Rania de Jordania da la cara ante quienes la critican

La reina jordana ha querido enviar un mensaje a todos aquellos que tan solo ven en ella a un maniquí andante. “Me apasiona mucho mi trabajo y la ropa que llevo no tiene nada que ver con eso”, denuncia.

Rania de Jordania da un golpe en la mesa y se defiende de las críticas por su manera de vestir
Gtres

Desde su subida al trono, hace ya dos décadas, Rania de Jordania se ha convertido en una de las reinas más admiradas en todo el mundo. Su innegable belleza combinada con su gusto a la hora de vestir la han convertido en todo un referente de estilo. Por ello, en cada una de sus apariciones públicas los medios analizan con lupa sus looks, dejando muchas veces de destacar la importancia de estos y el papel que juega en la sociedad de su país. Ante esto, la esposa del rey Abdalá II ha decidido dar un golpe en la mesa para enviar un mensaje a todos aquellos que tan solo ven en ella a un maniquí andante.

rania de jordania, look deportivo
Instagram

Con motivo del 20 aniversario de su llegada al trono, Rania Al-Yassin ha concedido una entrevista a la edición árabe de ‘Harper’s Bazaar’ para hacer un repaso a su trayectoria, sin dejar de hablar de su gusto por la moda y el interés que despierta en cada uno de los actos en los que aparece. “Me apasiona mucho mi trabajo y la ropa que llevo no tiene nada que ver con eso”, denuncia.

“Soy muy consciente de que tengo el deber de representar bien a mi país. Entonces, en lugar de seguir las últimas tendencias, visto de una manera que refleje quién soy. Creo que me siento más cómoda con un uso modesto, en parte debido a mi posición, pero sobre todo porque me siento bien como mujer”, continúa diciendo, corroborando al mismo tiempo que sus estilismos son también una forma de comunicarse y enviar un mensaje al mundo.

image

“Una de las desventajas de ser una mujer en el ojo público es que siempre habrá comentarios sobre mi atuendo y apariencia. A veces, también hay mucha exageración. Pero al final del día, espero que sea mi trabajo lo que me defina, no mi vestidor”, sentencia la monarca.

Rania de Jordania inició a principios de 1993 su relación con Abdalá II, príncipe heredero del país asiático. Seis años más tarde, el 22 de marzo de 1999, se convirtió en reina tras la muerte de su suegro, el rey Hussein I. Ahora, a sus 48 años, prosigue compaginando las actividades representativas de su país con el apoyo a distintas organizaciones, centrando sus esfuerzos en los derechos de la mujer y de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo