Ana Obregón habla de la pesadilla que ha vivido por la enfermedad de su hijo

La bióloga, actriz, presentadora, modelo... se ha quedado con una sola faceta "la de madre". Ana Obregón cuenta, por primera vez, cómo está viviendo la enfermedad de su hijo, al que le diagnosticaron un tumor maligno el pasado marzo.

El 23 de marzo de 2018 la vida de Ana Obregón cambió para siempre. La actriz llevó a su hijo al médico porque sufría muchos dolores y allí les dieron la peor de las predicciones: sufría un tumor, como ha declarado a la revista Hola. El joven fue operado de urgencia y dos días después llegó el diagnóstico de la biopsia. No sólo sufría un tumor, sino que además era maligno y del que existían muy pocos casos en el mundo, por eso hizo las maletas y buscó tratamiento en el Memorial Sloan Ketteting Ceancer Centrer de Nueva York (tal y como publicó Diez Minutos en exclusiva), al conocer que allí se habían tratado casos similares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora, siete meses después y tras vivir "una pesadilla", Ana ha abierto su corazón a la revista Hola y habla por primera vez de cómo fueron esos primeros momentos, cómo ha vivido estos meses en EE. UU. junto a su hijo, los motivos por los que han regresado a España y cómo ha cambiado su vida para siempre. "La Ana Obregón artista ya no existe, ya solo queda la madre. La primera se fue y no creo que vaya a volver nunca más", reconoce Ana.

Instagram

En este más de medio año de calvario, la bióloga revela que sólo ha llorado una vez, cuando le dieron la noticia, ya que no podía derrumbarse para que su hijo tampoco se viniera abajo. Ana se deshace en palabras de amor para su hijo, del que afirma que "su fortaleza me ha hecho fuerte". El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio estaba tomando "morfina para soportar los fuertes dolores que tenía" antes viajar a Nueva York. Y a pesar de lo duro que ha sido el tratamiento, la actriz explica que "Álex no ha dejado de trabajar ni de entrenar tras pasar cuatro días en cama, a pesar del veneno que le metían en el cuerpo".

Instagram
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ana cuenta el motivo de su regreso a Madrid. "Nos hemos vuelto porque mi hijo ya puede concluir en Madrid el ciclo de tratamientos, que acabara en diciembre, aunque luego tendrá que volver a Nueva York para hacerse chequeos cada tres meses". Y pronostica: "Está navidad será especial porque a su hijo le van a decir que 'ya está curado'". Álex recibe tratamiento cada tres semanas y hasta que no pasen diez años no recibirá el alta, como pasa con aquellos enfermos que han sufrido un tumor.

A pesar de la distancia –casi 6.000 kilómetros separan Madrid de Nueva York– y de necesitar a veces un abrazo, Ana reconoce que ha estado muy arropada por su familia y amigos. Sus hermanas, Celia y Amalia, han viajado varias veces, y Alessandro Lequio "ha venido lo que ha podido". Álex también recibió una visita muy especial, la de su hermano Clemente, que pasó varios días con él. Y Ana cuenta que también ha recibido muchos mensajes de apoyo, entre los que destaca los de Isabel Pantoja, Micky Molina (con el que tuvo una relación), y Antonia Dell'Atte, madre de Clemente.

Ana Obregón y su hijo, Álex, en una imagen de archivo de marzo de 2017.
HEARST

La percepción de la vida ha cambiado para siempre para Ana. "El verdadero problema es que de la noche a la mañana te digan que un hijo, familiar o alguien que quieres tiene una enfermedad terrible" y manda un mensaje esperanzador: "Cáncer no es sinónimo de muerte".

Publicidad - Sigue leyendo debajo