Juncal Rivero: "A las mujeres se nos juzga por nuestra edad"

La actriz, que vuelve a ser noticia porque se hará cargo de la dirección del certamen de Miss y Míster España, se sincera sobre su etapa profesional y personal. Nos habla de sus anécdotas como modelo y de cómo es su hijo Derek, de 13 años.

La madurez le sienta bien a Juncal Rivero, quien a sus 51 años no ha perdido un ápice de la belleza y estilo que tan famosa la hicieron cuando, en 1984, con 18 años, ganó varios certámenes de belleza, incluido Miss Europa, lo que le abrió las puertas de la moda, convirtiéndola en una de las maniquíes más famosas fuera de nuestras fronteras. Abandonó esa profesión para dedicarse de lleno a la interpretación, más concretamente al teatro y a la televisión, hasta que el amor llamó dos veces a su puerta y la apartó de los focos. La primera, cuando se casó con el famoso restaurador Félix Cabeza, con el que no tuvo descendencia, y la segunda, con el sueco Frederik Alm, padre de Derek, su único hijo, un adolescente de 13 años, al que su madre trata de proteger al máximo su intimidad. Centrada en su trabajo como presentadora y “personal shopper”, Juncal vuelve a ser noticia al hacerse cargo de la dirección del certamen de Miss y Míster España, que, tras siete años de parón, relanzan con fuerza y variaciones, adaptándolo a los nuevos tiempos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
FERNANDO ROI HEARST


-Dirigir el Certamen de Miss y Míster España, ¿es volver a sus orígenes profesionales?
-Nunca se me pasó por la cabeza llegar a dirigir este certamen, siempre he estado muy desvinculada de él. La idea de que me hiciera cargo de la dirección surgió de Pedro Quesada, el nuevo presidente del certamen, que se puso en contacto conmigo. Nos reunimos y el planteamiento me pareció estupendo, no sólo porque yo soy lo que soy gracias a ganar los concursos de Miss Valladolid, Miss Castilla León, Miss España y Miss Europa, también porque supone un reto muy importante para mí.

-Sin embargo, movimientos como el 8-M o #MeToo intentan que a las mujeres se les valore por lo que son y no por su belleza.
-Efectivamente, cualquier acción que se haga hoy en día en favor de la igualdad de la mujer es un paso más para que la sociedad nos valore y considere igual que a los hombres y no únicamente por nuestro aspecto físico. También es cierto que la edad se ha vuelto otro problema en profesiones como la nuestra. Sólo basta con saber la edad del DNI para perder oportunidades. A las mujeres se nos juzga por nuestra edad.

-¿Y con estas mimbres se hace cargo de un concurso que lleva inactivo siete años?
-Lo hago con mucha ilusión, precisamente porque partimos de cero, porque estamos en pañales y está todo por hacer después de tantos años sin actividad. Ahora contamos con un equipo nuevo, muy bueno, con el que estamos trabajando para organizar el certamen del próximo año, que será nuestra prueba de fuego, en la nueva web: www.missymisterespaña.com.

-¿En qué sentido?
-Este tipo de concursos de belleza ya no son lo que eran, por eso uno de nuestros objetivos prioritarios es renovar la imagen, prestando más atención a las cualidades, al talento y a los valores de quienes se presentan. Algo que ya se hace en algunos países europeos, un concepto distinto del que hay en Hispanoamérica, en los que están más centrados en la belleza y las preparan y esculpen como si de una obra de arte se tratase. Sin embargo, en España estos certámenes, desde mi punto de vista, siempre se han considerado más como una salida laboral, una oportunidad, una plataforma para alcanzar un sueño que te acerca al mundo de la moda o de la interpretación.

FERNANDO ROI HEARST

Publicidad - Sigue leyendo debajo

-¿Es lo que le movió a presentarse a Miss Valladolid?
-Mi vocación era la de ser bailarina clásica, pero me di cuenta de que estaba creciendo mucho y vi cómo mi vocación real se frustraba, pero me gustaba el mundo de la moda.

-¿Se da cuenta de que a las mujeres siempre nos ponen trabas?
-No creo que nos pongan trabas sólo a las mujeres, también a los hombres, cada profesión requiere una forma física o unas cualidades determinadas que nada tienen que ver con el género. En mi caso, tuve complicado ser bailarina. En mi casa me daban largas porque era muy joven, hasta que un día mi hermano mayor me dijo: “¿Sabes que se va a celebrar Miss Valladolid? Creo que hoy es el último día de inscripción”.

-¿Salió pitando?
-Sí, porque a mi madre en su día le habían propuesto presentarse a Miss Castilla León, pero mi padre no la dejó. Al final, gané en un tiempo récord los tres concursos de belleza, incluso el de Miss Europa. No tuve tiempo de pensar en nada ni de procesar.

-¿Cómo le cambió la vida?
-De cero a cien: yo era una niña que lo único que hacía era estudiar y bailar. Venirme a Madrid y después a París supuso un cambio total en mi vida. Lo que pasa es que yo he sido siempre muy precavida, el “ten cuidado” que me repetía mi madre constantemente lo he llevado a rajatabla. Una de las mayores preocupaciones de mi madre, como la de todas, supongo, eran las drogas. No me he drogado nunca y sólo una vez me la ofrecieron de pasada y dije que no. Es más, nunca se han atrevido a hacerme determinadas proposiciones. Yo a veces era tan precavida que parecía antipática, pero no: era tímida. Tuve que enfrentarme a un mundo que desconocía por completo, recién cumplidos los 18.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

FERNANDO ROI HEARST


-Ha sabido gestionar el éxito sin protagonizar escándalos, pero ¿a cambio de qué?
-De nada, yo vengo de una familia muy normal, obrera, pero nunca me dejé deslumbrar y mira que he estado en sitios donde jamás pensé que podía estar, con gente que nunca pensé conocer. He conocido desde Cristina Onassis a Rainiero, que me lo presentaron estando afónica y él mismo me preparó un té con miel. La lista de anécdotas sería interminable.

-En París, vistiendo de Alta Costura, se sentiría una princesa.
-Es otro mundo. Antes era otro mundo. Cuando yo desfilaba para La Alta Costura, era en magníficos hoteles como “El Intercontinental”. Los diseños eran auténticas obras de arte, que en su mayoría son cosidos sobre la propia modelo. Y sí, claro, te sentías como una princesa.

-¿No echaba de menos su vida anterior?
-Lo que más, a mi familia, mi casa, mis hermanos, mi madre, pero como afortunadamente yo tenía una tarifa casi de estrella, que pocas modelos tenían, eso me permitía vivir bastante bien. Venía a Madrid siempre que podía, incluso tenía un apartamento aquí y otro en París.

-¿Por qué el glamour ha dado paso a la uniformidad?
-Hoy en día hay muchas más cadenas de tiendas de las denominadas low cost, la moda se masifica y terminamos todos vistiendo más o menos igual. Cada vez hay menos personas que pueden comprar ropa de Alta Costura, tal vez los árabes, los rusos y los chinos, pero no en la medida de hace 30 años. Yo viví la crisis del Golfo en París, que tanto daño hizo a la Alta Costura y a las firmas de lujo en general, precisamente por ser los árabes los que más consumían este tipo de productos. Hoy por hoy, es más la imagen de prestigio que aporta a la marca que un negocio.

-¿Qué aprendió?
-¿De mi vida en París? Que al final todos somos iguales, que no importa el dinero que tengas si no hay un ser humano.

-¿Hubo alguien que le llamara especialmente la atención?
-He conocido a muchos personajes conocidos, pero Cristina Onassis reflejaba en sus ojos, en su mirada, una gran sensación de desamparo. De hecho, mientras estuvo casada con Terry Russell, tuve oportunidad de conocer a la amante de su esposo, con la que después se casaría, y eso me producía mucha incomodidad, quizá porque soy muy clásica y no concibo la infidelidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

FERNANDO ROI HEARST


-¿Qué le llevo a abandonar las pasarelas?
-El corazón. Coincidió con la época de la Guerra del Golfo, cuando la Alta Costura necesitaba reclamos externos para llamar la atención de los posibles compradores. Es por lo que empiezan a contratar modelos de portada de revistas, muy fotogénicas, fue el boom de Naomi Campbell, Linda Evangelista, de las top models que en aquella época cobraban menos que yo. Siempre me he considerado maniquí, que es el término que se ha utilizado siempre para las modelos de pasarela.

-¿Ser del signo Virgo le ha influido en su carácter?
-Sin lugar a dudas. No creo en los horóscopos, en lo que sí creo es en la influencia que tienen los astros en la personalidad. Los Virgo somos muy perfeccionistas y exigentes con nosotros mismos. Yo no necesito que me digan lo que he hecho mal, porque por desgracia ya lo sé… Intento hacer las cosas siempre bien. Cuando participé en la primera edición de “Mira quien baila”, quería hacerlo tan bien que no lo disfrutaba, no podía salir relajada.

-Ya sabía mucho de televisión...
-Donde más relajada y más a gusto me he sentido es en el teatro, porque me sabía el texto de memoria y no tenía que improvisar, salvo en ocasiones, lo que me permitía trabajar con mucha tranquilidad, cosa que no ocurre con los directos de televisión, donde puede pasar de todo.

-Para lo bueno y lo malo, en el teatro la respuesta del público es inmediata.
-Y es maravilloso. Cuando hice “Brujas”, éramos cinco chicas y no salía del escenario durante las dos horas que duraba la obra, y feliz. El teatro ha sido un lujo. Hay gente que vive del teatro, pero yo, para poder hacer teatro, la obra con Arturo Fernández, tuve que pluriemplearme y participé en “Mira quién baila” para poder con los gastos. El teatro me apasiona, la pena es que ahora no tengo tiempo.

-En Washington han prohibido desfilar en bañador.
-No lo han prohibido, han decidido que no salgan en bañador, que no es lo mismo. Me parece una decisión machista.

-¿Lo dice en serio?
-Totalmente. ¿Dónde está la libertad de la mujer entonces para decidir lo que hacer o no? ¿Por qué las mujeres tenemos que esconder la belleza? ¿Y los hombres? Nadie se ha quejado del pase en bañador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

FERNANDO ROI HEARST


-¿Qué se juega con este proyecto de Miss España?
-Muchos años de seriedad en mi trabajo. Y en lo que dependa de mí, que no quepa duda que pondré todo el esfuerzo por sacar el proyecto adelante lo mejor posible. Me preocupa, porque es un proyecto importante y soy responsable.

-¿Si volviera a empezar, se presentaría para ser Miss?
-Sin dudarlo, porque me ha dado todo lo que soy y lo que tengo.

-Siendo como es, ¿qué educación da a su hijo?
-La que me dieron. Tiene 13 años, es más bueno que el pan, muy noble, no le gusta el fútbol, viste normal, es decir, no se preocupa nada por la moda, y creo que tiene una cabeza privilegiada, esto ya es pasión de madre. Mi hijo está alejado de los medios porque lo queremos así.

-¿Sabe lo que quiere ser de mayor?
-Dice que quiere ser paleontólogo o ingeniero.

-¿Por qué optó por asesorar a señoras ricas en moda?
-¡No asesoro a señoras ricas! En la vida hay que tener un plan B, C y D y, si por haber sido Miss se me han abierto muchas puertas, también se me han cerrado otras. Decidí que tenía que hacer cosas diferentes. Creé una empresa, Class-Room.es, para acompañar como “personal shopper” a las novias que no saben o no tienen tiempo de ir de compras y que quieren vivir un día muy especial y sentirse mimadas.

-¿Es una mujer afortunada?
-Muy afortunada porque no he hecho nada que no quisiera hacer. Me ha costado mucho llegar hasta aquí, después de casi 34 años aguantando al pie del cañón, cuando me eligieron Miss España, me dijeron: aprovecha la oportunidad, porque esto no te va a durar más de tres meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Quién es Juncal Rivero?

Nació El 31 de agosto de 1966 en Valladolid.

Comienzos. Cuando sólo tenía 18 años, se presentó a Miss Valladolid. Después se coronó como Miss España 1984 y Miss Europa 1985. Por eso, saltó a los desfiles de Alta Costura del mundo, llegando a desfilar hasta en Nueva York o París. Siempre ha estado orgullosa de haber sido Miss España, por eso ahora asume la dirección del certamen tras siete años de inactividad.
Televisión. En 1992 da el salto a presentadora en TVE en el programa “Entre amigos”. Luego conduce cinco años “Noche de fiesta” y participa en “Mira quién baila”. También ha colaborado en series.
Teatro. Da el salto al teatro de la mano de Arturo Fernández con “Desconcierto”. Luego también protagonizó “Brujas”, dirigida por Manuel Galiana.
Vida sentimental. El 14 de noviembre de 1991 se casó con el restaurador Félix Cabeza y se separó cinco años después. En 2004 se casó en Palma con Federick Alm, con el que tuvo a su hijo, Derek. En la actualidad, está soltera.

Cedida

Mi foto favorita

“Cuando me hicieron esta foto era una niña, la tomaron al día siguiente de ganar el título de Miss Valladolid: lo recuerdo como si fuera ayer”.

Entrevista realizada en el hotel Ac Santo Mauro (Calle de Zurbano, 36. Madrid. Teléfono: 913 19 69 00)

Publicidad - Sigue leyendo debajo