Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Carolina de Mónaco cumple 60 años en su momento más dulce

Repasamos los momentos más importantes de la vida de la hermana mayor del Príncipe Alberto de Mónaco por su 60 cumpleaños.

carolina de mónaco cumple 60 años

Repasamos los momentos más importantes de la vida de la hermana mayor del Príncipe Alberto de Mónaco por su 60 cumpleaños.

1 de 16
Nacimiento real

La primogénita de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly nació el 23 de enero de 1957. La llamaron Carolina Luisa Margarita Grimaldi Kelly.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 16
Familia feliz

Los Príncipes de Mónaco siempre se preocuparon de que sus hijos tuvieran una infancia lo más normal posible dentro del marco de sus responsabilidades como familia real. Estaban muy unidos y su madre era el centro de su universo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 16
Adolescente rebelde

La Princesa de Mónaco no fue una joven dócil. Su juventud estuvo plagada de pequeños escándalos que los medios del corazón no dudaban en publicar en sus portadas, lo que traía de cabeza a Rainiero y Grace. Además, su belleza la hacía una joven muy atractiva para todo tipo de hombres que no gustaban a sus padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 16
Boda con disgusto

Lo que más temían los Príncipes de Mónaco se convirtió en realidad al casarse su hija con Phillipe Junot, niño rico francés y famoso por su pasado de play boy y sus juergas en las noches parisinas. Fue el 29 de junio de 1978, la novia eligió un vestido de Dior y a la boda asistieron Ava Gardner, Cary Grant y Frank Sinatra entre otros famosos internacionales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 16
Muerte de Grace de Mónaco

Un accidente de coche se llevó por delante la vida de la Princesa de Mónaco en 1982. Rainiero se derrumbó y Carolina tuvo que ejercer de soporte para su padre y sus hermanos, tanto emocional como institucionalmente. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 16
Stefano Casiraghi, el amor de su vida

Tras apenas dos años de matrimonio con el francés, Carolina conoció en el verano de 1983 a Stefano Casiraghi, que le devolvió la sonrisa y le dio los años más felices de su vida. Se casaron 6 meses después de conocerse estando ella embarazada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 16
Los años más felices

Stefano era italiano y era 3 años más joven que la Princesa. Procedía de una buena familia y con él tuvo a sus tres hijos Andrea, Pierre y Carlota. Stefano era empresario y un gran deportista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 16
Un amor muy pasional

La pareja era la imagen de la felicidad plena: guapos, enamorados, ricos.. la vida les sonreía hasta la fatídica muerte de él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 16
El golpe más duro

Nadie en el principado podía imaginar que de nuevo un accidente trajera de nuevo la desgracia. Stefano murió el 3 de octubre de 1990 durante una competición de de off-shore, un deporte náutico en el que era campeón del mundo. Carolina quedó destrozada y no paraba de repetir "¿Qué va a ser de mí?". Su padre fue su gran apoyo durante los años siguientes, cuando ella decidió alejarse de la vida pública y refugiarse en el pueblo francés de Saint Remy para darle a sus hijos una vida mucho más tranquila alejándoles del foco mediático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 16
Su tabla de salvación

Durante su estancia en la Provenza francesa, la Princesa mantuvo una relación con el actor Vicent Lindon, que según decían sus allegados bebía los vientos por ella. Aunque la relación nunca se oficializó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 16
El adiós a Rainiero

El 6 de abril de 2005 muere su padre a los 81 años de edad, momento en el que su hermano Alberto hereda el Principado. Su hermana será su gran apoyo en esta nueva responsabilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 16
Vuelta a centro del huracán

El 23 de enero de 1999 Carolina y Ernesto de Hannover sorprendieron a todos con su boda. Ese día ella cumplía 42 años. La pareja estaba esperando su primer y único hijo en común, Alejandra y llevaban tres años de una relación que comenzó en 1996, cuando la esposa del príncipe alemán, Chantal Hochuli era una de las mejores amigas de Carolina. Con él tuvo a su cuarta hija, Alejandra, que es duquesa de Brunswick y Luneburgo y princesa de Gran Bretaña e Irlanda. Aunque llevaron un matrimonio aparentemente tranquilo, la pareja se fue distanciando en parte por el mal carácter del alemán que se agravaba cada vez más por sus problemas con el alcohol. Sin embargo, mantienen una relación de amistad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 16
Sus hijos su gran orgullo

Carolina siempre ha ejercido de madre y siempre ha estado al lado de sus hijos dándole todo su amor y apoyo en todas sus decisiones. Además, los ha implicado desde niños en sus responsabilidades como miembros de la familia real que son. Andrea casado con Tatiana Santo Domingo, nieta del rico magnate colombiano Julio Mario Santo Domingo fue el encargado en convertirla en abuela con sus dos hijos Sacha e India,  Carlota, Pierre y  la benjamina, Alejandra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 16
Carlota, heredera de su belleza

Su hija Carlota ha heredado la belleza, la clase y el estilo de su madre y su abuela, aunque de momento, no termina de encontrar la estabilidad amorosa tan ansiada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 16
Madraza y abuela

Esta simpática imagen realizada un verano en un concurso de equitación, refleja la complicidad que hay entre todos los miembros de la familia. La princesa ha demostrado siempre ser una madraza y una gran abuela, está muy unida a sus hijos con quienes comparte vacaciones en la nieve, en invierno, y en el mar, en verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 16
Reina de corazones

Los años pasan, pero Carolina sigue siendo un ejemplo de belleza y elegancia. La primogénita de Rainiero y Grace está siempre entre las más admiradas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo