Ana Boyer y Verdasco dejan el hospital

La pareja ha abandonado el centro donde Boyer ha dado a luz a su primer hijo junto al tenista. Felices y radiantes han podido abandonar las instalaciones.

Ana Boyer y Fernando Verdasco
Gtres

Después de ser padres por primera vez, Ana Boyer y Fernando Verdasco han abandonado la clínica Ruber Internacional de Madrid donde la hija de Isabel Presley ha dado a luz a su primer hijo sin ningún tipo de problema. Miguel, que es así como se llama el pequeño, ya se encuentra junto a sus padres en su casa después de que los tres abandonaran el hospital a toda prisa esta mañana sin posar ante las puertas del hospital, lo que ha sido criticado por algunos periodistas.

Fernando Verdasco
Gtres

El padre, Verdasco, era el encargado de dar a conocer la primera imagen de su hijo Miguel, una tierna instantánea en la que podemos ver la mano aún arrugadita de su pequeño que aprovechaba para agradecer a todo los mensajes de cariño, apoyo y amor que han recibido durante su estancia de dos días en el hospital. La madre, Ana Boyer, después de haber dado a luz ha lucido el buen estado de forma en el que se mantenía durante su embarazo: "la hemos visto delgadísima y super sonriente", explicaba la reportera de 'Ya es mediodía' en Telecinco.

Ana ha salido con look informal con unos pantalones blancos tobilleros, zapatillas deportivas y una camiseta de Minnie Mouse rosa, tapada con un abrigo beige y un clutch negro. Por su parte, Fernando Verdasco ha lucido el look al que nos tiene acostumbrados con un chandel negro con camiseta blanca y gorra deportiva incluida.

Ana Boyer y Fernando Verdasco salen del hospital
Gtres

La espera ha sido intensa para Fernando Verdasco que ya hace unos días publicaba en sus redes sociales las ganas que tenía de verle por primera vez y es que su mujer ya había salido de cuentas. "¿Vas a salir hoy? Quiere verte ya", escribía el tenista.

La familia puede disfrutar ya de su estancia en casa después de haber permanecido observando el desarrollo de madre e hijo durante 24 horas sin que hubiera ningún problema. Desde mediodía Ana Boyer contaba con el alta médica para poder abandondar la clínica aunque no ha sido hasta la hora de la comida cuando por fin ambos han cruzado la puerta, aunque sin pararse a posar y hablar con los periodistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo