así. Dos tiempos distintos, unidos por un narrador desde la tumba al estilo del cuerpo de la piscina de El crepúsculo de los dioses, de Wilder, que son, según Langford, “un poco liosos hasta que el espectador se acostumbra”.

9 - Por el debate que va a generar

“Espero que Por trece razones pueda iluminar 
a la gente sobre el efecto 
que hacen las palabras en 
los demás”, escribió en sus redes sociales el último día de grabación. La serie va dirigida especialmente al público juvenil, para fomentar un debate sobre las nefastas consecuencias del bullying y lo silenciado que está este drama a todos los niveles.

10 - Por las buenas críticas

Ya antes de su estreno, Por trece razones ha recibido críticas muy positivas por el tacto con el que se trata el tema del suicido juvenil sin caer en el sensacionalismo pero sin restarle la importancia que tiene. También se destaca su original estructura narrativa y el suspense que genera la investigación del caso.

11 - Por el futuro de la serie

Aunque por la historia todo apuntaba a que la primera sería la única temporada, en función de la repercusión de la serie no se descarta que continúe la historia, quizá centrándose en otros personajes.

12 - Por el trailer que engancha

En este trailer queda clara la estructura de la serie: “Si has recibido esta cinta, eres una de las razones por las que ya no estoy viva”.

13 - Porque hemos hablado con Dylan Minnette (y nos encanta)

Perdidos, Anatomía de Grey, Dos hombres y medio o Scandal son solo algunas de las series por las que, a sus 20 años, ya ha pasado. Sin embargo, para Dylan Minnette ha habido un gran cambio después de Por trece razones. Y nos cuenta por qué durante un encuentro con la prensa en Miami.

¿Qué ha sido lo más difícil de grabar esta ficción?
Interpretar los flashback. Hay una diferencia tan clara en Clay… En el pasado se ve cómo se está enamorando de Hannah, los errores que comete… Y en el presente ha construido un muro emocional, ha crecido mucho y quiere que se haga justicia.

¿Habías leído el libro en el que se basa la serie?
No, de hecho no sabía ni que existía. Empecé a leerlo cuando estábamos grabando, pero decidí dejarlo y terminarlo después porque me estaba liando mucho.

¿Cómo viviste tu época escolar y el tema del acoso?
Por mi profesión tuve que estudiar en casa, pero siempre he estado rodeado de muy buena gente, de hecho siguen siendo mis amigos. He tenido mucha suerte, la verdad.

¿Y qué te ha enseñado trabajar en Por trece razones?
Ahora soy mucho más consciente del tema del acoso, le presto más atención. Es verdad que los actores no salvamos el mundo, pero sí tenemos la posibilidad de cambiar, al menos, una vida.

¿Prestas más atención a las víctimas?
Por supuesto. Pero me pasa algo muy curioso. Cuando veo una situación así, me pregunto los motivos que tienen los acosadores para comportarse de esa manera.

¿Y crees que esta historia removerá conciencias?
Eso espero, que la gente esté más alerta, que vean las señales, que hablen del tema, que analicen cómo han sido tratados y tratan a los demás… Ojalá ayude mucho.

¿Cómo ha sido tu relación con Selena Gómez?
Fantástica. Ella es una heroína para sus fans, tiene una conexión muy especial con la gente joven, en especial con las niñas. Y creo que la serie ha sido una manera de dirigirse a todas ellas.

¿Alguna vez se planteó que fuera ella quien encarnase a Hannah?
En un primer momento sí. Lo que pasa es que le ha costado mucho sacar adelante el proyecto, siete años, nada menos.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?
Voy a tomarme un descanso hasta saber si la serie continúa o no. Y mientras, participaré en la película de terror de unos amigos que se titula Open House.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV