Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Un grupo de niños se moviliza cuando la señora mayor que les saludaba todos los días desde su ventana, desaparece

La señora les decía adiós desde hacía 5 años y cuando un día no vieron a su "la abuela de la ventana" se preocuparon.

Louise Ellen, de 93 años, estuvo saludando al autobús escolar que pasaba cada día lectivo por su casa de Arlington durante cinco años. Tanto para ella como para los niños, que ya la conocían como "la abuela de la ventana", era una costumbre que les servía de aliciente.

Pero cuando un día la conductora del autobús, Carol Mitzelfeld y sus pequeños pasajeros se dieron cuenta de que la abuela no estaba en el comedor de su casa como era habitual, se preocuparon. De hecho, fueron varios días los que la echaron en falta. Axtin Bandewerfhorst, uno de los niños, declaró que era preocupante porque ella siempre estaba allí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mitzelfeld se enteró de que había sufrido un accidente y decidió llevarle un ramo de flores en nombre de los niños al centro de rehabilitación donde se recuperaba. Al día siguiente, habían puesto un cartel de "gracias" en la ventana donde estaba habitualmente Edlen.

Otra de las estudiantes, Cheyanne Holt, dijo que ese gesto demostraba "cuánto significamos para ella". Para corresponderla, los chicos se hicieron una foto panorámica saludando desde el interior del autobús. Mitzelfeld se la llevó al centro junto con un mensaje de los niños que decía: "Te echamos de menos".

Aunque la garganta de Edlen quedó paralizada por el accidente, fue capaz de decir: "Yo también les echo de menos. Estoy intentando ponerme bien".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además de los niños del autobús, Edlen tiene 30 nietos y 23 biznietos. Su marido desde hace 53 años, Dave, dijo que su relación diaria con los estudiantes da sentido a su vida. "Le da algo en lo que entretenerse cada día".

Cuando pudo volver a casa, los chavales le dieron la bienvenida con otro cartel en el autobús escolar y es que, no podían darle un recibimiento mejor.

¿No te parece increíble que algo tan sencillo una tanto a un grupo de personas que no se conocían?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos reales