Kitín Muñoz: "A FelipeVI le pongo un diez por cómo está haciendo las cosas"

El navegante y explorador, casado con la Princesa Kalina de Bulgaria, se sincera con Rosa Villacastín sobre su trabajo y su vida personal.

rosa villacastín entrevista al navegante kitín muñoz
Ana Ruiz

Visitar el Museo Naval de Madrid con Kitín Muñoz me ha enseñado a mirar con otros ojos el descubrimiento de América, los de quien ha investigado los pormenores de aquella gesta. Casado con la Princesa Kalina, hija del Rey Simeón de Bulgaria, Kitin sí puede decir que ha hecho realidad todos sus sueños. Expediciones en las que a punto estuvo de perder la vida y que le han convertido en embajador de Buena Voluntad de la UNESCO.

Kitín, ¿qué hace para mantenerse en plena forma?
Un sabio dijo que el hombre moderno va al gimnasio para estar normal, porque lo normal en un hombre es estar fuerte. A mí me gusta cuidar mi salud, comer sano y hacer ejercicio.

¿Le ayuda a sortear situaciones de riesgo?
Para eso hay que estar entrenado, y yo lo estoy, además de la actitud que tienes ante los problemas que se te pueden presentar en la vida y que hay que tratar de sortear sonriendo.

¿Incluso si siente la muerte pisándole los talones?
Por supuesto, recuerdo que durante el naufragio de la expedición Mata Rangui, vi y escuché la muerte porque la tripulación nativa que me acompañaba cantaba canciones de despedida mientras nos íbamos hundiendo; por suerte, nos salvamos.

rosa villacastín entrevista al navegante kitín muñoz
Ana Ruiz

No ha sido la única experiencia de ese tipo.
No. Con los Boinas Verdes tuve otra muy dura, murieron dos compañeros durante mi estancia con ellos. A uno lo rescaté sacándole del fondo de una alberca. Fue mi primer contacto físico con la muerte, en otra ocasión, me cayó un mástil sobre la cabeza. Y en un ultraligero en el que fui de España a Marruecos, al cruzar el Estrecho tuve que aterrizar de emergencia, me salvé de milagro.

Lo milagroso es que pueda contarlo.
Hay una cosa importante que practico con mi hijo, y es que donde va el cuerpo va la muerte: en un segundo puede aparecer. Yo tengo una deformación, y es leer el peligro.

¿Cómo lo detecta?
Igual que los policías o los militares que cuando van por la calle huelen el peligro, yo voy leyendo dónde puede estar ese peligro. Es una deformación profesional y que a mi hijo le vuelvo loco.

Vivir con miedo no es lo mejor.
Con miedo, no, con precaución, sí. Si mi hijo va a nadar o bucear le aconsejo que lo haga a lo largo de la costa, puedo pecar de pesado pero trato de enseñarle dónde están los peligros. Con ese conocimiento es él quien debe enfrentarse a ellos sabiendo dónde están, porque la vida es dura.

Ha dicho: no me interesan los retos imposibles.
Lo que quise decir es que yo a los 20 años había estudiado en la Universidad de la aventura. Era como los jóvenes que se embarcaban en las expediciones del Siglo XVI con 20-22 años. Juan Sebastián Elcano tenía 26 cuando lo hizo. Unas edades en las que te lanzas a la aventura sin red, buscando respuestas a incógnitas geográficas, por ejemplo, sobre quiénes llegaron primero a la Isla de Pascua, o al primer viaje de la vuelta al mundo. Incógnitas que estoy explorando, aceptando los riesgos calculados.

¿Nunca le han fallado esos cálculos?
Yo rechazo los riesgos imprudentes, en esto como en todo no se puede hacer el tonto por el tonto. No voy para conseguir un récord, voy a obtener respuestas. Como estoy convencido de lo que hago, no me planteo dudas sobre cuál es mi vocación.

rosa villacastín entrevista al navegante kitín muñoz
Ana Ruiz

¿Le decepciona no conseguir lo que busca?
No, porque me gustan los retos. El primer documental que hice fue para Televisión Española. Lo aprobó Pilar Miró. Creo que he sabido convencer sobre lo que quería hacer, y me han salido las cosas bien.

¿Los jóvenes deberían estudiar más Historia de España?
No lo sé. Sí soy consciente de lo importantes que son los símbolos, que existen desde que el ser humano es hombre, y se encuentran en la arqueología. Los niños tienen que sentirse orgullosos de que España tuvo el honor de descubrir América, el Pacífico, y en ser los primeros en dar la vuelta al mundo.

¿Qué rescataría de nuestro pasado?
Que los jóvenes juren bandera a los 18 años. Jurar bandera no es un acto castrense ni de extremo patriotismo que dicen ahora. Lo he visto cuando el buque escuela Juan Sebastián Elcano llegó a Boston, donde la gente de todas las edades les recibió con inmensa alegría, aplaudiéndoles, vitoreándoles, un verdadero espectáculo.

¿Qué le exige ser Embajador de la Unesco de Buena Voluntad?
Exigir no exigen nada, piden compromiso con la institución. Soy Embajador desde hace 25 años y he conseguido cosas importantes, como que la ministra de Defensa Margarita Robles presentara en Madrid el proyecto Bandera 1519, dedicado a la conservación de los mares en el marco del V Centenario de la Primera vuelta al mundo, en la que participa el buque escuela Juan Sebastián Elcano.

Un buque escuela que realiza una gran labor de investigación.
Hace dos años, antes del Covid, en el transcurso de una cena organizada por el Explorers Club, donde van exploradores del mundo entero, su presidente rindió un homenaje a España y a la Corona de España por su contribución a la historia de la exploración y compararon la primera vuelta al mundo con la llegada a la luna. Y eso es algo que los niños españoles deberían saber.

"Mi padre me inculcó la pasión por la aventura"

Hay una campaña de derribar las estatuas de los descubridores españoles.
España no tiene ninguna deuda en ese sentido, ya que la conquista de España es la más romántica de las conquistas porque los españoles se enamoraron de los y las indígenas, de ahí que la mitad de ellos tengan sangre española. El Inca Garcilaso de la Vega era mitad inca, mitad español. Eso no hay que olvidarlo.

¿Quién le inculcó tanta pasión por la aventura?
Mi padre, que era militar y que vivió 23 años en el Sahara, además de haber estado en la División Azul. Le recuerdo llegando a casa en camello, porque yo nací en el África Occidental española.

20 años viviendo en Marruecos es mucho tiempo.
En Marruecos hemos hecho de todo: lo he cruzado en lancha, he conseguido que se recupere un festival del Sahara que se declaró Patrimonio de la Humanidad, he rodado una serie para la televisión marroquí que se emite por TVE. Y Kalina presentó al Rey el proyecto Fantasía, que pretende que declaren Patrimonio de la Humanidad.

Ahora viven a caballo entre España y Bulgaria.
Sí, porque queríamos que nuestro hijo conociera el mundo Occidental, España y Bulgaria, donde nació. En Bulgaria hay una imagen muy positiva de nuestro país, y eso se lo debemos al Rey Simeón.

El único Rey que se ha sometido al escrutinio de las urnas.
El Rey Simeón es un ejemplo, ya que vivió un comunismo tremendo que obligó a su familia a exiliarse en España, y cuando vuelve a su país convoca elecciones y sale elegido democráticamente. Un caso único en la historia.

rosa villacastín entrevista al navegante kitín muñoz
Ana Ruiz

¿Cómo explica a su hijo la historia familiar?
La tiene asumida porque la vive, y porque Kalina, su madre, se encarga de explicarle de dónde viene, igual que su abuelo, con el que tiene un contacto muy estrecho.

¿Cuál es el secreto de su buena relación con Kalina, siendo tan diferentes?
Diferentes no, somos muy parecidos en la parte aventurera. Yo antes saltaba sin red y ahora soy yo quien le pone las redes a Kalina, aunque no hace falta porque se siente a gusto en todas partes, da igual que sea el desierto o un palacio. Yo soy más tiquismiquis que ella.

"A mi hijo le inculcamos la vida sana, el deporte"

¿Qué idioma se habla en su casa?
Mi hijo habla perfectamente árabe, pero yo le hablo en español, en francés, es políglota, en ese sentido no va a tener ningún problema.

¿Le inculca su pasión por la aventura?
No, yo no le inculco nada. Ve lo que hacemos su madre y yo, y que él decida. Le inculcamos la vida sana, el deporte, y los valores que nos han inculcado a nosotros.

¿Cómo han vivido la pandemia?
El confinamiento lo pasamos en Marruecos, donde estuvimos encerrados y lo aprovechamos para escribir un libro que estoy preparando, lo pasé muy bien y lo disfruté mucho porque para mí estar con Kalina y con mi hijo, es un placer.

Hace años que conoce al Rey Felipe.
Cuando yo conocí al Rey Felipe, era el Príncipe de todos los españoles. No habíamos ido juntos al colegio ni teníamos amigos comunes, no tenía relación ninguna con él, sólo la que pueda tener cualquier español, pero un día le escribí una carta.

¿Para contarle qué?
La expedición que estaba preparando en la Isla de Pascua, donde viví varios años en una cabaña. Me contestó que le interesaba y que le siguiera informando. Pasó el tiempo, y un día a través del Rey Juan Carlos, me mandó llamar y me dio todo su apoyo. Esa es una labor importante de la Casa Real, que la gente desconoce pero que llevan a cabo habitualmente.

Al Rey Juan Carlos le une un afecto sincero.
Cuando el príncipe Felipe fue a visitar la Isla de Pascua, el rey Juan Carlos se encontraba en Chile y cogió un avión para apoyar a un explorador español. Durmió con la expedición y al día siguiente después de ver la barca, se volvió a Chile. Ese apoyo salvó mi expedición.

Ponga nota a Felipe VI.
Un diez por cómo está haciendo las cosas en un momento muy complicado. En la monarquía española no veo nubes negras, todo lo contrario.

¿Feminista?
Siempre digo que al lado de un hombre hay una mujer inteligente. Y yo tengo la suerte de tener a mi lado a una Princesa real maravillosa y una Kalina maravillosa.

Su foto favorita

rosa villacastín entrevista al navegante kitín muñoz
Cedida

"Esta foto simboliza para mí uno de los momentos más felices de mi vida", nos cuenta el navegante de esta imagen en la que aparece con el por entonces príncipe Felipe.

¿Quién es Kitín Muñoz?

Nació. En Sidi Ifni, hoy Marruecos, el 19 de noviembre de 1958.

Trayectoria. Navegante, sociólogo y explorador científico, es un defensor de los derechos de los aborígenes de todo el mundo. Antiguo miembro de élite del Ejército español. Único embajador de Buena Voluntad de la UNESCO y cónsul honorario de Marruecos. Posee la Medalla al mérito Naval con distinción blanca. En 1988, consiguió cruzar el Océano Pacífico desde Perú a las islas Marquesas en 72 días, en una balsa motora junto a Kiko Botana, Pepe de Miguel, Juan Ginés García y Eric Frattini.

Familia. En el año 2002 contrajo matrimonio con la princesa Kalina de Bulgaria, hija del Rey Simeón de Bulgaria. La pareja tiene un hijo, Simeón Hassan Muñoz, que nació en Bulgaria. Durante más de veinte años han vivido en Marruecos y actualmente residen entre Madrid y Bulgaria.

Entrevista realizada en el Museo Naval. Paseo del Prado, 3.-28014 Madrid.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada