Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Óscar Higares y su mujer Sandra nos dan las claves del éxito de su matrimonio

Llevan 25 años juntos y Óscar Higares y Sandra Álvarez son una pareja muy consolidada. El torero vive rodeado de mujeres y no se arrepiente para nada de no haber tenido un varón. India, Martina y Chloe hacen que al madrileño le se caiga la baba cuando habla de ellas. Óscar lleva tiempo alejado de los ruedos y ahora está volcado en su nueva profesión, la interpretación.

Sandra, a ti te conocemos un poquito menos, ¿cómo eres?

Sandra: Soy una mujer muy práctica y sensible. Sobre todo soy una apasionada de mi familia.

Lleváis toda una vida juntos, ¿cuál es el secreto?

Óscar: Respetarnos. Durante 25 años hemos tenido nuestros más y nuestros menos, pero hemos ido construyendo una familia que nos entendemos muy bien y remamos todos al mismo sitio. Nosotros somos muy diferentes. Y ésa es la clave.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

S: En el fondo, en los valores, somos muy parecidos, pero en la práctica, en cosas que no son tan importantes, somos muy distintos.

En el panorama taurino, entre los toreros jóvenes, sois de las parejas que más duran.

O: Pero es como todo. Lo principal es ser capaz de superar una crisis y de entender a la otra persona.

"Sandra venía a verme torear a escondidas"

Sandra, ¿nunca te ha dado miedo la fama de ligones que tienen los toreros?

S: Al principio de la relación lo pasé muy mal, porque todo lo que rodea a una persona conocida es complicado. Con el tiempo vas creciendo y madurando. Yo ahora ya sé lo que valgo yo y lo que vale él. Y no vale más que yo. La seguridad de uno mismo y tener mi parcela para no depender de Óscar es fundamental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

O: Además eran otros tiempos, yo me acuerdo que cuando empezamos, no decía que tenía novia. Lo escondíamos porque no estaba bien visto, porque el torero tenía que estar centrado en el toro. Era como una distracción, pero te das cuenta que cuando tienes una estabilidad sentimental es más sencillo todo. Sandra venía a verme torear a escondidas. Si te das cuenta, ahora los toreros se casan muy jóvenes.

Pronto será San Valentín, ¿cuál es el peor regalo que os habéis hecho en estos 25 años?

O: Pues no lo sé, porque cuando he querido algo lo hemos dicho. Yo siempre he sido muy práctico. Siempre he querido sorprenderla con algo que ella quería.

S: Somos poco de regalos.

Óscar, te gusta mucho la moda.

O: Sí y una de las cosas que me encanta es coser. Soy un hombre muy raro. En el salón tengo mi máquina de coser y me gusta tunearme la ropa. Me gustaría hacer un curso de patronaje para hacerme cosas para mí.

S: Yo no sé ni coser un bajo.

¿Te gustaría hacerte un traje de luces?

O: No. Cuando empezaba no me gustaba ir como los demás toreros vestidos y le pedía al sastre los patrones para dibujarme mis propios trajes. Siempre iba diferente.

Sandra, ¿Óscar se deja aconsejar en la moda?

S: Es él quien me aconseja a mí. A mis hijas les compra él la ropa. Yo confío en él porque tiene más criterio que yo. Me encanta lo que me elige.

Óscar, ¿cómo es lo de vivir con cuatro mujeres?

O: Es maravilloso. Nunca hubiera imaginado que era tan bonito tener una familia sólo de chicas. El día a día y descubrir cosas nuevas de ellas me apasiona. India acaba de cumplir 14 años y se va a haciendo una mujercita; Martina, con once, está entre pequeña y mujer, y Chloe está para comérsela porque es un trasto y divina. Ahora tenemos a Güito –su perro– y por fin hay otro hombre en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Nunca has echado de menos un chico?

No. Al principio me hubiera gustado, pero cuando nació India y después Martina, nunca pensé que la tercera iba a ser un chico. Prefería una chica. Yo me entiendo mejor con las mujeres.

India ya es adolescente, ¿tendrás celos cuando tenga novio?

S: Sí tiene.

O: No son tanto celos. Ya la veo tan grande que pienso que dentro de poco va a empezar a volar sola, aunque todavía le queden unos añitos. Me apetece vivir esa etapa, espero que no tenga una adolescencia muy complicada. Creo que nuestros hijos tienen que vivir y equivocarse, como lo hemos hecho nosotros. Siempre estaré ahí para ayudarla y aconsejarla en lo que quiera.

"Me apasiona ser actor"

¿Hablas mucho con ellas?

O: Sí, les voy soltando esas píldoras y diciéndoles todas las cosas que pueden pasar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

S: Las niñas tienen una confianza total con Óscar, casi más que conmigo. Somos una familia muy abierta, hay mucho diálogo y las cosas que me cuentan a mí, se las cuentan igual a su padre. Siempre las vamos a ayudar.

Óscar, ahora eres actor.

O: Es mi profesión en la actualidad. Yo dejé de torear hace seis años. Hace mucho tiempo que empecé en el mundo de la interpretación y ahora acabo de terminar una serie maravillosa para Movistar+, "Gigantes", que verá la luz en un par de meses. Después de torear es lo que más me apasiona.

La hermana de Sandra es la actriz Ana Álvarez, ¿le has pedido consejo?

O: Sí, y he preparado pruebas con ella. Es una gran actriz con muchas tablas. Es una profesión donde hay que luchar mucho.

¿Qué opinan tus compañeros toreros?

O: Como hago las cosas con tanta verdad, me respetan mucho. Yo he sido un hombre que además de dar la cara en las plazas, nada malo he hecho en mi vida. Siempre me he enfrentado a todo con mucho respeto.

Sandra, una cosa es ver que a tu marido le piropean en las plazas y otra verle besando a otras en la pantalla.

S: ¿Qué le voy a hacer? Me tendré que aguantar. Yo sé que es mentira, pero en el fondo siempre tienes algo, porque es mi marido y estoy enamorada de él. Sé que es su profesión, a mi hermana la he visto hacer escenas... De todas formas, se lleva peor lo de los toros.

O: A ella también le pueden tirar los trastos en el AVE.

Textos: Daniel I. Carande. Fotos: Paco Navarro. Ayud. de foto: Daniel Navarro. Estilismo: El Corte Inglés. Maquillaje: Juan Pacheco de The Lab Makeup Studio para MAC Cosmetics. Agradecimientos: Hotel Quinta de Los Cedros. Calle Allendesalazar, 4. Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo