Oscar Higares: "Me gusta soldar el hierro, coser, interpretar, tengo muchas inquietudes"

El torero es una auténtica caja de sorpresas y se atreve con todo lo que le echen porque la vida hay que disfrutarla al máximo haciendo lo que más te gusta. Y encima presume de tener una familia extraordinaria: una esposa con la que lleva media vida y tres hijas maravillosas. Sin duda, un tipo afortunado.

Oscar Higares y Rosa Villacastín
Guillermo Jiménez

Tiene un cuerpo de escándalo, sonrisa cautivadora y una naturalidad que sorprende tratándose como se trata de un torero famoso, pese a que se cortó la coleta hace tiempo. Oscar Higares es un personaje atípico, pues no solo es un apasionado de la fiesta, de la moda, del arte en general, también es un hombre que vive entregado a su familia. Casado con Sandra Álvarez desde hace 27 años, la pareja tiene tres hijas (India, Martina y Chloe) por las que beben los vientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Oscar y Rosa, en el restaurante La tirolina, en Aravaca, Madrid.
Guillermo Jiménez

Oscar, es usted una auténtica caja de sorpresas.

¿Por qué lo dices?

Porque nada se le resiste.

Soy un tío con muchas ganas de aprender, muy inquieto, muy de probar cosas nuevas, por eso la gente se sorprende cuando descubre algunas facetas mías, algunas tan insospechadas como que me gusta coser. De ahí que les llamara la atención cuando me vieron en 'Maestros de la costura', porque para mí coser es normal.

¿Le relaja?

No, no, a mí me gusta la ropa, me gusta hacerme cosas, transformar la que tengo. Cuando toreaba e iba a que me hicieran los trajes de luces, intentaba trasladar al modisto lo que yo quería, pero no terminaba de cogerle el punto. Estaban acostumbrados a hacer siempre lo mismo, con la sola variante de los colores. Fue cuando pensé que era más fácil hacérmelos yo.

¿De quién ha heredado la afición por la costura?

De mi madre, que es una mujer fantástica, muy habilidosa. Ella tenía una máquina de coser Singer que había sido de mi abuela, fue ella quien me enseñó a coser. Nosotros somos tres hermanos, César el mayor que tiene 48, yo que tengo 47 y Víctor que tiene 43.

Supongo que estará encantada con ustedes.

Figúrate, porque los chicos con las madres tenemos una relación muy especial. Con mi padre es diferente, es muy intensa, porque es muy exigente, como todos los padres que quieren lo mejor para sus hijos. Pero con el tiempo te das cuenta de que todo lo que me decía era por mi bien. Le respeto mucho porque tengo esa educación taurina que él me inculcó desde niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Fue quien le metió el gusanillo del toreo en el cuerpo?

Sí y no. A mí me empezaron a gustar los toros durante una novillada nocturna que se celebró en Madrid y en la que toreaba Carretero, un torero que apoderaba un tío mío. Fue una experiencia mágica. No quería ser torero, quería ser el hombre que estaba dentro de aquel traje de luces.

"Cuando toreaba intentaba trasladar al modisto lo que yo quería, pero no le cogía el punto y pensé que era más fácil hacerme los trajes de luces yo", comenta Oscar.
Guillermo Jiménez HEARST

¿Tanto morbo tiene el traje de luces?

Morbo no sé, pero mi primer traje de luces me lo regaló Carretero. Había pertenecido a Palomo Linares y estaba viejito, viejito, todo roto, pero no me importaba. Me lo puse para torear en Marín (Pontevedra), no lo olvidaré. Tampoco que fue el traje más bonito que he tenido nunca.

¿Por qué abandonó los toros?

Porque llevaba mucho años toreando y la exigencia era cada vez mayor. Yo siempre he dicho que los toreros no nos retiramos, a los toreros nos retiran porque hay un momento en el que vienen otros más jóvenes, que te van empujando, igual que hicimos nosotros cuando empezamos y decidí que era mejor dejarlo que no terminar mi carrera toreando en pueblitos.

¿Fue una liberación?

Yo no diría que me liberé pero si lo hice fue porque tenía otras muchas otras cosas que me apetecía hacer. Antes de retirarme yo iba sembrando, participaba en un programa de televisión, en una serie, como la que se acaba de estrenar 'Gigantes', dirigida por Enrique Urbizu, en la que participo. Te preguntarás: "¿Cómo he conseguido estar ahí?" Pues porque hice un 'casting', como todos los actores, y porque llevo muchos años preparándome para ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Me llama la atención lo claras que tiene las ideas.

Cuando tú empiezas a caminar por la vida, Rosa, la vida te da oportunidades. A mí me llevó a una plaza de toros y pensé, ¡esto es lo mío! y estuve 25 años toreando, pero de repente descubro otras cosas que me emocionan y me pregunto, ¿por qué no probarlas? Vivimos en un país en el que la gente se olvida de todo, por eso hay que tener la capacidad para llenar tu vida de cosas bonitas y hacer lo que te llene, que en mi caso son las que me hacen sentirme vivo.

¿Qué le dicen sus hijas cuando le ven en la tele o en el cine?

¡Flipan! Pero se lo toman con naturalidad porque me lo han visto hacer desde siempre. Ellas me han visto torear, actuar, bailar: esto para ellas es lo normal. En mi casa se hace deporte y vida sana. India, con 14 años, ha estado todo el mes de julio trabajando. Se levantaba a las 7, cogía un autobús y un cercanías y en Madrid iba a la escuela que tiene Ana Álvarez, mi cuñada, y ahí estaba ayudando a su tía, para que sepa lo que cuestan las cosas.

Predicando con el ejemplo.

Sí, porque Sandra, mi mujer, se levanta a las 4,30 de la madrugada para ir a trabajar, y cuando llega a casa a las tres, ya está la comida en la mesa: es lo lógico y natural. Nosotros somos un equipo, algo que acordamos desde que decidimos tener hijos, por eso nuestra prioridad ha sido siempre compartirlo todo. Y si yo tengo la suerte de disponer de tiempo, se lo dedico a ellas, por eso esa unión tan grande que tengo con mi mujer y mis hijas.

Oscar está encantado con sus tres hijas y su mujer: "Tengo una familia muy bonita".
Guillermo Jiménez
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tiene dos más ¿qué hacen?

A Martina, que tiene 12 años, le gusta mucho el deporte y bailar, es una belleza, y Chloe, la pequeña, va a remolque de las otras dos, pero es muy buena estudiante, saca muy buenas notas y por lo que dicen los profesores la quieren mucho sus compañeros. La verdad es que tengo una familia muy bonita.

¿Que valores les inculcan?

La generosidad y uno que me enseñó mi padre: les enseñamos a escuchar. Yo he aprendido muchas cosas de Sandra, una mujer con un talento especial, porque yo soy un terremoto y ella, no. Ella se toma las cosas con sencillez, igual que su padre, que era un ser maravilloso.

Pocas veces se le ve haciendo vida social con Sandra.

Porque no le gusta salir. A veces, al verme solo, me preguntan si estamos separados. Yo me río porque vamos a cumplir 27 años de casados.

¿El suyo fue un amor a primera vista?

De alguna manera, sí. Yo fui a Ronda a ver a Francisco Rivera, el día de su debut. Al llegar todos los hoteles estaban ocupados y uno de los que venía con nosotros, se acordó de que una amiga suya vivía en Estepona. La llamó y allí nos fuimos a dormir. La chica era Sandra, que estaba con sus hermanas, Ana y Miriam, tres bellezones. Cuando mi amigo se vino a Madrid yo me quedé unos días, y hasta hoy.

Sin embargo, son muy diferentes.

Mucho. A mí me gusta cocinar y a Sandra no. Me gusta ir de compras y a ella nada...

Teniendo tanto gusto, ¿no se le ha ocurrido poner una tienda?

No me divierte tanto ponerme la ropa como hacerla o transformarla. Yo soy artista, Rosa, yo tengo esa necesidad de crear cosas. Si tú fueras a mi casa alucinarías.

"A Sandra no le gusta salir. A veces, al verme solo, me preguntan si estamos separados. Me río porque vamos a cumplir 27 años de casados", declara.
Guillermo Jiménez HEARST
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Es su casa el fiel retrato de su personalidad?

Sí, porque todo lo que hay lo he hecho yo: las mesas, los cuadros, las lámparas, todo. Es una forma de reafirmarme: para qué voy a comprar algo si lo puedo hacer yo. Esa inquietud artística es la que voy plasmando en todas las facetas de la vida.

¿Y esto le hace feliz?

Muchísimo, precisamente porque lo hago yo.

¿Es presumido?

Sí, claro, también soy coqueto, pero dentro de la naturalidad. El otro día me preguntaban qué productos utilizaba para el pelo. Le dije la verdad, la espuma de Mercadona de 1,50 €. No se lo creía. Lo digo siempre, yo tengo cuerpo de pobre.

¿Me toma el pelo?

Lo que quiero decir es que yo no necesito comprar en las tiendas de lujo para ir bien vestido. Basta con saber combinar la ropa y tener la capacidad de divertirte poniéndote cosas que otros no se pondrían nunca.

¿Qué le ha aportado 'MasterChef'?

Es una experiencia dura porque hay mucha competitividad ya que, como es lógico, todos querríamos quedarnos, pero es un programa muy chulo, en el que hay que estar muy despierto porque son muchas horas de grabación.

¿Cuál es el secreto de la buena cocina?

Reconocer el sabor de lo que estás cocinando. Si tú has comido muchas veces una carrillera, sabes cuál es el punto. A la hora de crear, cada uno le pone su punto pero saber hacer una carne bien hecha cuando se hace con prisas es más difícil. Y aquí el punto espectáculo cuenta mucho. En ese aspecto, había auténticos expertos, como Boris Izaguirre, Santiago Segura, dos personas muy competitivas.

¿Le han sorprendido?

Sí, porque yo he descubierto a un Santiago que no conocía, un ser entrañable y con un gran sentido del humor. Mario Vaquerizo es encantador, Antonia tiene un carácter muy fuerte y Carmen Lomana es una mujer que hay que conocerla porque es adorable. Todos son estupendos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Se ha conseguido que solo se transmita lo malo, la muerte, la sangre. La tauromaquia no hay que defenderla, hay que enseñarla", reconoce el torero.
Guillermo Jiménez HEARST

¿Qué enseñanzas ha sacado de la convivencia en grupo?

Yo he aprendido a ser más paciente con las ideas ajenas, porque al tratarse de un grupo cada uno quiere imponer su criterio y eso no siempre es posible. He aprendido que no hay que echar la culpa a los demás, porque a veces es tuya y no te das cuenta.

¿'Gigantes' es su proyecto más importante?

Sí, quizá no el papel porque es pequeño, el de Caracaballo, lugarteniente de José Coronado, pero sólo trabajar con Enrique Urbizu, es lo que cualquier actor desearía. Yo me emocioné cuando me reuní con él, porque me di cuenta de que estaba ante uno de los grandes directores de este país.

Le han dicho que le quiere la cámara

Porque la cara refleja la verdad y yo tengo muchas experiencias acumuladas en mi vida. Y si esas experiencias soy capaz de canalizarlas bien, mi cara las refleja. Yo navego desde lo que he vivido: el sufrimiento, la tensión, la incertidumbre, el miedo.

¿Cómo recuerda el miedo?

Con miedo. Noches en las que el miedo no te dejaba dormir porque al día siguiente te ibas a enfrentar a un toro enorme. Lo que tenemos los toreros es una capacidad de sufrimiento muy grande. Los únicos que somos capaces de entregar nuestra vida por nuestra profesión.

¿Cree que la fiesta está en el final de trayecto?

Estamos asistiendo a momentos muy convulsos en los que hay una falta de información muy grande porque han conseguido que sólo se transmita lo malo, la muerte, la sangre. La tauromaquia no hay que defenderla, hay que enseñarla.

Mi Foto favorita

Luis Malibran

"Esta foto me gusta porque aparezco con mi última colección de joyas. Una línea en la que prima la turquesa, que es mi piedra favorita".

¿Quién es él?

Nació. En Madrid, el 22 de julio de 1971.

Inicios. Toreó por primera vez en Santa Cruz del Retamar (Toledo). Cuatro años después tomó la alternativa en la Plaza de las Ventas, apadrinado por Roberto Domínguez y Pepe Luis Vázquez.

Trayectoria. En la Feria de San Isidro es donde más ha destacado profesionalmente. De ahí, que sea su favorita. Ha participado en numerosos programas de televisión, entre otros, 'El Club de Flo', que presentaba Florentino Fernández; '¡Mira quien baila!', quedando tercero; 'El Gran Prix del verano'; 'Channel número 4'; así como en las series: 'Yo soy Bea'; 'Ponme una nube, Rocío'; 'La hora de José Mota'; 'El hormiguero' de Pablo Motos; 'Bandolera' de Antena 3 TV, y 'Víctor Ross'. Participó en el reality de Telecinco 'Supervivientes'. Actualmente participa en 'MasterChef Celebrity', donde ha sido eliminado, y también en la serie 'Gigantes', junto a José Coronado (Movistar +).

Familia. Lleva 27 años casado con Sandra Álvarez, con la que tiene tres hijas: India, Martina, y Chloe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo