Judith Mascó habla de familia, amor y deporte

Judith Mascó madrugó para ser puntual al encuentro de la segunda edición del movimiento Beer Walkers, del que además es madrina y embajadora. La actividad, que es una iniciativa que nace como extensión de Beer Runners y que continúa su andadura en Barcelona después de su arranque en Madrid, va dirigida a todas aquellas personas que prefieren caminar en lugar de correr sin renunciar a dos aspectos fundamentales de nuestra cultura mediterránea.

Judith Mascó, Judith Mascó entrevista, Judith Mascó habla de su familia, Judith Mascó  Beer Walkers,  Beer Walkers, Beer Runners
María José Rasero

Judith Mascó madrugó para ser puntual al encuentro de la segunda edición del movimiento Beer Walkers, del que además es madrina y embajadora. La actividad, que es una iniciativa que nace como extensión deBeer Runners y que continúa su andadura en Barcelona después de su arranque en Madrid, va dirigida a todas aquellas personas que prefieren caminar en lugar de correr sin renunciar a dos aspectos fundamentales de nuestra cultura mediterránea, la actividad física y el acto social de compartir unas cervezas con sus tapitas correspondientes. En esta ocasión, Mascó y todo el grupo de walkers recorrió cinco kilómetros andando por el paseo marítimo de la Ciudad Condal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Previamente a la caminata, la modelo aseguró que el deporte le ayuda a mantener unida a su familia y habló sobre su experiencia como madre de unas hijas cada vez más mayores: María cumplirá 20 años el próximo mes de enero, Paula y Romita ya tienen 18 y Clara, la pequeña, 12.

María José Rasero

Hoy has quedado para caminar y tomarte una cerveza. Lo de la cerveza no nos cuadra tanto contigo…

Cuadra perfectamente. Me encanta. Soy una persona que siempre he practicado deporte, aunque no de una forma extrema. Hago mis excursiones, mi nordic walking, mi yoga y mi pilates cada semana. No soy muy buena en nada, pero hago un poco de todo, después disfruto de la vida, me encanta socializarme y cultivar mis amistades, además, tomarme una cerveza con unas tapas como recompensa del deporte es algo que me hace muy feliz. Todo es compatible. Me sienta igual de bien la caminata de 5km por el litoral de Barcelona que las tapas con los amigos. La salud es algo físico y mental y la parte social ayuda mucho.

¿Con tu familia practicas deporte o haces alguna actividad de este tipo?

Sí, somos muy de montaña. Nuestro grupo de amigos es de este entorno y los deportes que practicamos son al aire libre y muy espontáneos. En invierno, esquí de montaña y en verano excursiones, pero con los palos de nordic walking, luego la cervecita y el picoteo.

El deporte a los amigos y a la familia…

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sí, nos mantienes unidos. Es algo que siempre podemos tener en común, somos una familia de practicar mucho deporte, sobre todo, mi marido, y a mí me encanta. Si ellas se llevan a sus amigos y nosotros los nuestros acabamos un grupo grande.

María José Rasero

El deporte genera serotonina y mata los nervios.

Sí, sólo de llegar hasta aquí y haber visto la salida del solo… es tan gratificante que te pone muy feliz, deberíamos hacerlo más a menudo. A priori da pereza, pero después te quedas con una sensación estupenda. Se acerca a la máxima felicidad y partimos de cosas muy sencillas que puede hacer todo el mundo. A veces, tendemos a complicarnos la vida y pensar que la felicidad es de unos pocos o de los que más tienen, y todas las personas pueden encontrar dentro o fuera de la ciudad un lugar bonito donde andar. Luego, mantener tus amistades es muy importante. Cuanto más mayor te haces más, porque los hijos van a dejar tu casa y los amigos los tendrás para siempre si los mantienes y los cuidas. Hay gente muy sola en las ciudades y que busca socializarse. Yo tengo mi grupo de amigos, pero hay gente que no lo tiene y es una manera ideal de conseguirlo.

Se acercan las fiestas, ¿algún plan especial?

Nosotros lo celebramos todo. Las costumbres catalanas y las castellanas por parte de mi marido. Todo y bien seguidito, luego nos vamos fuera para esquiar y pasarlas con amigos. Y celebrar el cumple de mi hija mayor que en enero ya cumple 20 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo es tu relación con tus hijas?

Las dejo mucho a su aire. Soy estricta con lo que a mí me parece importante, pero hay que dar prioridades. En general, les doy mucho margen, no quiero que por el hecho de ser quien soy y como soy marcarles en nada. Tienen mucho camino por recorrer, experimentar y equivocarse. La gente joven tiene mucho que ofrecer, aprender y me gusta mucho como son cada una de ellas. Son muy creativas, liberales y creo que van bien, no tengo ninguna queja.

¿Sufres?

No, creo que las bases están y las veo capaces.

¿Eres madre y amiga?

No, no nos engañemos, las madres somos madres. Hay momentos de complicidad, pero son excepciones. Al final te das cuenta de cuando abusas de esta faceta enseguida te ponen a tono.

¿Has aprendido cosas de ellas?

Sí, son pequeñas cosas cotidianas. Es muy bonito, pero no me ha sido nada fácil. Estas son edades muy complejas, pero es un camino interesante y nada aburrido que te mantiene muy activo y despierto y que, si lo tomas en positivo, aprendes. De ellas y de ti misma. Aprendes a ser humilde, a rectificar, a ver cosas que tenías muy claras que no lo son, a redescubrirte porque es lo que más quieres en el mundo. Ahora es su momento, lo mío ya lo he hecho, y hay que darles paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo