La dura infancia de Màxim Huerta

El periodista ha visitado 'Viva la vida' para presentar su nuevo libro, 'Firmamento', y ha confesado haber pasado por momentos difíciles.

Màxim Huerta ha visitado a Toñi Moreno en 'Viva la vida' para presentar su nuevo libro, 'Firmamento'. Y como tal, el plató de Telecinco se ha convertido en toda una oda al universo.

De pequeño era 'Maxi', pero con el tiempo su nombre ha derivado a acabar en 'M', quizá una bonita forma de hacer un cambio radical en su vida. "Fue una infancia muy dura", confiesa, aunque no quiere darle muchas vueltas porque su madre estaba viendo el programa y no quiere hacerla sufrir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero no tiene nada de malo reconocer que la infancia no es siempre bonita, mientras otros están deseando regresar a tiempos pasados, él deseaba salir pronto de allí.

"La infancia no me gustó, era eterna, estaba deseando crecer y hacerme mayor", asegura, pero está "muy contento de cómo he crecido". Aunque el periodista no ha querido darle demasiadas vueltas al tema, asegura que "Yo escribía para inventarme una vida, huir a otros lugares. Me inventaba paraísos".

Publicidad - Sigue leyendo debajo