Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Don Juan Carlos leyó su discurso de Navidad más frío y sobrio de los últimos años

El Rey leyó su mensaje navideño a los españoles antes de la cena de Nochebuena como cada año, pero esta vez con un tono más frío y sobrio del que nos tiene acostumbrados, centrándose en la crisis, el cumplimiento de la Constitución y la unidad de España y las víctimas del terrorismo.

El Rey leyó su mensaje navideño a los españoles antes de la cena de Nochebuena como cada año, pero esta vez con un tono más frío y sobrio del que nos tiene acostumbrados, centrándose en la crisis, el cumplimiento de la Constitución y la unidad de España y las víctimas del terrorismo.

1 de 4
El Rey vuelve a obviar a la Reina y sólo cita una vez al Príncipe

Dicen los analistas que el mensaje de Nochebuena del Rey ha sido uno de los más sobrios y fríos que se recuerdan, comenzando por esa "cordial felicitación", que sustituye al "mucho me alegra" de años anteriores; pasando de puntillas e incluso obviando temas que preocupan a los españoles, como la corrupción, los recortes en Sanidad y Educación y su salud, y terminando por el escaso protagonismo que concede a su familia en la felicitación, a la Reina, a la que no cita desde 2009, y sobre todo al príncipe Felipe, que este año ha asumido gran protagonismo debido a las convalecencias del monarca.

Su discurso esta vez ha estado centrado en la defensa y cumplimiento de la Constitución y en el desafío soberanista de Cataluña, para el que ha pedido "generosidad para ceder cuando es preciso, para comprender razones del otro y para hacer del diálogo el método de solución de problemas colectivos", poniendo más énfasis en "lo que nos une" y recordando la importancia de la Constitución y de cumplir la ley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Una saludo a los golpeados por la crisis y un recuerdo a las víctimas

Don Juan Carlos comenzó su alocución enviando "un saludo especialmente afectuoso a aquellos a quienes con más dureza está golpeando esta crisis: a los que no habéis podido encontrar trabajo o lo habéis perdido durante el año que va a terminar; a los que por circunstancias diversas no podéis disponer de una vivienda; a los jóvenes que no habéis podido encauzar todavía vuestra vida profesional; a todos los que habéis soportado tan duros sacrificios con coraje, y a quienes lucháis con vuestros mejores esfuerzos por hacer realidad vuestras legítimas aspiraciones".

A continuación, el monarca pidió "permitidme dedicar un recuerdo muy especial y emocionado a las víctimas del terrorismo, con las que la sociedad sigue teniendo una permanente deuda de gratitud. Unas personas y unas familias que durante décadas han sufrido cruelmente la violencia y el terror de unos criminales totalitarios. Sé que estáis pasando momentos especialmente difíciles. Hoy, como antes y como siempre, quiero compartir vuestro dolor con renovada solidaridad y expresaros todo mi apoyo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Defensa de la Constitución e intención de no abdicar

El Rey, asimismo, defendió la Constitución y las leyes como las “reglas del juego” que hay que respetar como “garantía de nuestra convivencia y la fortaleza de nuestra democracia”.

Ésta es, subrayó, “una verdad incuestionable que debemos tener muy en cuenta”. Y, en alusión a la corrupción y al desencanto de la sociedad con las instituciones, ha solicitado "realismo para reconocer que la salud moral de una sociedad se define por el nivel del comportamiento ético de cada uno de sus ciudadanos, empezando por sus dirigentes, ya que todos somos corresponsables del devenir colectivo".

Don Juan Carlos dedicó la parte final de su mensaje a dejar claro que no tiene intención de abdicar: "Quiero transmitiros como Rey de España mi determinación de continuar estimulando la convivencia cívica en el desempeño fiel del mandato y las competencias que me atribuye el orden constitucional”. Y de hacerlo, añadió, “con las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”.
Asimismo, también dejó su compromiso personal con la dura situación económica: “No podemos aceptar como normal la angustia de los millones de españoles que no pueden trabajar. Para mí, la crisis empezará a resolverse cuando los parados tengan oportunidad de trabajar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
El belén, la Carta Magna y una foto con las víctimas del terrorismo

Don Juan Carlos apareció sentado, pues aún convalece de la última operación (la quinta de cadera), detrás de una mesa sobre la que colocó, como otros años, el ejemplar de la Carta Magna que usa a diario con las tapas ya gastadas.

Detrás del rey se podían ver las banderas de España y la Unión Europea, y el tradicional Belén de Patrimonio Nacional, una talla policromada del primer cuarto del siglo XVIII que procede del Monasterio de las Descalzas Reales, en Madrid, y que se conserva en el Palacio Real.

La elección de la foto del mensaje del rey es una de las incógnitas de todas las Nochebuenas. Don Juan Carlos suele aprovechar para recordar con esas imágenes algún momento significativo del año.

Para esta Navidad, eligió una foto de la reunión que mantuvo con las víctimas del terrorismo el pasado 31 de octubre tras la anulación de la doctrina Parot por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En la imagen aparece con la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, y con los dos vicepresidentes, Ángeles Pedraza (también representante de la AVT) y Tomás Caballero.

El año pasado eligió una foto de la Cumbre Iberoamericana en Cádiz con motivo de los 200 años de la primera constitución española. En 2011, año de cambio de Gobierno, optó por una foto con Mariano Rajoy y su antecesor José Luis Rodríguez Zapatero. En 2010, en el que España ganó el Mundial, aparecía con el seleccionador Vicente del Bosque e Iker Casillas. En 2009, la foto era del Príncipe de 1985 como cadete en la Academia de Oficiales de Zaragoza. Un año antes colocó una de la Reina con Luis Aragonés sujetando la Eurocopa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo