Lara Álvarez tiene compañía en la suite de su hotel

La presentadora desde Honduras de 'Supervivientes' ha desvelado que su habitación de hotel está repleta de tarántulas.

image
Instagram

Lara Álvarez se ha convertido en la reportera oficial de ‘Supervivientes 2018’. La presentadora desde Honduras, a través de una serie de vídeos, cuenta de manera casi diaria los entresijos del programa de televisión. En uno de ellos, la joven se ha marcado un directo desde el parking del hotel en el que se aloja todo el equipo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Esto es lo que rodea el hotel donde estamos el equipo. Estamos en la costa, a 40 minutos en barca y a 15 más o menos en helicóptero”, explicó. La cercanía de su suite con la naturaleza salvaje hace que Álvarez tenga que compartir habitación con unos inesperados y desagradables compañeros. “La llaman ‘Villa Tarántula’. No es coña. Tiene unas tarántulas enormes”, confesó.

Telecinco

De hecho, aprovechó para recordar una anécdota que le pasó el año pasado: “Vi una tarántula enorme. Yo había visto el vídeo de Elsa Pataky en plan supervaliente sacando la tarántula con un cuenco, intenté hacer lo mismo y yo no sabía que las tarántulas saltaban… ¡Me llevé un susto! Para sacarla llamé a Óscar, mi director”.

Y de bichos iba la cosa. Lara Álvarez también recordó el momento en el que Logan y Romina se pegaron un banquete de cucarachas, algo que confesó no cree que haría ella pese al hambre que pasan los ‘supervivientes’. “Aquí cada uno se monta la supervivencia como quiere… No sé si me atrevería por mucha hambre que tuviera… Buscaría almendras, yo creo, más bien”, afirmó.

Instagram
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, la presentadora explicó el porqué de su predilección por echarse fotos en un columpio específico. “Ese columpio está situado en Cayo Menor, justo enfrente de la cabaña donde nos maquillamos, donde me preparan… Ahí también comemos, hacemos todos los vídeos…”, comenzó diciendo.

“Es mi columpio favorito porque en el ratito que tenemos antes del directo siempre me voy como 5 minutos a respirar allí, a relajarme, a memorizar la estructura del programa. Luego, cuando acabamos la gala y antes de coger el helicóptero, paro también un poquito allí para repasar cómo han ido las cosas. Me encanta ese sitio. Es paz, no hay nadie, siempre se escucha el sonido de las palmeras”.

Instagram
Publicidad - Sigue leyendo debajo