Carlota Casiraghi y su vestido de novia que recuerda al de la primera boda de su madre

La hija de Carolina de Mónaco ha elegido para su boda religiosa un vestido muy parecido al que su madre llevó en su boda con Philippe Junot.

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam han vuelto a casarse apenas un mes después de su enlace civil el 1 de junio en el Palacio Grimaldi en Mónaco. En esta ocasión la ceremonia ha sido religiosa y ha tenido lugar en la la abadía Sainte-Marie de Pierredon, situada en un lugar muy significativo: la comuna francesa de Saint-Rémy-de-Provence.

Es significativo porque es el pueblo donde Carolina de Mónaco se refugió cuando su marido, Stefano Casiraghi, padre de Carlota, falleció en un trágico accidente cuando participaba en el mundial de off-shore en Montecarlo en octubre de 1990. Carlota pasó en esta pequeña localidad parte de su infancia y es un lugar muy especial para ella y toda su familia ya que allí tuvieron que recomponer sus destrozados corazones. Quizás por ese vínculo tan emotivo, Carlota ha querido celebrar allí su boda religiosa.

La ceremonia religiosa se ofició el sábado 29 de junio tras la cual los novios ofrecieron una recepción a sus invitados.

Para esta boda, la hija de Carolina de Mónaco y nieta de la mítica Grace Kelly ha elegido un vestido de estilo boho realizado en exclusiva para ella por Giambattista Valli.

Carolina de Mónaco y Philippe Junot el día de su boda
Agencias

Viéndolo no podemos evitar recordar el que diseño de Christian Dior que llevó su madre para su boda con su primer marido, Philippe Junot en 1978. Casualmente, Carolina y Philippe se dieron el 'Sí, quiero' el mismo día que Carlota y Dimitri, el 29 de junio. ¿Habrá querido hacerlo en honor a su madre?

Aunque hay diferencias, el estilo es muy parecido gracias a su escotes, mangas transparentes y detalles florales bordados.

Lo que sí marca la diferencia entre ambos vestidos en el grado de transparencias y las siluetas. Mientras que Carolina optaba por hacerlas sutiles, Carlota arriesga más y opta por un falso escote barco que deja sus hombros completamente a la vista además de ceñir la parte superior del vestido mucho más a su silueta de lo que lo hacía su madre.

El pelo y tocados también son diferentes. Mientras Carolina le daba mucho protagonismo al peinado al adornarlo con dos coronitas laterales de pequeñas flores blancas que recuerdan a la mítica princesa Leia de Star Wars, Carlota lleva un discreto recogido detrás y rematado con un clásico velo corto y un pasador brillante a modo de tiara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo