Margarita Robles, así vive el reto de las próximas elecciones generales

La ministra de Defensa nos habla de cómo ha sido su carrera como magistrada y política y charlamos con ella sobre temas de actualidad como la eutanasia o el procés.

Margarita Robles
Diego Puerta

Tras su aspecto menudo, Margarita Robles esconde una mujer de carácter, feminista, que ha alcanzado altas cuotas de poder tanto en la judicatura como en la política, lo que no le impide dedicar tiempo a sus amigos, a Luna, su perra, a buscar soluciones a los problemas de nuestra sociedad, y que ella trata de solucionar con trabajo y tesón, el mismo que empleaba cuando tenía que preparar oposiciones. Ministra de Defensa en funciones, quedamos en el Hotel Westin Palace de Madrid, para hablar de su vida fuera de la política, de Cataluña, de la mujer, y de su nuevo reto como cabeza de cartel por Ávila por el PSOE en las próximas elecciones generales el 28 de abril.

Hay quien dice que tiene dos almas.

¿Dos almas? Nunca lo había oído.

La de persona cercana y afable, y la de mujer capaz de enfrentarse a grandes retos.

Las dos son complementarias. Yo creo que soy resistente, que trato de ser muy estricta pero al mismo tiempo trato de empatizar con las personas, porque la vida ya es suficientemente dura como para no hacerlo.

Exigente sí es, no lo puede negar.

Empezando porque lo soy conmigo misma, y con todo aquello que creo que debo hacer, pero también intento relajarme, no siempre lo consigo pero lo intento.

¿De dónde saca fuerza para tantos retos a los que ha tenido que enfrentarse?

Nunca me lo he planteado como que tenía que enfrentarme a retos, sólo he intentado cumplir con mi obligación. Y como yo me exijo mucho, a veces demasiado, lo que tengo que hacer lo hago en cada momento de mi vida, sin pensar en las dificultades. Son situaciones que me encuentro y de las que tengo que salir adelante lo mejor posible.

¿Por ser mujer le han puesto muchas zancadillas?

Supongo que alguna sí, lo que ocurre, Rosa, es que por carácter trato de hacer aquello que creo en conciencia que es lo correcto. Si después hay gente a la que no le gusta lo que hago, lo respeto. Yo lo aprendí de un profesor que tuve y que decía que cuando hay que tomar decisiones hay que pensarlo mucho, pero una vez que las has tomado, ya no hay que darle vueltas.

¿No se arrepiente de nada de lo que ha hecho?

No, quizá porque pienso mucho todo lo que hago, y porque es muy difícil dar gusto a todo el mundo.

¿Nacer en León le ha marcado el carácter?

Supongo que un poco sí, pero era muy joven cuando nos fuimos a vivir a Cataluña. De aquellos primeros años en León recuerdo el frío que hacía. Me gusta ver fotos de cuando éramos muy pequeños mi hermano y yo, en las que estamos con nuestros padres, sobre todo después de perderlos, porque ellos han sido mi referencia en la vida.

¿Cómo era de pequeña?

Muy responsable, seria, una niña muy feliz.

¿La responsabilidad se hereda?

No, pero es verdad que yo me he exigido mucho a mí misma, tanto que cuando salíamos del colegio, mientras mis compañeras se iban a jugar, yo le decía a mi madre: vamos a casa que tengo que hacer los deberes. Mi hermano era más relajado en ese sentido.

Margarita Robles
Diego Puerta

¿Cómo le afectó dejar atrás a sus amigos para trasladarse a Barcelona?

Como mi padre se marchó un año antes, tuvimos tiempo de ir haciéndonos a la idea, pero fue muy duro, ya que al ser León una ciudad pequeña, nos conocíamos todos, aunque tengo que reconocer que me apetecía mucho cambiar, no sólo porque Barcelona era una gran ciudad sino porque tenía mar y yo necesito el mar en mi vida.

¿Emocionalmente le ha marcado nacer en Castilla y vivir en Cataluña?

Creo que soy una mezcla: la austeridad la he heredado de los castellanos; de los catalanes, esa visión mediterránea que tienen, y de los asturianos, la apertura a la vida, ya que mi madre y toda su familia eran asturianos.

¿Cómo está viviendo el procés?

Me duele porque allí tengo muchos amigos, mi carrera la he hecho en Cataluña, y porque he conocido una Cataluña abierta, de convivencia. Fui la primera mujer presidenta de la Audiencia de Barcelona, donde catalanes éramos todos los que vivíamos y trabajábamos allí. Por eso, cuando veo que en vez de adelantar quieren retroceder, me duele mucho, hasta el punto de que no reconozco esta Barcelona, tan distinta a la que yo conocí.

¿La sociedad está tan dividida como parece?

Cuando hablo con mis amigos, y los tengo de todas las tendencias, siempre me dicen lo mismo, que les gustaría volver a esa Cataluña abierta y cosmopolita de entonces.

¿Qué se lo impide?

Suelo hacer una reflexión sobre todo lo que está ocurriendo porque he viajado muchísimo, ya que es uno de mis grandes hobbies, y eso me ha dado la oportunidad de conocer otras culturas, otras maneras de pensar.

¿Nos creemos el ombligo del mundo?

Un poco. Yo soy profundamente europeísta y creo en las sociedades donde se respeta a quienes piensan de manera diferente a la mía.

¿Hay vida lejos de la confrontación ideológica?

Por supuesto, por eso recomiendo viajar mucho, conocer otras gentes, otras religiones, porque todos tenemos cabida en el mundo.

Lo contrario de lo que predican los independentistas.

Por eso lo digo, porque cuando has tenido la oportunidad de conocer a gente tan dispar como he conocido yo, ahora a gente que vive en zonas de guerra como Kabul o Bagdad, me da pena ese reduccionismo de los que se llaman nacionalistas, que nos quieren poner fronteras, cuando a mí lo que me gusta es vivir en un mundo sin fronteras.

Algo que habíamos conseguido ya en Europa.

Por eso me siento tan cómoda cuando voy con las Fuerzas Armadas españolas en misión de Paz. Todo lo que sea reducir, cerrar fronteras, es un retraso que no nos merecemos.

Tras el 23 F, la imagen de los militares cambió 360 grados.

Se debe a que ahora tenemos unas Fuerzas Armadas ilustradas, preparadas física y tecnológicamente, que son un punto de referencia no sólo en Europa, también en el mundo, porque están muy comprometidas con valores como la paz, la libertad y la seguridad.

Margarita Robles
Diego Puerta

¿Se conseguirá la integración total de la mujer en las Fuerzas Armadas?

Yo estoy muy implicada con la resolución de Naciones Unidas, que dice: La paz no se puede construir en el mundo si no es con las mujeres.

¿Soñó alguna vez con ser ministra de Defensa?

Nunca. Fui Secretaria de Interior en unos años duros porque ETA mataba y, como juez estuve en contacto con las Fuerzas de Seguridad del Estado, pero como ministra de Defensa lo estoy disfrutando, estoy aprendiendo mucho. ¿Tu sabías que la epidural es un invento de las Fuerzas Armadas españolas?

No lo había oído jamás.

Yo tampoco hasta que llegué al ministerio. Sólo te puedo decir que soy una privilegiada por estar donde he estado, y aprender lo que he aprendido.

¿Dónde se encuentra más cómoda: cómo juez o política?

Como juez he disfrutado muchísimo porque cuando empecé a preparar las oposiciones no había jueces mujeres en España. Yo trato de disfrutar con todo, porque poder estar en un sitio donde puedes hacer un servicio a la sociedad, es algo que redunda en mi propio beneficio.

¿Es cierto que un forense le regaló un libro en el que decía que lo importante era ser esposa y madre?

Había la tradición de que al número 1 de la promoción se le regalaba un libro: como no podía aceptar que yo hubiera sido la primera, me regaló “Mujeres españolas” de Salvador de Madariaga, en el que puso esa dedicatoria. Lo más grande es que al número 2, al que yo saqué punto y medio, le regaló “El Quijote”.

No le hizo caso: ni se ha casado ni tiene hijos.

Pues no, porque la vida viene como viene.

En política, usted aparece y desaparece…

Lo he hecho dos veces, la primera vez entré por casualidad, ya que formábamos parte de un grupo de jueces que queríamos reformar profundamente la Justicia. Cuando a Belloch le nombra Felipe González ministro de Justicia, me llama. Después, todo se complicó.

Una etapa que coincide con la huida de Roldán.

Después dimitió Antoni Asunción y, sin comerlo ni beberlo, me vi de Secretaria de Estado de Interior, en un momento duro porque, como te decía, ETA mataba día sí y día también y, como es lógico, había que ir a los entierros de guardias civiles y policías asesinados. Fueron tres años difíciles.

Margarita Robles
Diego Puerta

20 años después vuelve de la mano de Pedro Sánchez.

Me pareció que el proyecto que Sánchez ofrecía para España desde el punto de vista social, era muy atractivo. Me lo pensé porque era vocal del Tribunal Supremo, pero tengo que decir que no sólo no me arrepiento sino que sigo pensando que es el proyecto que España necesita.

Para las generales encabeza la lista del PSOE por Ávila. ¿Se ha encomendado ya a Santa Teresa?

Soy fan de Santa Teresa, he leído parte de su obra, porque la admiro, imagino lo dura que debió de ser su vida en una época en la que ser mujer era cien mil veces más complicado que ahora, pero fue una luchadora y rompedora.

¿Qué ofrece a los abulenses para que la voten?

A mí me gusta hacer y voy a hacer por Ávila todo lo que pueda. Lucharé porque tengan una vida mejor, más igualitaria, problemas que hoy son comunes a todas los ciudadanos, vivan donde vivan.

¿Hay soluciones para contrarrestar la España vacía?

Es un tema que me preocupa porque la despoblación es un fenómeno que afecta a España y a Europa. En España hemos tenido la visión de que la gran ciudad era la respuesta a los problemas y ya sabemos que no es así.

Es feminista declarada. ¿Por qué cree que hay tanto rechazo al feminismo?

Hay cosas, y una de ellas es el feminismo, que no debemos tener complejo en reivindicar. Cuando yo empecé, las mujeres teníamos que sortear muchas barreras, algunas siguen estando ahí, y mientras eso siga ocurriendo, las mujeres tenemos que luchar cada día porque si te paras, retrocedes. Es como ir en bici: no puedes dejar de pedalear porque te caes.

Casos como las violaciones en grupo, han hecho saltar las alarmas.

Me preocupa que cuando leo lo que piensan los jóvenes -el 27% de ellos, se creen con derecho a vigilar a sus novias-, ellas lo aceptan. Si a eso le sumas la brecha salarial y los problemas para acceder a puestos de responsabilidad, el panorama es desolador, por eso no podemos dejar de pedalear.

¿Culpa de las redes o de la sociedad?

Yo no estoy en las redes porque tengo muchas prevenciones, ya que ahí vale todo, el insulto, la mentira, atacar la autoestima. Esta época no se puede comparar con la nuestra en nada.

¿Ser mujer le ha penalizado o beneficiado?

Cuando llegué de jueza a mi primer destino, era muy joven, y en la recepción que me dieron las autoridades, el Gobernador me presentó al Jefe de la Comandancia de la Guarda Civil, quien al darme la mano me preguntó: ¿cuándo viene su marido? Imagina la cara de los que estaban allí.

¿No le afectan las críticas?

Tengo esa ventaja.

¿Qué les daría a las mujeres que sufren violencia de género?

Tolerancia cero de la sociedad contra el maltrato y que ni una sola mujer aguante el maltrato, ni físico ni psicológico: ésa es la razón por la que tenemos que seguir dando la batalla, que sólo ganaremos invirtiendo más en educación.

¿Por qué si una mujer es ambiciosa se le crítica y a un hombre no?

Por el machismo que todavía existe, de la misma manera que a mí me miran la ropa que llevo y a los hombres no.

¿Le gusta la moda?

Me gusta ir bien, pero sobre todo me gusta sentirme bien, a mí me encanta el color, especialmente el rojo, que es un color por el que siento algo especial, debe ser algo psicológico. Yo recuerdo que mi madre me decía: ¿por qué no te cambias de chaqueta que siempre llevas la misma? Eran diferentes, pero del mismo color. Tampoco es lo mismo medir 1,80 que 1,55, que es lo que mido yo.

Margarita Robles
Diego Puerta

¿Cómo desconecta de los problemas diarios?

Saliendo a cenar con amigos, a pasear con mi perra Luna, que es maravillosa, lista, graciosa: me lo paso muy bien con ella, y además me río mucho, porque soy una persona de risa fácil.

Qué sería de nosotros sin humor...

Hay que desdramatizar todo: hay tantos problemas, gente que lo pasa mal, que reconozco que soy una privilegiada, y como lo soy, habiendo como hay tantos dramas, no puedo permitirme el lujo de mirarme el ombligo todo el día.

¿Qué le angustia?

Soy muy hipocondríaca, por eso creo que la pérdida de la salud es muy importante. Yo viví un proceso neurológico con mi madre: padecía Alzheimer, y fue durísimo ver que la persona que quieres va perdiendo todas las capacidades. Y eso, Rosa, me enseñó durante los cinco años que mi madre vivió esa situación, que hay que relativizar las cosas.

¿Qué aprendió de esa experiencia?

Que tenía que tratar de hacer mi trabajo lo mejor posible, estar satisfecha conmigo misma, relativizar los problemas y a reírme.

¿Debería legalizarse la eutanasia?

Es complicado porque en este tema la Ley tiene que regular con carácter general situaciones muy complejas y no me atrevería a dar lecciones a nadie, porque son temas muy personales que cada uno vive desde distintos posicionamientos, religiosos, filosóficos… Yo viví el proceso de mi madre, que no nos reconocía, pero el sólo hecho de darle la mano, para mí era suficiente. Por eso no me atrevo a dar consejos a nadie.

¿Qué le pide a la vida, cuando ha pasado la barrera de los 60?

En clave personal sólo salud y seguir teniendo la fuerza para seguir creyendo que la sociedad se puede transformar cada día.

¿Quién es Margarita Robles?

Nació en León, el 10 de noviembre de 1956.

Estudios: A los 12 años, se traslada a Barcelona, donde estudió Derecho e ingresó en la carrera judicial como número 1 de su promoción, convirtiéndose en la cuarta mujer juez de España.

Trayectoria: A los 26, la destinan a Balaguer (Lérida) y, más tarde, a San Feliú de Llobregat y a Bilbao. Fue la primera mujer en presidir la Sala de lo Contencioso Administrativo. A los 34 años preside la Audiencia provincial de Barcelona. En 1993 fue nombrada Subsecretaria del Ministerio de Justicia, a propuesta de Juan Alberto Belloch. Entre 1994 y 1996 fue secretaria de Estado de Interior con Felipe González. De 2008 a 2013 es vocal del Consejo General del Poder Judicial y miembro de la Asociación de Jueces para la Democracia. En 2016, da el salto a la política de nuevo como número 2 del PSOE por Madrid, lista que encabeza Pedro Sánchez. En esa legislatura es elegida portavoz del PSOE en el Congreso. El 6 de junio del 2018, Pedro Sánchez la nombra Ministra de Defensa. El 28 de abril, se presenta por Ávila como candidata por el PSOE a las elecciones generales.

La foto favorita de Margarita Robles

Margarita Robles

“En esta foto de 1991 estoy tomando posesión como primera mujer Presidenta de la Audiencia Nacional en España. Estoy con el ministro Belloch y el magistrado Gerardo Tomás”.

Entrevista realizada en The Westin Palace. Pza. de las Cortes, 7. Madrid

Publicidad - Sigue leyendo debajo