Charlene de Mónaco estrena cara

La esposa del príncipe Alberto II de Mónaco asistió a la tradicional fiesta de Santa Devota, patrona de Mónaco, con un rostro renovado.

charlene de mónaco retoques estéticos

La esposa del príncipe Alberto II de Mónaco asistió a la tradicional fiesta de Santa Devota, patrona de Mónaco, con un rostro renovado.

1 de 12
Más bótox y más tristeza

Tan sólo un día después de celebrar su 39 cumpleaños el pasado 25 de enero, Charlene Wittstock, asistió junto a su marido, el príncipe Alberto II de Mónaco, a las fiestas de Santa Devota, patrona del Principado y de la familia real monegasca.

Para la ocasión y pese a su juventud, Charlene lució un rostro totalmente renovado gracias a la cirugía estética: con la nariz más estilizada, los pómulos más marcados y unos labios deformados por el efecto reciente del relleno. Todo ello con una piel lisa, sin rastro de arrugas, ni siquiera las patas de gallo que ya lucía hace diez años en su presentación oficial como novia de su ahora marido. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Rostro triste

Pese a saber que estaba siendo observada por todos los invitados a la celebración y los medios de comunicación, la Princesa mantuvo en todo momento el gesto serio que la caracteriza. Ni siquiera esbozó una sonrisa durante la tradicional quema de la barca al atardecer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Un final ardiente

Como manda la tradición, los príncipes Alberto II y Charlene de Mónaco, fueron los encargados de iniciar la quema de la barca. Aunque sus hijos, los mellizos Gabriela y Jaime ya han cumplido dos años y es fácil verlos en actos oficiales junto a sus padres, esta vez, y por tratarse de una celebración nocturna, no les acompañaron.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Su primera aparición pública en 2006

Diez años, una rinoplastia y varios tratamientos estéticos separan esta imagen de las actuales. En esta foto de 2006 podemos ver a una entonces sonriente Charlene cuando era presentada como novia oficial del príncipe Alberto. Sin duda, los tratamientos no han mejorado su gesto además de haber perdido la frescura que irradiaba en aquellos días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Su primer Baile de la Rosa

Tras ser presentada oficialmente como novia del príncipe Alberto, Charlene se incorporó a su agenda oficial y empezó a acompañarle poco a poco a los actos que el protocolo exigía. En su primera aparición en el emblemático Baile de la Rosa en el mes de marzo, Charlene daba muestras ya de su timidez, pero lucía discretas sonrisas y su maquillaje y su peinado todavía eran ligeros y naturales. Por entonces todavía no había recurrido a la cirugía estética para retocar su tabique nasal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
En busca de estilo propio

Poco a poco Charlene iba cogiendo confianza y durante los actos públicos se iba mostrando más segura cada vez. Durante sus primeras apariciones, la exnadadora fue cogiendo confianza y depurando su estilo. Todavía mantenía su melena rubia, que prefería recoger en los eventos nocturnos y su maquillaje iba sofisticándose. Era el nuevo foco de atención y tenía el listón muy alto. Sus predecesoras, la difunta Princesa Gracia y su cuñada Carolina, fueron iconos de estilo, lo que provocaba continuas comparaciones. En 2010 ya se había realizado una rinoplastia y se sometía a constantes tratamientos para mejorar las arrugas de expresión que sufría su seca piel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Sin pelazo

Aunque Charlene goza de unos rasgos armoniosos, sobre todo tras su arreglo de nariz, el pelo no es su fuerte. Tiene poca cantidad y además es muy fino, por lo que a veces parecía que lo llevaba sin arreglar. En sus actos durante el día, optaba por maquillajes muy suaves para no llamar en exceso la atención. En esta imagen de 2011 la vemos con una media melena y un ligero flequillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
La princesa triste

Durante su boda en julio de 2011 quedaba patente que Charlene no era una novia especialmente feliz. Ese día se esforzaba en mostrarse contenta pero la presión mediática estaba dejando huella en ella y las ojeras y patas de gallo ese día resultaron muy reveladoras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Con flequillo y más labios

En 2012, Charlene apostó por dar importancia a su flequillo y consciente de que sus labios eran muy finos, decidió darles un poco más de volumen. Además, empezó a usar discretas extensiones de pestañas que agrandaban su mirada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Pelo muy corto

Con los años Charlene ha renunciado con acierto a llevar el pelo largo, lo que la favorece mucho más. Aunque siempre ha tenido unos pómulos marcados, tal y como muestra esta fotografía tomada en la recta final de su embarazo en 2014, las últimas instantáneas durante la festividad de Santa Devota llevan a pensar a los expertos que es posible que también se los haya retocado para darles más volumen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Muy sonriente

Durante el bautizo de sus mellizos en 2015 se pudo ver a Charlene realmente feliz y muy guapa. Su rostro transmitía mucha luz fruto de los tratamientos a los que le gusta someterse para hidratarlo y mantenerlo firme. Además, lucía menos líneas de expresión, posiblemente gracias a la mesoterapia facial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Muy elegante y con menos arrugas

Durante el Baile de la Rosa de 2015 Charlene estaba muy guapa. Las arrugas que ya lucía antes de su boda habían desaparecido por completo y su labio superior volvía a aparecer con más grosor aunque todavía parecía natural. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo