Jorge de Inglaterra revela a una vecina cómo se llama (y no, no es Jorge)

El hijo de los duques de Cambridge no dejará de sorprendernos. Su última travesura ha sido cambiarse de nombre cuando una vecina le preguntó como se llamaba.

A muchos niños les gusta cambiarse de nombre cuando juegan, pero nunca habíamos escuchado hacerlo a un 'mini royal' con naturalidad y desparpajo. Y por eso, precisamente, es por lo que Jorge de Inglaterra nos ha vuelto a conquistar. Hace unos días, el hijo mayor de los duques de Cambridge paseaba con su hermana Carlota y su abuela materna, Carole Middleton, en Berkshire (Inglaterra), barrio de la madre de Kate, cuando se encontraron con una vecina que paseaba un perrito que llamó la atención del Príncipe. Jorge se acercó para jugar con él y fue entonces cuando se produjo la anécdota.

Príncipe Jorge de Inglaterra retratado por Matt Porteous en su tercer cumpleaños
Matt Porteous

"Un oficial me pidió que no tomara fotos de los niños, lo que no hice, pero Jorge comenzó a acariciar a mi perro. Solo para ser amigable, le hablé y le pregunté cuál era su nombre, aunque obviamente ya lo sabía", ha contado la mujer (que no ha querido desvelar su identidad) a The Sun. Y continuó: "Para mi sorpresa dijo: 'Me dicen Archie' con una gran sonrisa en su rostro. No sé por qué se llama a sí mismo Archie, pero los niños usualmente juegan con sus nombres y creo que es adorable".

Lo cierto es que poco tiene que ver Jorge con Archie y sólo caben dos posibilidades, que al Príncipe no le guste su nombre y prefiera que lo llamen Archie o que este sea su 'apodo' familiar.

Carole Middleton en el bautizo de su nieta Carlota de Inglaterra.
Carole Middleton y su nieto, Jorge de Inglaterra, durante el bautizo de Carlota de Inglaterra, en 2015.
Gtres

No es el único miembro de la familia real británica que tiene un 'apodo' o nombre alternativo. Su padre, Guillermo de Inglaterra, ya hizo algo parecido cuando comenzó a estudiar en la universidad. El duque de Cambridge escogió el nombre de Steve, con el fin de pasar un poco más desapercibido. Algo que, obviamente, no logró.

Es normal, entre la familia real, que elijan nombres alternativos para distintas situaciones. Por ejemplo, cuando entró a la universidad, el Príncipe William eligió el nombre Steve para poder pasar por un estudiante más y vivir una experiencia universitaria como la de cualquier otro joven. Por su parte, su tío, Harry de Inglaterra, ha tenido varios sobrenombres: 'Spike' (durante cuatro años tuvo una cuenta en Facebook con el nombre de 'Spike Wells'); Potter, como lo llaman sus amigos; y Haz, como al parecer le llama cariñosamente Meghan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo