Pablo Motos despide a su madre, Amelia Burgos, entre lágrimas

A pesar del fallecimiento de su madre, que había muerto esa misma mañana, el presentador condujo 'El Hormiguero' y se divirtió con Laura Pausini. Solo al final del programa, quiso dedicarle la emisión a su madre y rompió a llorar.

Laura Pausini y Pablo Motos en 'El Hormiguero'
El Hormiguero

Pablo Motos ha afrontado, como un auténtico profesional, uno de los días más duros de su vida. El 11 de diciembre por la mañana, el presentador había perdido a su madre, Amelia Burgos, y, por la noche, se puso al frente de su programa 'El Hormiguero' que recibía a su buena amiga, Laura Pausini. El programa transcurrió con el buen rollo habitual pero, antes de acabar, Pablo quiso tener un detalle con su progenitora que también fue colaboradora del programa de Antena 3. "Me quiero despedir y a ver si soy capaz de decirlo. Yo hoy quiero dedicarle este programa a mi mamá que ha fallecido esta mañana" logró decir antes de derrumbarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antena 3

Pablo recibió el abrazo y el consuelo de Laura que intentaba mitigar su dolor. "Eres un grandísimo profesional y un gran hijo. Si tú eres así es porque has tenido una familia increíble" le decía la italiana. "Un beso para ella" se despidió Pablo, entre lágrimas.

Antena 3

Amelia Burgos, conocida por 'La Amelia', fue colaboradora en 'El Hormiguero'. La madre de Pablo Motos tenía una sección en la que hablaba con los invitados del programa y protagonizaba divertidas intervenciones telefónicas. Uno de sus vídeos más virales fue cuando la madre de Pablo Motos enseñó la colección de relojes que tenía.

El Hormiguero

Pero las de Pablo no fueron las únicas lágrimas del programa. Laura Pausini se emocionó con el libro mágico, un libro que solo funcionaba si lo tocaba ella. Éste recogía la historia de su vida: desde su nacimiento en un pueblo del norte de Italia hasta cuando iba a ver a su padre tocar en el piano bar. También cómo grabó una cinta para un concurso que no ganó. "Es una canción mía que habla de mí y de mis padres, es muy emocionante" explicó entre lágrimas. Ganó San Remo con 18 años. "Fue el momento con más miedo de mi carrera porque era la primera vez que cantaba ante las cámaras. Me dijeron mira a la luz roja pero yo solo pensaba en Marco, el de la canción, que era una persona real. Tenía la boca seca, como un camello. En los 90, si ganabas San Remo, pasabas de no ser nadie a ser muy conocida" contó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El Hormiguero

"No tengo palabras y es raro" dijo. Laura también recordó cómo fue la primera italiana en ganar un Grammy. "Gracias a todo España con todo mi corazón" añadió y recordó a Paolo, su 'amore', y su hija. "Es un Hormiguero llorón. Es un regalo de Navidad anticipado" le confesó al presentador.

El Hormiguero

Pero no todo fuer0n lágrimas. Laura soltó alguna que otra carcajada cuando explicó que su padre estaba vigilándola desde un seto cuando se dio su primer beso. "Y eso que tenía 19 años" contó. También sacó su cara más amable cuando hablaba de su única hija, Paola. "Está muy bien, está muy loca. Tiene cinco años y solo se escucha Michael Jackson en su casa y todos los días se pinta de zombie y a las 4 o 5 de la mañana viene a nuestra cama y dice 'Mamá se me ha caído un ojo' y es que todo el tiempo escucha 'Triller'" declaró. "Además también me da consejos. Me dice te vi ayer noche en televisión y no hablaste muy bien. Tiene 5 mi hija pero es muy loquita. A mí me encanta y le dejo ser muy ella" "Estoy tratando darle lo mejor de mí aunque pueda equivocarme" añadió.

El Hormiguero

Pablo y Laura demostraron que tienen telepatía porque pudieron comunicarse sin usar las palabras. "Lleváis un rollito muy raro" decían las Hormigas. "Tenemos una conexión total porque mi chica se llama Laura y su chico Pablo" contó Motos. "Yo tengo debilidad por ella" confesó Pablo. "Yo también" añadió Laura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo