Nuria Marín: "Estoy más buena que cuando tenía 25 años"

Adora hacer deporte, está conectada a la actualidad del corazón casi 24 h y no siente que vaya camino de los 40. Así es la presentadora de 'Cazamariposas': un torrente de energía.

Paso a paso, sin hacer ruido. Así es como la catalana Nuria María ha logrado consolidarse en la parrilla televisiva como presentadora, junto a Nando Escribano, de la doble ración diaria de 'Cazamariposas'. Su desparpajo, 'buenrollismo' y dominio del medio audiovisual son sus principales bazas. Nos la llevamos al barrio de Poble Nou, en Barcelona, cerca de donde trabaja y reside, y la vestimos con referencias al tropicalismo verde, tendencia de esta temporada. Allí descubrimos a una mujer vitalista, enamorada de la vida, de su trabajo y de su chico, con el que lleva casi 20 años. ¿El secreto de su éxito? Te lo desvelamos en esta entrevista sincera, personal y muy divertida.

Hace un par de años te tuvimos en esta misma sección. ¿Cómo ha cambiado tu vida?

Simplemente me he dado cuenta de que no pasa nada por cumplir años. Tenía la mala creencia de que perdería opciones de trabajo porque me verían demasiado mayor, pero me he dado cuenta de que no es así, de que ahora he ganado experiencia.

¿Cuántas horas al día trabajas?

Antes era una locura porque también era directora. Ahora ya no ejerzo como tal y eso me permite entrar a trabajar a las 13:00 h. Pero estoy siempre conectada a la actualidad del corazón.

¿24 horas al día?

De alguna manera, sí. Tengo un vicio secreto: los domingos por la mañana me pongo el 'Deluxe' en la tablet y es como un placer enorme. Mientras preparo los tuppers con la comida de la semana, aprovecho para ponerme al día. ¡Me encanta!

Tu matrimonio televisivo con Nando sigue inalterable. ¿Cuál es la clave?

La ausencia de sexo entre ambos (risas). Nos entendemos muy bien porque nos equilibramos. Él es tranquilo y yo soy obsesiva.

Gente con estilo: Nuria Marín
María José Rasero

¿Volverás a presentar 'Sálvame' este verano?

No he preguntado para no escuchar la posibilidad de que me puedan decir que no (risas). Estoy disponible y me encantaría, pero no depende de mí.

A esperar, ¿no?

Yo soy como una pieza de repuesto que está disponible. Me voy engrasando para estar lista cuando haya que colocarla.

¿Qué aprendiste de esa etapa?

El equipo de colaboradores me acogió tan bien, que todo resultó muy fácil. Me conocen y han tenido muy en cuenta que yo empecé desde abajo. Saben que no me han regalado nada.

¿Cuál va a ser el punto informativo de los próximos meses?

Por un lado, la boda de Belén Esteban, en junio. Además, nos pilla en ese momento del inicio del verano en que la actualidad informativa decae un poco. Y por otro lado, sin duda, la relación entre Albert Rivera y Malú.

¿Qué opinión te merece?

Cuando el mundo del corazón y de la política convergen soy muy feliz. Y parece que éste es el caso. Me consta de muy buena fuente que los diputados son muy cotillas. Me encantaría saber de qué se habla en los lavabos del Congreso.

¿Qué les dirías a aquellos que banalizan el mundo del corazón?

Hay gente que se ha pasado el día trabajando en una fábrica o en una pescadería y al llegar a casa quiere que le entretengan, sin más. Ahí estamos nosotros. Cumplimos una gran función. ¡Viva la prensa del corazón!

¿Qué colaborador traerías a 'Cazamariposas'?

Ylenia me fascina, pero también Miriam Saavedra. Me encanta su rollo desquiciante, es muy parecido al mío (risas).

Gente con estilo: Nuria Marín
María José Rasero

¿Qué personajes te dan pereza?

Aquellos que no sabemos muy bien por qué están ahí, que no han hecho nada en sus vidas. Y me dan pereza esos actores y actrices sosos que no dan juego. Y, por supuesto, algunos 'hijos de'.

¿Cuántas horas de televisión ves al día para estar informada?

Alrededor de cuatro horas diarias. Por las mañanas reviso 'Sálvame' y algo de Ana Rosa, a la que admiro. Y por la noche cualquier programa de la cadena relacionado con mi trabajo.

¿A qué profesional admiras?

A Jorge Javier. Es listo, rápido de mente, culto y llega a todo el mundo. Es un comunicador excelente que no tiene pelos en la lengua. Admiro que se posicione políticamente sin que le importe que pueda tener consecuencias.

Llevas 18 años con tu chico, Juanlu de Paolis. ¿Cuál es la receta de la durabilidad?

Soy una pésima discutidora y no me gusta nada pelearme, y dos no se pelean si uno no quiere. A veces se enfada porque no entro en la discusión (risas).

¿Sigues siendo tan deportista?

Por supuesto: sigo entrenándome para la Spartan Race y he añadido el crossfit a mis entrenamientos. Trato de entrenar al menos tres veces a la semana. Y voy siempre en bici al trabajo.

Es un nivel casi profesional…

Pues la verdad es que el fin de semana aumento el nivel: entreno más tiempo, e incluso me voy a saltar muros por las calles.

Gente con estilo: Nuria Marín
María José Rasero

Dijiste que te querías operar de las cartucheras…

Tengo muy poca grasa en el cuerpo pero la tengo toda en las cartucheras. Me quería hacer una liposucción y lo conté en las redes, pero la gente me dijo que no lo hiciera ni loca.

O sea que…

Que estoy haciendo tratamientos alternativos porque en el fondo me da miedo la liposucción.

¿Has oído la llamada de la maternidad?

Me agobia mucho el tema de la maternidad. Sé que el tic tac está ahí y tendré que tomar alguna decisión. Sinceramente no creo que tarde demasiado. Y entonces aprovecharé y me operaré de las cartucheras (risas).

Vas camino de los 40, ¿cómo lo llevas?

No soy consciente de esa edad porque me noto con una vitalidad impresionante. Me siento joven y más estupenda que nunca. Estoy más buena que cuando tenía 25 años, eso es una realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo