El último disgusto de María Teresa Campos

La presentadora no gana para disgustos, tras la nueva operación de Terelu, ahora se enfrenta a una demanda de su asistenta por despedido improcedente. "Es lo más grande que podía pasarme. Por ella habría puesto las manos en el fuego", dice en exclusiva a Diez Minutos.

Se ha llevado un buen disgusto. La denuncia interpuesta por su empleada del hogar, María Silva, por "despido improcedente" le ha caído como un jarro de agua fría. María Teresa Campos nunca hubiera imaginado que esa mujer, que le salvó la vida tras sufrir el ictus, –fue la primera en darse cuenta de que le pasaba algo– y que ha estado a su lado, de manera impecable, durante los últimos quince años, no sólo la haya denunciado sino que ahora le pida una indemnización de 10.000 euros. Según cuenta el portal Informalia, todo empezó a finales de verano, cuando María, después de trabajar unos días en Málaga con Teresa Campos –por los que cobró 500 euros– cogió las vacaciones que le correspondían y se marchó a Perú.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Captura

Hasta aquí todo correcto. Lo que no sabía Teresa es que el 6 de septiembre, día que acababa dicho permiso, María no regresaría. "Me escribió un whatsApp indignada en el que decía que por ella podía quedarme en Perú", dice la ex empleada. Según ella, sus vacaciones iban del 8 de agosto al 8 de septiembre.

Captura TV

"Si en vez de estar en Perú yo hubiera estado más cerca, habría ido corriendo al recibir el mensaje, pero no podía cambiar el billete. Luego recibí una carta suya como que yo había renunciado a mi trabajo cuando eso no es cierto. María Teresa no quiere reconocer que he sido despedida. Yo sólo pido que me indemnicen por los años trabajados. Mi abogado calcula que son unos 10.000 euros. Pero de momento el abogado de María Teresa se ha negado", termina.

Quince años trabajando juntas

María fue una de las protagonistas del reality 'Las Campos'. De hecho, en el programa declaró que María Teresa era para ella "como una madre". Sin embargo, el pasado mes de septiembre no sólo no regresó a su puesto de trabajo, sin dar explicación, sino que además ha demandado a su jefa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Captura TV

La versión de María Teresa

Por supuesto, la versión de la Campos dista mucho de la proporcionada por su ex empleada. Hemos hablado en exclusiva con la presentadora, que no sale de su asombro y está realmente triste: "María no sólo desapareció sin dar explicaciones, porque no se incorporó el 6 de septiembre, –no sé con qué argumentos– sino que además ahora pide una indemnización de 10.000 euros", confiesa la reina televisiva.

Y continúa, sin salir del trance con auténtico alucine: "Yo nunca he despedido a nadie… Sonsoles –su imprescindible secretaria– está conmigo desde hace veinte años y Gustavo –su chófer– treinta".

Mediaset

Entonces, ¿qué pasó? La periodista tampoco encuentra una explicación. "En septiembre María cogió sus vacaciones y viajó a Perú, pero nunca regresó y ahora dice que fue despedida 'sin miramientos'. No dio explicaciones ni comentó las razones de tan inesperada 'espantá'. María fue la primera que detectó el ictus que padecí, era un amor de entrega y confianza. ¿Qué le habrá pasado para un comportamiento tan extraño? No salgo de mi asombro. No entiendo que me demande reclamando no sé qué. Mis abogados llevan el tema porque yo creo en la Justicia. La razón la tiene quien la tiene. Es lo más grande que podía pasarme. Por ella habría puesto las manos en el fuego.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Carmen Borrego, en defensa de su madre

Quien también ha salido en defensa de su madre ha sido Carmen Borrego, que ha querido explicar lo que para ella es una traición de la ex empleada. "Ella tenía un plan. No tenía previsto volver. Hemos visto que se había llevado todo de su habitación. La llamamos, pero cambió de número e incluso nos bloqueó en Facebook. El día 12 de septiembre le mandamos un burofax para decirle que seguíamos esperándola y que cuándo pensaba reincorporarse al trabajo. Como no contestó, se procede a la baja laboral y legal". Sobre cómo ha vivido su madre esta noticia, Carmen es clara: "No está preocupada porque sabe que todo es una estrategia, sabe que hemos hecho todo bien y tenemos pruebas", sentenció.

Sin embargo, al habla con María Teresa ella admite que se disgustó mucho: "Confío que algún día María se explique y pueda justificarse para llegar a entender lo que encuentro inadmisible", ha dicho. Y mucho más ahora que la presentadora tiene por delante la mudanza a su nuevo hogar, un adosado de 350 metros cuadrados en Aravaca, Madrid.

Agencia

La salud de Terelu, su otra preocupación

A este disgusto con su empleada, Teresa suma su preocupación por la salud de Terelu. La presentadora fue operada, por segunda vez, el 14 de noviembre para –según el parte médico– realizarle un injerto de piel tras su doble mastectomía. Unos días después acudió a revisión a la Fundación Jiménez Díaz y salió con semblante serio. La recuperación está siendo complicada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agencia
Publicidad - Sigue leyendo debajo