Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

El Rey ataja la corrupción en su primer discurso con una puesta en escena más moderna

En su primer mensaje de Navidad como rey, Felipe VI ha abordado temas tan espinosos como la corrupción en un escenario sencillo en el que se observaron menos elementos decorativos que en años anteriores. Fotografías de la reina Letizia, la Princesa de Asturias, la infanta Leonor, don Juan Carlos y doña Sofía adornaban la estancia.

En su primer mensaje de Navidad como rey, Felipe VI ha abordado temas tan espinosos como la corrupción en un escenario sencillo en el que se observaron menos elementos decorativos que en años anteriores. Fotografías de la reina Letizia, la Princesa de Asturias, la infanta Leonor, don Juan Carlos y doña Sofía adornaban la estancia.

1 de 5
Las palabras más repetidas en un discurso renovado

En su primer mensaje como Rey de España, Felipe decidió dirigirse a los españoles sentado, en posición relajada, en una sala del palacio de la Zarzuela en lugar del despacho desde el que transmitía los mensajes su padre, don Juan Carlos.

Junto al Rey, pudimos observar dos fotografías familiares. En la primera Felipe aparece junto a la reina Letizia, sentados en un avión, mientras que en la otra el matrimonio posa junto a sus hijas en el Palacio de Marivent.

Las palabras más mencionadas por el Rey durante su discurso, además de ''España'', fueron ''todos'', ''respeto'', ''ilusión'', ''confianza'', ''familias'' y ''futuro''. 

Antes del discurso, se vio una imagen en tres dimensiones del Palacio de la Zarzuela y un plano del escudo real.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Habló sobre la corrupción

Durante su discurso, el Rey habló sin tapujos sobre uno de los temas que más preocupan a la población actualmente, la corrupción: "Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción".

"La importancia de algunos de nuestros problemas políticos genera inquietud; y las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto".

Estas palabras están dotadas de mucho sentido debido a las numerosas presuntas implicaciones de personalidades públicas en casos de delitos fiscales, como es el caso de su hermana Cristina, a la que no mencionó explícitamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Un rey sereno y relajado

 “Necesitamos una profunda regeneración de nuestra vida colectiva. Y, en esa tarea, la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable”, aseguró Felipe. “Es necesario evitar que esas conductas echen raíces en nuestra sociedad y se puedan reproducir ”. 

El Rey, que no dudó a la hora de gesticular con sus manos para enfatizar algunas ideas, se mostró cercano sereno y relajado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Nadie es adversario de nadie

El Rey no quiso dejar ningún tema sin tocar y también dedicó una parte de su mensaje para hablar sobre la situación de Cataluña.

“Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón. Como también para millones de catalanes los demás españoles forman parte de su propio ser. Por eso me duele y me preocupa que se puedan producir fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos. Nadie en la España de hoy es adversario de nadie”, afirmó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Una fotografía de Juan Carlos y Sofía

Este año, la decoración de la estancia desde la que se retransmitió el mensaje se caracterizó por ser más austera y el Belén, de menor tamaño, reposaba junto a una foto del día de la abdicación en la que aparecen don Juan Carlos y doña Sofía. También al lado de la imagen estaba la bandera de España, como símbolo institucional.

Felipe VI aprovechó también para hablar de su reciente proclamación: “A lo largo de estos últimos meses me habéis rodeado de vuestro respeto, afecto y cariño. Sinceramente, me he sentido querido y apreciado y os lo agradezco de corazón. Y tengo que deciros también que he visto ilusión en muchos de vosotros, en vuestras miradas y palabras ante el inicio de una nueva época en nuestra historia”.

Después de más de ocho minutos hablando, el discurso cerró con un montaje de tres fotografías, en las que los Reyes aparecían junto a sus hijas en el sofá de su casa, en la escalinata de un palacio y durante el desfile del Día de la Fiesta Nacional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo