Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

María Dueñas: "Comencé a escribir porque quería añadir algo nuevo a mi vida"

La escritora de ''El tiempo entre costuras'', con nuevo libro bajo el brazo, ''Misión olvido'', se sincera ante Rosa Villacastín.

La escritora de ''El tiempo entre costuras'', con nuevo libro bajo el brazo, ''Misión olvido'', se sincera ante Rosa Villacastín.

1 de 9
La entrevista

En la distancia corta María Dueñas es una persona amable, una profesora a quien el éxito de su primer libro, “El tiempo entre costuras”, la cogió tan de sorpresa como a casi todo el mundo, lo que en modo alguno le hace sentir diferente, una privilegiada, sólo alguien que ha logrado tocar la fibra sensible de un público muy variopinto.

Hombres y mujeres de toda condición que se emocionan con sus historias, la segunda de las cuales está ya a la venta bajo el sugestivo título de “Misión olvido”.

-¿Qué ocurrió en su vida para que escribiera “El tiempo entre costuras”?
-Jamás había tenido la ambición de escribir; vamos, no se me había pasado por la cabeza, pero llegó un momento en que me apetecía hacer algo distinto sin abandonar mi trabajo. Había cumplido los 40, tenía una vida profesional estable, mis hijos crecían y, simplemente, quería añadir algo nuevo a mi vida después de 20 años en la Universidad.

-¿Le preocupa la acogida que pueda tener  “Misión olvido”, su segunda novela?
-No, porque a mí la satisfacción me la dan los lectores, ellos son los que compraron la novela anterior, los que la han prestado, recomendado y regalado a sus amigos y conocidos, tejiendo una tela de araña que es la que ha tocado la fibra sensible de la gente.

-¿Qué tiene este libro que no tuviera el anterior?
-Éste era un proyecto antiguo, de cuando hace unos años estuvimos pasando un verano en California, y por casualidad nos topamos con la Misión de Sonoma, donde se establecieron los monjes Franciscanos. Pensé que era una historia muy bonita para contarla algún día.

-¿Es casual que las protagonistas de ambos libros sean dos mujeres potentes pero tan opuestas?
-Sí. La protagonista de “El tiempo entre costuras” es ingenua, una modistilla de los años 30, influenciable. En cambio, Blanca es una profesional que se mueve por sí misma, y que da los pasos que ella quiere dar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-Una mujer con más riqueza emocional.
-Por eso me ha resultado muy fácil meterme en su piel, porque podría ser mi íntima amiga o mi hermana, alguien muy cercano, a quien abandona su marido, lo que le obliga a poner distancia física y  anímica con el que ha sido hasta ese momento su mundo.

-¿El amor lo puede todo y lo destruye todo?
-En mis novelas sí. En “Misión olvido” hay muchos amores entrecruzados entre los protagonistas y entre las coprotagonistas, formando a veces triángulos insospechados.

-¿Cómo es María Dueñas en la intimidad?
-Absolutamente normal, a veces incluso un poco fría y racional.

-¿Capaz de poner punto final a su carrera para dedicarse a escribir?
-Esas son circunstancias un poco sobrevenidas. Lo que nunca hice fue decir que iba a dejar la Universidad y arriesgarme a escribir a ver qué salía. He compaginado las dos actividades pero, al final, te agotas y tienes que decidir entre una u otra.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Cómo le ha afectado la popularidad a su familia?
-Mis hijos pasan totalmente de  mí, en casa siguen a lo suyo. Digamos que he hecho un esfuerzo por crear una especie de cordón sanitario para que no les desborde.

-¿Lo ha conseguido?
-Sí, pero te lo tienes que proponer, tomar la determinación de decir hasta aquí mi vida pública y hasta aquí mi vida privada, y convencer a los demás de que tiene que ser así.

-¿Quiénes son esas personas que están siempre ahí para lo bueno y lo malo?
-Mi marido, mis hijos, mis hermanos, mis amigos. Soy muy afortunada en ese sentido, y como somos una familia muy grande, mi casa siempre está abierta para quien quiera entrar. Aunque como soy muy independiente, también me gusta la soledad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-Vive a caballo entre Cartagena y Madrid.
-Vivo en Cartagena, donde tengo mi cuartel general, pero paso gran parte del tiempo en Madrid, porque aquí tengo a toda la familia, y este año a mi hija, que se ha venido a estudiar a la Universidad. En Madrid tengo un pequeño mundo y en Cartagena el sol, el mar… Ahora tengo el equilibrio perfecto.

-¿Recibir tantos elogios le condiciona a la hora de escribir?
-Es un honor, un orgullo y ya está. Yo intento ver las cosas con perspectiva. Si no lo hiciera así, reventaría de éxito y no estoy por la labor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-Una actitud que tiene que ver con la madurez.
-Es posible, pero por mi forma de ser no creo que me hubiera metido en una turbina potencialmente peligrosa. Aunque sí es verdad que si hubiese sido más joven a lo mejor habría reenfocado mi vida de otra manera. Me habría dedicado a hacer más cosas, a llenar mi tiempo totalmente vinculada a la literatura, me habría relacionado más con el mundo literario, no sé lo que habría hecho, pero seguro que habría sido distinto.

-¿Crees que la cultura vive momentos convulsos?
-Confío que, como la Historia ha demostrado en otras ocasiones, funcione la ley del péndulo. En España hemos salido de una guerra, de una posguerra y, al final, hemos visto la luz; por eso, confío en que salgamos de ésta, aunque la situación es muy preocupante.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Se quedarán muchos artistas en el camino?
-Creo que sí, alguno se irá quedando porque hay recortes de todo tipo, más escasez de recursos, hay más estrecheces, y eso hace que mucha gente se quede sin trabajo y sin futuro.

-¿Es bueno o malo que nuestros jóvenes emigren a otros países?
-Creo que es bueno porque eso les permitirá conocer nuevos países, aprender otras lenguas. Lo triste es que quieran volver y no puedan.

-¿Por qué siente tanta atracción por la guerra y la posguerra española?
-Porque es una etapa que definió nuestra historia, nuestra forma de ser, el tipo de sociedad en la que vivimos. Una España agridulce a la que me refiero con una cierta nostalgia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Hay muchas diferencias entre sus hijos y usted cuando tenía su edad?
-Muchas. Yo tengo dos hijos, una niña de 18 y un niño de 15. Ahora son mucho más seguros en unas cosas e inseguros en otras, porque han tenido todo más fácil, se les ha protegido mucho más que a nosotros, tienen a su alcance muchas opciones de hacer mil cosas que nosotros no teníamos y eso creo que es bueno.

-¿No le tienta escribir sobre esa generación?
-No, quizá porque he estado toda mi vida vinculada a gente joven, y 20 años enseñando en la Universidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Su foto favorita

 

“En este punto del Camino Real, al norte de California, arranca “Misión olvido”. Esas campanas de hierro fundido están a lo largo del camino hasta llegar a la Misión de San Gabriel”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Su firma, su ficha

Nació: En Puertollano, Ciudad Real, en 1964.
Casada y con dos hijos, es doctora en Filología Inglesa y profesora en la Universidad de Murcia, ahora en excedencia.

Trayectoria: Ha impartido clases en universidades norteamericanas y participado en múltiples proyectos educativos, culturales y editoriales.

Éxito: En 2009 presentó “El tiempo entre costuras”, del que ha vendido más de un millón de ejemplares, por el que ha recibido premios literarios y que ha inspirado una serie que se emitirá en Antena 3.

Actualidad: Ha presentado su segunda novela, “Misión olvido”, editada por Temas de Hoy, de la que espera tan buena acogida como la anterior.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo