Laura emociona a Rosario Flores y Antonio Orozco en 'La Voz Kids'

Una niña invidente saca el lado más tierno de los dos miembros del jurado del talent show musical.

La segunda tanda de las 'Audiciones a ciegas' de 'La Voz Kids' dejó grandes momentos para el recuerdo, pero si algo ha marcado esta nueva entrega del talent show musical es la emoción que inundó el plató y que dejó a Rosario Flores y Antonio Orozco al borde de la lágrima.

La estrella de la noche fue Laura, una niña invidente que tocó la fibra sensible de la hija de Lola Flores al cantar una de las canciones más conocidas de la artista, 'Qué bonito'. Tania Llasera fue la encargada de ayudar a la pequeña a subir al escenario para cumplir su gran sueño.

"Si tardo más, pues tardo más y si no sale a la primera, saldrá a la segunda o a la tercera", decía la concursante en su vídeo de presentación sobre sus aspiraciones de convertirse en cantante.

Su melodiosa voz provocó que tanto Orozco como Rosario se giraran a la primera de cambio. Al ver el precioso homenaje y el problema sensorial de la niña, la pequeña del clan Flores no pudo más que emocionarse. "Me has llenado el corazón, mi amor", aseguró Rosario. Pletórica por haber conseguido la aceptación de una de sus cantantes favoritas, Laura no dudó en decantarse por el equipo de Rosario.

La actuación de Laura marcó de lleno tanto a Rosario como a Antonio Orozco, quien no podía reprimir las lágrimas. "Jo, estas cosas te emocionan tanto, por favor. No somos nadie. Son lecciones en la vida, que nos creemos nosotros muy fuertes, pero no somos nada. Cuando ves a una niña así de fuerte cantando, vamos… Antonio se ha emocionado porque es que es para emocionarse, ¡qué flipante!", aseguraba la 'coach' del programa.

Tras recuperar la compostura, Orozco señalaba lo importante que estaba siendo el programa en su experiencia vital. "Lo que se vive aquí trasciende de muchas maneras y de los niños no se puede hacer más que aprender. Realmente 'La Voz Kids' te cambia la vida", afirmó.

Rosario también se mostró muy apesadumbrada al ver como algunos niños se van sin pasar a la siguiente fase, como fue el caso de la pequeña Teresa. "Dejar a un niño sin darte la vuelta es lo más duro de 'La Voz Kids'", apuntaba la cantante.

A su vez, Antonio recordaba que lo más importante es seguir formándose y no perder la ilusión, ya que muchas veces un primer 'no' es un siguiente 'sí'.

Este fue el caso de Pablo, un joven que no pasó las 'Audiciones a ciegas' de la anterior edición, pero que en esta ocasión ha conseguido que Rosario se girase por su interpretación de 'Almost is never enough', de Ariana Grande ft. Nathan Sykes. "No llores, mi vida, que lloro yo contigo", le decía Rosario a Pablo mientras le daba un fuerte abrazo. "Estábamos predestinados tú y yo, mi vida, es el destino".

Rosario Flores no cabía en sí de gozo tras su acertada decisión de darse la vuelta con Pablo. "¡Qué bien, qué alegría que el Señor me ha iluminado!, porque esto es que viene alguien y te hace 'pum' y le das, y dices 'ay, qué bien"", señalaba la cantante.

En ese momento, Orozco recordó unas palabras de Melendi en las que apuntaba que lo importante en la vida era perseverar para conseguir tus metas. "Yo digo que la suerte de cada uno está en el cielo y este programa es mucho de estar predestinado, porque son tantos y tan buenos que el que tiene que ganar, para mí, ya está su destino hecho", añadía Rosario.

Víctor se enfrentó a su audición a ciegas con mucho miedo. El joven no estaba convencido de que su canción, 'Caresse sur l'ocean', de la banda sonora de 'Los chicos del coro', fuera a gustar a los 'coaches', pero su actuación no pudo más que dejar sin palabras a Melendi, Rosario y Orozco. "Nos vas a tener que enseñar a cantar tú", afirmaba Antonio tras escuchar al joven.

"Aquí ha pasado algo que no se había visto nunca antes, es que yo no le puedo decir nada a este muchacho, le puedo ayudar a tomar decisiones, pero vamos, si canta de oído y canta así, ¿cuál es el siguiente paso? El único paso que queda es que comience a cantar como profesional", indicaba el cantante al saber que era con él con quien había decidido irse Víctor.

El momento más divertido de la noche llegó de la mano de Melendi. Después de una de las actuaciones, se percató de un pequeño problemilla de vestuario… ¡se había dejado la etiqueta del pantalón puesta!

"Aquí hay un problema de etiqueta", bromeó mientras mostraba el precio a cámara. "Mirad 39,90, para que luego digan que soy pijo", afirmó, sin darse cuenta de que el artículo estaba rebajado y que tan solo había costado 10 euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales