Pablo Puyol: "Solo estoy muy bien"

Hablamos con el actor malagueño Pablo Puyol sobre su trayectoria profesional y el estado de su corazón. Pablo nos confiesa que ahora está solo y que no lleva mal la soledad, aunque no descarta enamorarse de nuevo.

Pablo Puyol con Rosa Villacastín
Beatriz Velasco

Málaga, tierra de grandes artistas, es el lugar donde nació y donde se escapa siempre que tiene un hueco en su apretada agenda, el actor y cantante Pablo Puyol, que da vida al inspector Hércules Poirot, en la obra 'Muerte en el Nilo', de Agatha Christie, que permanecerá en cartel hasta el 5 de mayo en el teatro Amaya de Madrid. Un musical dirigido por Víctor Conde. A Pablo le avala su larga experiencia en musicales, series de televisión, cine y teatro. Tiene un físico de escándalo, bien podría pasar por modelo, si no fuera porque le apasiona su profesión.

Pablo, ¿qué tiene Málaga para que salgan artistas de la talla de Banderas, Antonio de la Torre y usted?

Muchas cosas: el sol, el Mediterráneo, y que formamos parte de Andalucía, que tiene mucho arte. No hay más que ver los Goya para darse cuenta del talento que sale de nuestra tierra.

Usted se vino a Madrid muy joven.

Con 21 años: Madrid es ya mi segunda casa. Nunca me he arrepentido de haber tomado esa decisión, porque Madrid es una ciudad muy cosmopolita, que me adoptó desde que llegué. Yo siempre digo que soy malagadrileño.

Uno es de donde nace pero también de donde vive.

Yo, Rosa, me siento muy de Málaga, porque es algo que llevo en el corazón pero también soy ciudadano del mundo, de manera que cuando he estado viviendo fuera de España, -en México estuve una temporada-, intento ser de allí, por eso de que “a donde fueres haz lo que vieres”. A mí no me gusta estarr como de paso, porque me encanta tratar a la gente del lugar donde vivo.

Que Antonio Banderas invierta en un teatro, ¿beneficia a los jóvenes talentos?

Por supuesto, yo estoy por llamarle para decirle que se acuerde de mí cuando lo ponga en marcha. Es broma, pero lo importante es que va a apostar por los musicales, ya que está muy entusiasmado por un género en el que yo tengo mucha experiencia.

Es de agradecer que apueste por la cultura, ¿no le parece?

A mí, todo lo que ha hecho Antonio me parece digno de elogio, pese a que no siempre esté muy valorado por los malagueños y los españoles, por esa postura quijotesca absurda de que cualquier cosa que viene de fuera es mejor que lo nuestro. Antonio es un señor que lo que tiene es porque se lo ha currado, consiguiendo que un público tan complicado como el norteamericano, le acoja y le acepte. Hay que agradecerle que invierta en Málaga, en un teatro-escuela, en el que ojalá yo pueda trabajar algún día.

Pablo Puyol
Beatriz Velasco

Antonio conserva el acento, usted no. ¿Se le ha quedado en el camino?

No, ocurre que en Madrid, en los trabajos, siempre me dicen que utilice un acento neutro, pero si estoy en Málaga, lo saco inmediatamente. Yo ahora que vivo allí, hablo como el resto de la gente, aunque en honor a la verdad nunca he tenido un acento cerrado.

¿De dónde le viene la afición por la interpretación?

Soy la oveja negra de mi familia, nadie se ha dedicado a esto. Tampoco yo lo pensé, ya que iba para biólogo, hasta que un colega me propuso asistir a clases de teatro porque decía que yo era muy payaso. Fui, me lo pasé muy bien y volví, hasta que dejé la carrera y me matriculé en la Escuela Superior de Arte Dramático.

Los inicios nunca son fáciles...

No he pasado hambre, pero empecé trabajando en un centro comercial de reponedor en el que entraba a las 5 de la mañana y del que me despidieron porque me pillaron comiendo un bocadillo. De ahí me fui de camarero y de gogó, porque tenía que trabajar en lo que fuera para sobrevivir. Pero al año de estar en Madrid hice el casting para “Grease”, y ahí empecé mi carrera musical.

¿Cómo vive cuando está a la espera una llamada de trabajo que no llega?

Lo paso muy mal. Recuerdo que a los dos años de acabar “Un paso adelante”, me vino un paro de seis o siete meses y lo pasé fatal porque había rechazado algunos trabajos pensando que pronto me ofrecerían cosas mejores.

En situaciones así, ¿se le abren o cierran puertas?

Yo no sé venderme, si hubiera sabido me habría ido mucho mejor. Soy muy mal vendedor de mí mismo. Tengo representante pero si dependiera sólo de mí, me iría muy mal.

¿Por timidez?

Simplemente porque no me gusta dorarle la píldora a nadie, no me gusta reírle las gracias a alguien que no la tiene. A veces pienso que no encajo en este mundo.

¿Dedicarse a los musicales fue casual o algo meditado?

ue casual: cuando empecé en 'Grease', una amiga me dijo que estaban buscando gente que bailara e interpretara. Me dijeron que tenía que llevar una canción preparada, y se ve que no lo hice mal porque me dieron el papel de uno de los tres protagonistas. Cuando me vi trabajando en “Grease”, empecé a domar a la bestia, quiero decir, tuve que educar mi voz, hacer cursillos, prepararme, y sigo haciéndolo.

'Muerte en el Nilo' es su primera incursión en la obra de Agatha Christie.

Sí. En este caso, al tratarse de una novela muy densa, ha habido que adaptarla al teatro y al final se ha conseguido que el público tenga la información necesaria para seguir el desarrollo de la obra.

Pablo Puyol
Beatriz Velasco

Dice que le gustaría hacer comedia, ¿por qué?

Por mi carácter creo que podría hacerlo muy bien. Prueba de ello son los cinco años que llevo con David Ordinas interpretando “Venidos a menos”, un show chispeante, en el que reímos, cantamos y se divierte el público.

¿Me equivoco si le digo que la crisis del teatro ha quedado atrás?

No, yo también lo creo, y lo palpo cuando vamos de gira, incluso en pueblos o ciudades pequeñas se llenan los teatros.

Los jóvenes apenas van al teatro.

No es ésa mi impresión: es cierto que el 80% de quienes van al teatro es gente mayor, porque tienen un poder adquisitivo más alto, más tiempo libre pero yo me he llevado grandes sorpresas en teatros con mucha gente joven entre el público.

¿Por qué arrasan los musicales?

Hay musicales que tienen que esperar dos o tres años para poder estrenar en Madrid porque no hay teatros disponibles. Es un género que no se había explotado en nuestro país y que ha calado porque, al final, es una obra de teatro en la que cantan, bailan, y eso mueve a públicos de todas las edades.

No tenemos nada que envidiar a otras grandes ciudades.

Por supuesto. Además, se ha creado una moda de venir a Madrid a pasar un fin de semana para ver 'Billy Elliot', 'Muerte en el Nilo', o cualquier otra.

Ocurre también con las series de televisión.

Es una moda global, desde que salieron plataformas como Netflix o HBO, ha cambiado cómo se ven y se hacen las series ahora, igual que si fuera cine. Antes eran más costumbristas, todas muy parecidas y nos hemos adaptado a la manera de hacer de los americanos, y nos ha ido bien.

Ahí está el éxito de 'Campeones'.

Y 'La casa de papel', por ejemplo, que se ha convertido en un fenómeno mundial. Yo creo que la industria ha cambiado mucho en los últimos diez años, aunque tiene que evolucionar un poquito más.

“Soy vegano porque los animales siempre me han gustado, les he tenido mucho cariño"

¿Cómo ha influido la bajada del IVA en el teatro?

Mucho y te lo digo como productor de mi propio espectáculo. De la recaudación total de un espectáculo, hay una parte muy grande que se la queda el teatro, además de un 10% que se lleva la SGAE por derechos de autor y, de lo que queda, hay que pagar a los actores o actrices, total, puedes llenar una sala y lo que te queda es una mínima parte, algo ridículo. Por eso la bajada del IVA se nota muchísimo.

¿A usted alguna vez le han subvencionado por su trabajo?

Nunca, yo vivo de mi trabajo, y cuando hago algo, o bien me juego mi dinero o me paga el productor de la obra o de la serie. Es la razón por la que tenemos que inventarnos nuevas fórmulas, porque es muy complicado poner en pie un espectáculo.

¿En las redes hay que estar para darse a conocer?

Hay que estar y te lo digo yo que tengo una relación de amor odio con las redes sociales. Si fuera por mí no las utilizaría, pero si no estás en las redes, no existes.

Ésa es la parte positiva, ¿y la negativa?

La esclavitud diaria de tener que publicar algo todos los días y que la gente te vea o te siga.

Es una exposición pública que se cobra un alto precio.

Es terrible, por eso no entiendo a quienes están enganchados por diversión.

Pablo Puyol
Beatriz Velasco

No quiere complicaciones.

Para que te hagas una idea, yo vivo en mitad del campo en Málaga, trabajo en Madrid y los días que tengo libres me voy allí, a pasear con mi perro, a leer...

¿No le teme a la soledad?

No. La razón de irme una temporada a México fue precisamente que quería vivir fuera de España para ver cómo me desenvolvía en un país que no era el mío, y ha sido una experiencia muy positiva.

¿Por qué volvió?

Por razones familiares, pero me habría quedado a vivir allí por el respeto que sienten por los artistas. Allí ocurre todo lo contrario que en España, que tratan por igual al que sale en televisión gritando que a quien se dedica a hacer bien su trabajo. Yo sólo quiero que me traten con respeto, igual que yo les respeto a ellos.

Es una cuestión de educación.

Que aquí hemos perdido. Ya nadie pide las cosas por favor, ni da las gracias.

¿Cine, teatro o televisión?

El cine es lo que menos me gusta porque se pierde mucho tiempo en cosas simples, como poner un foco. La televisión y el teatro son más ágiles. Yo soy actor de batalla, ahora hago una cosa y al rato otra, y me gusta el contacto con el público.

Y la moda, ¿le gusta?

¿Como modelo? No, para eso hay que moverse en ese mundo y yo no estoy.

¿Cómo es su vida fuera de los escenarios?

Paseo mucho por la playa con mi perro, veo series, hablo con mis amigos, me tomo una copa de vino con mi gente, veo a mi familia… nada especial.

Se ha hecho vegano.

Porque los animales siempre me han gustado, les he tenido mucho cariño y porque, en general, se les trata muy mal en este país en particular.

¿No es muy radical no comer nada de carne ni pescado?

Yo no como nada que venga de un animal, pero también te digo que no soy radical, simplemente se trata de proteger al animal en general, por una cuestión ecológica. Ahora bien, que cada uno haga lo que quiera.

Pablo Puyol
Beatriz Velasco

¿Alguna ventaja en particular?

Físicamente estoy muy bien, la piel la tengo estupenda, vitalmente me siento muy activo, el problema es que habiendo tantos programas de cocina, no le enseñen a la gente la verdad de la cocina. Comer carne o pescado todos los días es perjudicial para la salud.

¿Cómo vive el movimiento MeeToo?

Me parece ridículo que en el siglo XXI sigamos hablando de estos temas. Me gustaría que movimientos de este tipo no fueran necesarios.

¿Feminista?

Ni feminista ni machista, creo en la igualdad del hombre y de la mujer, que es algo que no debería cuestionarse.

De amor, ¿cómo va?

Muy bien, gracias: me encanta la soledad, solo estoy muy bien, pero si estoy acompañado, también.

¿Quién es Pablo Puyol?

Nació en Málaga, el 26 de diciembre de 1975.

Estudios: Tras comenzar Biología, cambió de rumbo y se graduó en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga.

Trayectoria: En 1999 comienza a trabajar en el musical “Grease”. Después de varios trabajos, entra a formar parte del elenco de “Un paso adelante”, así como de UPA Dance, el grupo musical derivado de dicha serie que vendió más de 600.000 copias. En televisión ha participado en la última temporada de “Los Serrano”, en “Esposados” y en la séptima temporada de “La que se avecina”. En 2013 se une al grupo coral Póker de Voces, con Daniel Diges, David Ordinas e Ignasi Vida. En 2014 le invitan a “Tu cara me suena”, en Antena 3 TV. Y en 2015 participa en la cuarta edición, quedando en tercera posición.
En cine participó en el corto “En malas compañías”, en "20 centímetros" o en “Chuecatown”, entre otros títulos. Actualmente interpreta a Hércules Poirot en el musical “Muerte en el Nilo”, una adaptación de Víctor Conde de la novela de Agatha Christie.

La foto favorita de Pablo Puyol

Pablo Puyol
Pablo Puyol

“En esta foto estoy en Puerto Escondido, en México, con mi perra Tamal, que adopté, una de las experiencias mejores de mi vida”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos