Carlos Felipe de Suecia y su mujer, descanso familiar en Saint-Tropez

El matrimonio puso rumbo a la costa francesa para pasar unos días con sus hijos, los príncipes Alejandro y Gabriel de Suecia. Durante toda sus estancia, los príncipes suecos no pararon de jugar con sus niños: ella, con el mayor, y él, con el pequeño.

No es la primera vez que Carlos Felipe y Sofía de Suecia disfrutan de unas vacaciones en Saint-Tropez. Ya estuvieron allí con los monarcas suecos, Carlos Gustavo y Silvia, al poco de celebrar su boda, el 13 de junio de 2015, y antes del nacimiento de su segundo hijo. Ahora, el matrimonio y sus dos retoños –Alejandro, de dos años, y Gabriel, de diez meses– han repetido en este exclusivo destino de la Costa Azul, uno de los preferidos de la realeza europea y un lugar ideal para quienes vienen del frío de los países nórdicos.

Allí se mostraron de lo más relajados, disfrutando de la playa y el sol, y mezclándose con el resto de bañistas, como una familia más.

Un gesto de espontaneidad, transparencia y modernidad que se suma a la reciente decisión del duque de Värmland y su esposa de subir fotografías tiernas y divertidas de su intimidad, así como imágenes que pretenden dar otra perspectiva de los actos oficiales a los que acuden, en su cuenta oficial de Instagram.

Alejandro disfrutó con los barquitos y otros juguetes que sus papás le llevaron en una bolsa de Lidl.

Carlos Gustavo de Suecia y su mujer llevaban a sus hijos muy preparados para la jornada playera. Alejandro iba con ropa de protección solar, gorra, manguitos y un cinturón de natación.

La princesa Sofía, con un bañador oscuro de print animal y sin tirantes, estuvo muy pendiente de sus retoños, pero entremedias también se regaló un chapuzón en solitario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo