Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Charlene de Mónaco, una campeona dentro y fuera del agua

La princesa sigue siendo una gran deportista y por eso no dudó en participar en la carrera Riviera Water Challenge, en apoyo a la Fundación Princesa Charlene de Mónaco. Además de dar el cayo sobre la bici, su equipo ganó esta segunda edición.

Gtres

Charlene de Mónaco nos ha mostrado una imagen un tanto inusual en ella, siempre tan seria y protocolaria en todos los actos públicos en los que aparece. La princesa fue la gran protagonista de la segunda edición de la Riviera Water Bike Challenge, en apoyo a la Fundación Princesa Charlene de Mónaco. La australiana sacó su lado más competitivo, se enfundó el maillot de su equipo y se subió sobre las peculiares bicicletas acuáticas Schiller S1, con las que se recorrían los 21 kilómetros entre Niza y Mónaco de los que constaba la carrera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

A primera hora de la mañana, Charlene llegaba acompañada de su hijo Jacques al Yacht Club de Montecarlo donde se reunió con el resto del equipo con el que iba a participar en este peculiar maratón acuático. Allí, la princesa sacó su lado más tierno y maternal con su pequeño, su mayor fan. La princesa Gabrielle tampoco se perdió esta cita en la que participaron un total de 22 equipos y que empieza a ser muy popular en el pequeño principado de la Costa Azul.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El niño, de 3 años, no quería separarse de mamá, que complaciente estuvo con el pequeño en brazos todo el tiempo hasta que llegó la hora de competir.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El príncipe Alberto fue el encargado de inaugurar la carrera. Gran amante de los deportes, el soberano monegasco se subió a esta particular bicicleta y dio el pistoletazo de salida e hizo los primeros kilómetros.

Gtres

También participaron otros miembros de la familia real, como Pierre Casiraghi, sobrino de Alberto y gran deportista como su tío.

Gtres

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Luego le tocó el turno a Charlene y ahí sacó su lado más competitivo. La exnadadora sudafricana demostró que a sus 40 años sigue en plena forma y con el mismo espíritu competitivo que tenía cuando era nadadora profesional.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras cerca de tres horas de carrera por la bahía de Mónaco, el equipo ganador fue el capitaneado por la princesa, que recibió el trofeo de manos del príncipe Alberto. Exultante de felicidad, Charlene hizo uso de un sentido del humor al que no nos tiene acostumbrados y bromeó con su marido cuando este le entregó la medalla; parecía excusarse por haberle arrebatado el triunfo y el protagonismo.

Gtres

Al final, el equipo completo con la princesa a la cabeza celebró por todo lo alto el triunfo e inmortalizaron el momento, prometiendo que el próximo año intentarían conseguir nuevamente la victoria. ¡Enhorabuena!

Publicidad - Sigue leyendo debajo