Meghan Markle vuelve al trabajo en su faceta más sexy

Tras pasar un mes de vacaciones, los duques de Sussex retomaron su agenda oficial acudiendo a la gala de presentación del musical Hamilton. Un acto benéfico al que Meghan Markle asistió luciendo un minivestido blazer negro que ha llamado mucho la atención.

El apodo con el que Meghan Markle llama a Harry
Gtres

¿Qué mejor que asistir a uno de los musicales más aclamados de los últimos tiempos al mismo tiempo que apoyas una causa solidaria? Esto es lo que deben de haber pensado los duques de Sussex, quienes, tras unos días de descanso, han reaparecido en público para acudir a la gala de presentación del musical Hamilton, el gran éxito de Broadway que, a ritmo de rap, cuenta la historia de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos. Un acto benéfico celebrado en el Teatro Victoria Palace de Londres que tenía como objetivo recaudar fondos contra el VIH.

Gtres

El dinero recaudado ha sido destinado a Sentebale, una organización cofundada en 2006 por el propio príncipe Harry y que lucha por crear conciencia y mejorar la calidad de vida de niños y jóvenes enfermos de VIH en países del sur de África. El flamante matrimonio real fue recibido a su llegada al teatro por representantes de la ONG, así como por los principales miembros del reparto y el equipo técnico de la obra, entre ellos, su director musical, el portorriqueño Lin-Manuel Miranda.

Gtres

Para la ocasión, Meghan Markle decidió innovar y se decantó por lucir una prenda que todavía no sabíamos que existía en su fondo de armario: el vestido blazer que tan de moda se puso la temporada pasada entre estrellas e ‘influencers’. Aunque hace poco pudimos ver a Markle enfundada, con motivo de la exposición por el centenario de Nelson Mandela en el Southbank Centre de Londres, en un vestido trench, nos cuesta recordar a la esposa del hijo de Carlos de Inglaterra luciendo un vestido tan corto Y la verdad, que le queda de maravilla.

Gtres

Se trata de un minivestido blazer negro de la firma canadiense Judith & Charles, o lo que es lo mismo, un vestido tipo esmoquin con escote cruzado y abotonadura frontal. Todo ello combinado con unos salones a juego de Paul Andrew y un clutch metalizado de Stella McCartney, una apuesta al mismo tiempo elegante pero con un toque muy juvenil. El diseño, bautizado bajo el nombre de Digital Dress, cuesta 550 dólares canadienses (unos 365 euros).

Gtres

Esta aparición pública se produce la misma semana en la que Meghan Markle cumple cien días como duquesa, tres meses en los que la joven exactriz ha roto en numerosas ocasiones con el ‘protocolo’ a la hora de vestir que se presupone a los miembros de la familia real británica. Entre sus atrevimientos, encontramos el haber lucido pendientes desparejados, contouring en las mejillas, gloss en los labios o decantarse por llevar un moño despeinado.

Gtres

Tras la vorágine por su boda y disfrutar de un merecido mes de vacaciones, el príncipe Harry y Meghan Markle han vuelto al trabajo ampliando la familia. Y es que el matrimonio acaba de adoptar un cachorro de labrador. Un ejemplar rescatado de la calle que es de la misma raza que Bogart, un perro con el que convivía Markle en Toronto y que tuvo que dejar al cuidado de unos amigos cuando se trasladó a vivir a Reino Unido, ya que, debido a su avanzada edad, no pudo viajar con ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo