Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Charlène de Mónaco ya no luce su alianza de casada

La princesa Charlène ha reaparecido tras su criticada ausencia en los últimos actos celebrados en Mónaco, y lo ha hecho creando aún mas polémica. La mujer del príncipe Alberto estuvo presente junto a éste en el balcón de palacio el pasado Viernes Santo y allí dejó ver su mano sin su anillo de boda.

La princesa Charlène ha reaparecido tras su criticada ausencia en los últimos actos celebrados en Mónaco, y lo ha hecho creando aún mas polémica. La mujer del príncipe Alberto estuvo presente junto a éste en el balcón de palacio el pasado Viernes Santo y allí dejó ver su mano sin su anillo de boda.

1 de 8
Charlène, sin anillo de boda

La reaparición de Charlène tras sus grandes ausencias en los últimos actos del principado de Mónaco ha venido acompañada de polémica. La mujer del Príncipe Alberto estuvo presente en el balcón de palacio junto a su marido el Viernes Santo para presenciar la tradicional procesión.

Allí, ambos mostraron rostro muy serio y a penas intercambiaron palabras. Charlène, que tiene escondida su sonrisa desde hace unos meses, sorprendió a todos por no llevar en su mano su alianza de casada.

La exnadadora alimentó con este gesto -que bien puede ser un descuido- los rumores de crisis que siempre han estado presentes en su relación y que ahora están más vivos que nunca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Alimenta los rumores de crisis

Charlène de Mónaco suele lucir su alianza en los actos a los que asiste, sin embargo ahora prefiere no hacerlo. Lo cierto es que el distanciamiento es evidente, pues en contadas ocasiones se ha podido ver un gesto de cariño entre ambos.

Los rumores apuntan que la separación está muy cerca, y es que pronto termina la validez del contrato prenupcial que la princesa tuvo que firmar para casarse con Alberto de Mónaco.

Charlène firmo un contrato en el que había cláusulas como que debía permanecer cinco años con el príncipe y debía darle un heredero.

Así, pronto se cumplirá un lustro de su enlace y ya han tenido descendencia, los mellizos Jaime y Gabriela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Serios y distantes

El distanciamiento es evidente, pero Alberto de Mónaco siempre se ha dedicado a negar los rumores de crisis. De hecho, en una ocasión -tras el pasado verano- explicó a la revista 'People': "Todo va maravillosamente entre Charlène y yo. Lo habéis podido ver recientemente, he estado en Córcega con ella y no creo que hayamos dado la imagen de una pareja que está desmoronándose".

Sin embargo, tras el verano la actitud de Charlène volvió a ser más triste y seria y decidió no aparecer en ningún acto público hasta noviembre, en la Fiesta Nacional del Principado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Atrás queda ''Alberto, eres el príncipe de mi corazón''

Charlène, que en el décimo aniversario del reinado de su marido, llegó a pronunciar ''Alberto, eres el príncipe de mi corazón'', no ha mostrado en más ocasiones su cariño y aprecio por el padre de sus hijos.

Desde hace tiempo se muestra taciturna cuando se deja ver en público. ¿Qué le pasa?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Su ausencia más sonada

Su ausencia más sonada ha sido en el tradicional Baile de la Rosa, uno de los eventos más importanes de Mónaco. Algunas informaciones indicaban que se debía a que Charlène sufría un fuerte dolor de espalda. Pero muchos otros medios hablan de una crisis que viene siendo más que evidente desde hace unos meses.

Al parecer, uno de los motivos por los que Charlène no acudió a la celebración fue su mala relación con Carolina de Mónaco, hermana del príncipe Alberto.

El año anterior tampoco acudió a esta fiesta, pues prefirió quedarse al cuidado de sus mellizos, que solo tenían tres meses de vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Alberto cuenta con el apoyo de sus hermanas

Alberto de Mónaco tampoco contó con la presencia de su mujer en el 50 Aniversario de la Orquesta de Carabineros del Príncipe de Mónaco.

Allí, sí contó con el apoyo de sus hermanas, Carolina y Estefanía, ante la ausencia cada vez más comentada de Charlène.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Feliz junto a sus pequeños

La felicidad de Charlène llegó con el nacimiento de sus mellizos, Jaime y Gabriela. La exnadadora dedica todo su tiempo a sus pequeños y aunque no lo parezca, le han llenado de felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Volcada en el catolicismo

Todo apunta a que Charlène no se encuentra a gusto en el Principado, a penas conoce a nadie y la familia de su marido no es de su agrado. De ahí, su actitud triste, distante y lejana.

La exnadadora se ha refugiado en la religión, algo en lo que está volcada y le llena profundamente.

Charlène se sumó al catolicismo antes de casarse con el príncipe Alberto, y desde entonces en sus actos oficiales, predominan los de carácter religioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo