Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La Princesa de Asturias: su único plan, ser niña

Los Reyes quieren alargar la niñez de su hija, que cumple nueve años en octubre y seguirá yendo al mismo colegio, haciendo deporte y aprendiendo idiomas, mientras llega el momento de su preparación especial.

Los Reyes quieren alargar la niñez de su hija, que cumple nueve años en octubre y seguirá yendo al mismo colegio, haciendo deporte y aprendiendo idiomas, mientras llega el momento de su preparación especial.

1 de 17
Seguirá creciendo como hasta ahora

Mientras otras niñas de ocho años juegan a ser princesas, ella lo es de verdad, pero, lejos de sentirse intocable en un palacio en el que todo lo tiene, la pequeña Leonor lleva una vida lo más normal posible.

Sabe, sin embargo, que ha nacido con unas responsabilidades y unas obligaciones porque así se lo han ido explicando sus padres de forma que pueda ir entendiéndolo.

Además, acaba de asistir, aunque tal vez no sea totalmente consciente de su importancia, a uno de los momentos más importantes de su vida: la proclamación de su padre como Rey, lo que la ha convertido a ella automáticamente en Princesa de Asturias.

Pese a estar llamada en el futuro a ser la sucesora del rey Felipe VI, Leonor seguirá creciendo como hasta ahora. Sus padres se han esforzado para que tanto ella como su hermana Sofía reciban una educación lo más parecida posible a otros niños de su edad y así seguirá siendo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 17
Sin trato especial en el colegio

Don Felipe y doña Letizia no han trazado, al menos de momento, ningún plan especial para su formación. Saben que, siguiendo la tradición que ya se hizo con el entonces Príncipe, tendrá que realizar preparación militar y cumplir con otros requisitos propios de su título. Pero hasta los 18 años no tendrá obligaciones oficiales.

De momento, la educación de la hija mayor de los Reyes no diferirá de la que sigue también su hermana Sofía. Ambas seguirán en el colegio Los Rosales, en Madrid, donde reciben la misma preparación que el resto de los alumnos, ya que no tienen ningún tutor especial.

Leonor, que ha terminado tercero de Primaria, es buena estudiante, le gusta mucho leer y el cálculo y también le encanta practicar deporte, desde baloncesto a fútbol y pádel, además de montar en bicicleta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 17
Menús con alimentos sanos

En cuanto a los idiomas, sus padres han prestado especial atención a ello. Además de ser bilingüe –inglés y español–, sabrá defenderse en las otras lenguas oficiales de España: catalán, gallego y euskera. Su padre, por ejemplo, le cuenta a ella y a su hermana cuentos en inglés y se familiarizan con los otros idiomas con canciones y películas.

La disciplina es otro de los pilares en los que se mueve Leonor.

A sus padres no les gusta darle caprichos y son muy estrictos. Por ejemplo, apenas ve la televisión y no tiene ninguna en su habitación.

Esa actitud les acompaña también en las comidas, donde a las niñas les repiten una y otra vez que no hablen con la boca llena y que se comporten en la mesa, además de comer menús sanos en los que no faltan las verduras y las legumbres.

Otra prueba de que no viven aisladas es que a los Reyes les gusta que sus hijas conozcan lo que sucede a su alrededor y sean conscientes de situaciones muy diferentes a las suyas. Hablan mucho con ellas y les hacen ver que las cosas requieren un esfuerzo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 17
Disciplina y cariño a partes iguales

Para los Reyes, la disciplina es fundamental aunque también se desviven con ellas a la hora de demostrarles su cariño. Intentan pasar mucho tiempo en familia, por ejemplo, suelen desayunar siempre juntos y luego, Felipe o Letizia las llevan al colegio.

Por la tarde, suelen estar con la reina Letizia y, cuando ésta no puede, recurre a una persona de confianza o a veces a la abuela materna. Su objetivo es defender su niñez sin alejarlas de la realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 17
El mismo carácter que su padre

Lo que está claro es que la vida de Leonor, pese a no tener ahora un plan preconcebido, forma parte de un camino ya trazado porque se debe a su posición, un papel en el que su padre será su mejor maestro.

De hecho, todos coinciden en decir que comparten carácter. Los que los conocen bien resaltan que tienen un gran corazón, son cariñosos, sensatos, inteligentes y tranquilos, al tiempo que soñadores e idealistas.

Al igual que a don Felipe, le gusta mirar hacia adelante y crecerse con los retos. Son únicos a la hora de mediar y de reflexionar ante las cosas y se caracterizan por su gran sentido de la humildad y de la responsabilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 17
Muy concienciada de su papel

Pese a haberse convertido en la Heredera más joven, con sólo ocho años, está concienciada de su papel y ya ha preguntado a sus padres que cuándo va a hacer ella un discurso. Se espera su presencia en los próximos premios Príncipe de Asturias.

Los días previos a la proclamación, se mostró especialmente curiosa y preguntaba mucho sobre cómo sería el acontecimiento. Sabía lo que tenía que hacer en cada momento y su madre, con una sola mirada, le indicaba si iba o no por el buen camino.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 17
Matrícula de honor en su debut

Si tuviéramos que calificar a Leonor en la proclamación de su padre se llevaría sin duda una Matrícula de Honor. Todos los presentes destacaron el excelente comportamiento y el saber estar de una niña tan pequeña.

Leonor sólo mostró signos de cansancio cuando se asomó junto a sus padres al balcón del Palacio Real. Las horas que llevaba en pie y el sol, que le daba de frente, le hicieron taparse la carita durante unos momentos. Pero enseguida recuperó la compostura.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 17
Comportamiento ejemplar

Aplaudía, con su hermana, cuando tenía que hacerlo; saludaba si era necesario y se despidió con soltura y sin cansarse de los diputados y senadores cuando su madre se los iba presentando uno a uno antes de abandonar el Congreso. En definitiva, un papel, el de Princesa de Asturias, que ha superado con nota.

Su hermana, un año más pequeña, también tuvo un comportamiento ejemplar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 17
Verdades y mentiras sobre la vida de Leonor

Alrededor de Leonor, de su educación y de cómo transcurre su vida en Zarzuela, han surgido muchas especulaciones. Te decimos lo que hay de cierto o no en ello.

•Felipe y Letizia tratan a sus hijas por igual. Aunque Leonor, la mayor, es la que está llamada a ser Reina, sus padres quieren que sus hijas crezcan juntas y que reciban la misma educación. Comparten colegio, comparten juegos y, sobre todo, comparten estilo de vida.

•Pese a que los Reyes están pendientes de que las pequeñas aprendan idiomas, nunca han estudiado chino, como se ha dicho. Sí dominan el inglés. De hecho, doña Sofía a veces las habla en ese idioma. Incluso Letizia, que también charla con su suegra en inglés en alguna ocasión, suele hacerle comentarios sobre sus hijas en esta lengua.

•La Princesa de Asturias y la Infanta no tienen tutores especiales en el colegio.

•En Zarzuela han formado un hogar, igual que en su momento tuvo el Príncipe, donde llevan la vida de cualquier familia normal.

•Lejos de tener a las niñas encerradas en su residencia, al matrimonio le gusta disfrutar con ellas de salidas al campo o de espectáculos de teatro y de cine. También salen al parque a jugar, aunque, como apuntan los que los conocen bien, escogen sitios y horas en las que puedan hacerlo. Además, las niñas van a los cumpleaños de sus compañeros de clase.

•Por las tardes, las dos hermanas hacen juntas los deberes y, como cualquier niño de su edad, también se despistan y se levantan porque a veces les puede el juego y la diversión.

•No es cierto que Paloma Rocasolano, la madre de Letizia, viva con ellos. Ella sólo se queda con las niñas en algunas ocasiones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 17
Tras los pasos de su padre

Leonor ha heredado todos los títulos de su padre y, al igual que sucedió con él, recibirá en su momento una formación específica.

En la imagen, el Príncipe, en 1981 en su primer discurso con motivo de los premios Príncipe de Asturias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 17
Tras los pasos de su padre

En 1977 cuando fue nombrado soldado de honor en el Regimiento Inmemorial del Rey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 17
Tras los pasos de su padre

Don Felipe, el 30 de enero de 1986, a los 18 años, cuando juró fidelidad al Rey y a la Corona, asumiendo su papel de Heredero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 17
Tras los pasos de su padre

La Heredera, que un día pasará a ser capitana de los tres Ejércitos, tendrá preparación militar y empezará de cadete, como ya hizo su padre.

En el futuro, podría estudiar también en el extranjero –su padre hizo COU en Canadá y un máster en Washington– antes de ir a la Universidad.

En abril de 2009, con tres años y medio, ya posó así de formalita en la tradicional Misa de Pascua de Mallorca.

 

 

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 17
Tras los pasos de su padre

El 2 mayo de 2014 presidió, por primera vez, un acto institucional en la Academia General del Aire de Murcia y se mostró muy atenta a todo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 17
La más pequeña de sus colegas europeas

Leonor, que cumplirá nueve años el 31 de octubre y es la más joven en ocupar el título de Heredera, apenas ha participado en actos institucionales, salvo en el que estuvo el 2 de mayo en Murcia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 17
La holandesa

Catalina Amalia, de diez años y la mayor de tres hermanas, es la heredera holandesa. Las tres siguen la misma educación. Sus padres, Guillermo y Máxima, han celebrado ya un año en el trono. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 17
La belga

Isabel, de doce años, es la primera en la línea sucesoria al trono belga después de que su padre, Felipe de Bélgica, ascendiera al trono el 21 de julio de 2013, tras abdicar el rey Alberto. Ya ha leído un discurso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo