Cristiano Ronaldo cuenta cómo fue su flechazo con Georgina Rodríguez

El jugador de fútbol se ha abierto su corazón para hablar abiertamente de cómo se forjó su historia de amor con la madre de sus hijos.

cristiano y georgina

Casi 400 millones de personas siguen cada uno de sus pasos a través de las redes sociales, son una de las parejas más estables y envidiadas del panorama internacional y ahora, por fin, hemos podido conocerles más de cerca gracias al reality de Georgina. 'Soy Georgina' se estrenaba por todo lo alto este 27 de enero en Netflix mostrándonos al jugador de fútbol y a la modelo, sin filtros. Acercándonos a su día a día y revelando, con todo tipo de detalles, su historia de amor. De hecho, ha sido la primera vez que Cristiano Ronaldo ha hablado del flechazo que sintió por Georgina Rodríguez al verla.

El jugador de fútbol y la modelo han formado una preciosa familia con sus cuatro hijos y con los dos que vienen en camino. Cristiano, Mateo, Eva, Alana Martina y el quinto y el sexto que vienen en camino completan la felicidad de la pareja, que aunque no piensa en boda, es algo que Cristiano confiesa que puede llegar en cualquier momento. "Yo ya me siento su mujer", explica la joven.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

El astro portugués, muy celosos de su intimidad, ha abierto su corazón como nunca antes al hablar de lo enamorado que está de la modelo. "Fue como un click y se quedó en mi cabeza, esa es la pura verdad", ha dicho el futbolista sobre la primera vez que vio a su chica. El primero que se fijó en ella fue Cristiano Jr., Georgina se había quedado media hora más debido un favor a un compañero y justo cuando salía de su turno, entró por la puerta el que, ahora, es el amor de su vida. Un hombre imponente en el que en ese momento la joven no fue capaz de mirar a los ojos. Entonces, el hijo mayor del jugador de fútbol la saludó, algo que a Cristiano y sus amigos les hizo mucha gracia.

"Cuando estaba saliendo de la tienda apareció un hombre guapísimo de casi dos metros acompañado de un niño y de un grupo de amigos. Guapísimo. El niño me saludó muy educado y se rió. Empecé a sentir cosquillas en el estómago. Y pensé: ¿Qué me pasa? No quería ni mirarle, tenía mucha vergüenza”, explica Georgina.

Ese fue su primer contacto, poco a poco, el astro portugués, después de ese click que sintió por la joven, fue acudiendo con asiduidad a la tienda en la que trabajaba la joven, hasta que un día coincidieron en una fiesta. Su amor se fue labrando pasito a pasito.

“Empecé a atenderle en Gucci y un día me escribió que tenía un evento que si iba a estar. Y le dije que sí que me pasaría. Me llevé todo el día pensando qué me iba a poner, cómo me iba a peinar. Cuando llegué le vi guapísimo, me acuerdo que llevaba él y yo. Brindamos con una copa de champagne y me tuve que ir a la cena de empresa. No me apetecía nada, pero me tuve que ir. Pero fue bueno porque nos dejó con las ganas”, relata Georgina.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Aunque justo después de este primer contacto fuera de la tienda fueron muchos los obstáculos que encontraron para seguir viéndose. “Él tenía muchos partidos, pasó lo de mi padre y estuve ausente y triste. Un día coincidimos en otro evento, estaba con sus amigos y su hermano. Y me dijo: "Gio, ¿te quieres venir a cenar? y pensé ha llegado el momento".

"Estaba muy ilusionada y de camino al restaurante nuestras manos se chocaron y sentí cómo si esas manos hubieran estado conmigo mucho tiempo y ya cuando nos volvimos a chocar nos las cogimos. Eran unas manos familiares, que encajaban a la perfección. Fuimos a cenar, yo me fui a casa y mi corazón… pum pum”. Cristiano lo recuerda también: "Cuando nos chocamos las manos fue un momento único… Era una chica superinteresante, madura y comencé a engancharme".

Y después de esto llegó su primera cita solos. Todo sucedió después de una victoria del Real Madrid. "Me moría de ganas de verle y estar con él, pero no le quería escribir. Me escribió tras el partido y, claro, no le dije que tenía todo preparado, le dije que estaba sentada en casa y que ya me iba a dormir. Me dijo: ‘¿quieres cenar?’ y le dije: ‘Vale’. Yo ya había cenado. Salí feliz con mi mochila, me recogió en casa, le escuche llegar porque había fregado y tenía la ventana abierta y escuché su bugatti. Llegamos a la suya. Tenía su puré, su verdura, su pollo y recené como toda señora”.

This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Georgina recuerda cómo desde esa noche comenzó todo a fluir entre ellos y sus citas comenzaron a ser habituales. "Llegaba en autobús y me iba en bugatti, mis compañeros flipaban", comenta Georgina.

"Era el coche que tenía no podía ir con otro. El inicio de la relación superbonito. Pasado el tiempo sentí que era la mujer de mi vida. Una madre para mis hijos. Georgina es una mujer espectacular, con un gran corazón, inteligente", explicaba el jugador de fútbol que comenta que ella también le ayuda en sus negocios. Juntos forman el 'team' perfecto.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada