Los duques de Cambridge tardan 8 días en conocer a su sobrino

Los duques de Sussex pidieron intimidad para los primeros días tras el nacimiento de su primer hijo, Archie, y parece que todos los miembros de la familia real británica están cumpliendo este deseo. Los tíos del pequeño, Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, han tardado 8 días en desplazarse a Frogmore Cottage, donde viven los duques de Sussex, para conocer a su sobrino. Además de cumplir con el deseo de los padres, su apretada agenda y otros compromisos personales han retrasado el esperado momento.

Los duques de Cambridge acudieron sin sus hijos, los príncipes Jorge y Luis y la princesa Carlota, que seguro también están deseando conocer al nuevo miembro de la familia, pero sus padres han preferido esperar un poco más. Kate ya comentó hace unos días, durante una visita a Bletchley Park, que su hijo pequeño, que el pasado abril cumplió un año, es bastante revoltoso y tienen que estar siempre pendiente de él porque les gusta subirse a por todos lados.

Los duques de Cambridge y los de Sussex en 2018.
Los duques de Cambridge y los duques de Sussex, en una imagen de diciembre de 2018.
Getty Images

Tampoco conocen a Archie los abuelos paternos. El nacimiento de Archie, el pasado 6 de mayo, coincidió con la visita oficial del príncipe Carlos y su mujer, la duquesa de Cornualles, a Alemania y se espera que el matrimonio visite al pequeño en los próximos días. A diferencia de Doria Ragland, madre de Meghan, que no se ha separado de su hija en estos primeros días como mamá.

Ella junto con la reina Isabel II y el duques de Edimburgo fueron los primeros en conocer a Archie. Dos días después de su nacimiento, pudimos ver cómo fue ese feliz momento en el que la Reina conocía a su bisnieto. Una imagen que inmortalizo el fotógrafo Chris Allerton y que los felices papás compartieron en su cuenta de Instagram, a la vez que revelaban el nombre del bebé.

En este tiempo Harry de Inglaterra ya ha tenido que separarse en dos ocasiones de su hijo. La primera para viajar a Holanda para promocionar los Juegos Invictus 2020, donde le regalaron un body para su hijo. Y después para visitar el hospital infantil de Oxford, donde le han regalado un osito de peluche para el pequeño y ha confesado que no puede imaginar la vida sin su hijo.

Harry de Inglaterra visita un hospital infantil en Oxford
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo