Marisa Jara muestra las cicatrices de su operación

La modelo y actriz sevillana tuvo que ser intervenida urgentemente por un tumor cercano al colón. Ahora, la joven se recupera en la Fundación Jiménez Díaz, con muchas ganas de salir adelante y vencer esta batalla de la mejor forma posible.

Marisa Jara ha tenido que ser hospitalizada, de urgencia, en la Fundación Jiménez Díaz para extrirparle un tumor.
Instagram

Marisa Jara es una mujer muy valiente, de ello no cabe duda. La modelo sevillana ha demostrado que toda una espartana, una mujer luchadora y con mucha fuerza, capaz de capear todos los obstáculos que le presenta la vida. Marisa Jara acudía hace menos de una semana a informarse de las posibilidades de ser madre, cuando, sin previo aviso, le detectaron un tumor en el estómago que alteró todos sus planes de futuro. La modelo tuvo que ser intervenida de urgencia en la Fundación Jiménez Díaz, donde ahora se recupera. Ella misma ha querido demostrar que la recuperación va viento en popa mostrando sus cicatrices y confirmando que el dolor va menguando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Marisa Jara ha publicado en su cuenta de Instagram las primeras imágenes con las cicatrices causadas por la complicada intervención. Con un mensaje de ánimo y también de agradecimiento a todas las personas que le han demostrado su amor en estos complicados momentos.

"Quería deciros a tod@s que estoy muy contenta y feliz pq ya no tengo tantos dolores y me voy recuperando poco a poco y que me hacéis llorar de emoción por el cariño tan Grande que me dais! Es maravilloso sentir tanto amor incluso de gente q no conoces! Como no me voy a curar con la fuerza q me dais?☺️
La cornada de la tripilla es lo de menos
!!
Os mando muchos besitos🤗💋💋💋❤️", escribía Marisa Jara junto a esta imagen.

A sus 38 años, Marisa vuelve a enfrentarse a graves problemas de salud. El pasado año, publicó un libro titulado 'La talla o la vida', en el que dio detalles sobre la bulimia nerviosa que sufrió durante años y el trabajo que le costó superarla. El peso se convirtió en una obsesión en su vida: "Mi vida era un constante dilema entre mis problemas de peso y mi relación con la comida. Mi ansiedad estaba constantemente al acecho. No podía pretender comer de la misma manera y mantener una talla 36", explicaba ella misma. Ahora su batalla es contra el cáncer, pero su fuerza y su carácter guerrero podrán con todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo