Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Pablo Carbonell: ''Amo a mis hijas por encima de todo"

El artista habla con nosotros sobre el estreno de la versión teatral de sus memorias 'El mundo de la tarántula'.

Pablo Carbonell

El artista habla con nosotros sobre el estreno de la versión teatral de sus memorias 'El mundo de la tarántula'.

1 de 16
Sus memorias, al teatro

Hace años que sigo la trayectoria profesional de Pablo Carbonell, tanto en su faceta de músico, humorista, reportero y recientemente de escritor y protagonista de su propia vida. Un papel que asume con naturalidad, curtido como está en mil batallas de las que ha salido victorioso aunque le queden cicatrices que le recuerdan de dónde viene y a dónde va.

Nos encontramos en el Hotel Suecia, junto al Teatro de Bellas Artes de Madrid, donde ha estrenado la versión teatral de sus memorias "El mundo de la tarántula". Viste al más puro estilo guiri: pantalón corto, camiseta, calcetines y zapatillas de deporte.

¿No sigue la moda, o acaso lo moderno es el look informal que luce?

Lo moderno no sé qué es, lo que sí sé es que hace mucho calor. Como verás, tengo un hermosa cicatriz que me cruza la rodilla por una prótesis. Es bueno que le dé el aire.

¿Presumido?

Hay que relajarse para que brote la autenticidad de cada uno. Darle una importancia excesiva a la apariencia puede escamotearnos cosas valiosas. Sólo puedo decirte que no vengo disfrazado. Creo que eso ya es válido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 16
"Soy mejor abuelo que padre"

¿Le preocupa lo que piensen de usted?

Me afecta, incluso me enferma, sobre todo la poca capacidad que tenemos de escucharnos. Estamos tan a la defensiva que vamos hacia una sociedad sorda que sólo oye lo que le enerva. La gente tiene que dar rienda a su mala leche, porque no se soporta a sí misma y carga contra los razonamientos de los demás.

¿Qué le preocupa en esta etapa de su vida?

El cambio climático, los vendavales, la sequía. Desde que tengo una hija que se sofoca, pienso en el calentamiento global y lo estúpidos y mezquinos que estamos siendo. Necesitamos leyes urgentes para parar este suicidio colectivo. Lo siento, pero hay que detener el consumo. ¡Paren las máquinas!

Tiene dos hijas, ¿qué nota se daría usted como padre?

Ojalá llegue a la nota que les pongo a los míos. Fui padre con 28 años, entonces era un absoluto anormal enfermo de hedonismo. Mi siguiente hija, Mafalda, me ha llegado con 47 años, podría ser su abuelo. ¿Sabes qué? Soy mejor abuelo que padre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 16
"Con los padres aprendemos a amar y con las madres a ser amados"

La mujer tiene sentimiento de culpa por no estar más con los hijos, ¿y los hombres?

También. Lo que pasa es que en esto de la educación cada cónyuge establece un rol. La madre es la entrega absoluta y sin barreras, la atención constante. Pongamos que las madres son como Mick Jagger en los Rolling Stones y los padres hacemos de Keith Richards, estamos más a nuestra bola. Mick, como buena madre protectora, está pendiente de su público, de sus hijos, y de Keith, que es el padre, son los hijos los que están pendientes de él. Con los padres aprendemos a amar y con las madres a ser amados. Pero, ojo, que nadie dude que amo a mis hijas por encima de todo.

Elija: ¿calidad o cantidad?

La calidad siempre. Yo pasaba meses sin ver a mi padre, por trabajo. Volvía a Cádiz o a Sevilla, lo saludaba y me decía: "Hola hijo, qué alegría, no te olvides de trabajar todos los días". Y se iba a descansar o a rezar en su despacho. Punto. Todo con una sonrisa magnífica. Dos frases y ya estaba todo dicho. Y yo ya me quedaba feliz. No necesitaba más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 16
"Soy muy práctico"

¿Qué piensan sus hijas de su libro "El mundo de la tarántula"?

Habrá cosas que no les gusten de su padre, pero, en fin, no podrán negar que he sido honesto, una virtud nada desdeñable. Uno no elige nacer en el seno de una familia de circo o en una de narcotraficantes. Lo que tocó tocó, y a ellas les ha tocado un farandulero. 

¿Por qué se abre en canal?

Porque buscaba la aceptación de mí mismo. Yo soy un tipo muy práctico.

¿Qué es más duro: escribir o salir al escenario a contar su vida?

Ninguna de las dos cosas me ha resultado dura. Escribir ha sido terapéutico, me ha servido para ordenar un montón de cosas y me ha ayudado a entender otras que no me había planteado. Me he dado cuenta de que he estado muy solo mientras estaba rodeado de gente maravillosa, he visto pasar ocasiones en mi vida que se han ido al garete porque estaba pendiente de idioteces que no servían para nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 16
"El público no me da miedo"

¿Rectificar es de sabios?

Escribir ha sido como conversar con un amigo, ponerlo en las tablas era una consecuencia lógica, lo han hecho antes que yo Mike Tyson, Gabino Diego, Concha Velasco, Carrie Fisher… Teatro basado en la realidad.

¿Teme la respuesta del público?

No. El libro ya me ha demostrado la gratitud de mucha gente; gente que me da las gracias por contar, por normalizar cosas que ellos pueden tener escondidas. La función es hija del libro y tiene las mismas virtudes. Didáctica, divertida y emocionante.

¿Qué ha sido lo más duro de recordar?

He vertido lágrimas escribiendo, desde luego, pero son lágrimas purificadoras. Que el libro haya sido, a ratos, mi pañuelo moquero es de agradecer. Ya te dije que soy muy práctico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 16
"Hay que compartir el dolor"

Empieza con la muerte de su hermana.

Yo leí las memorias de un hombre al que admiro mucho, el cantante de los Eels. Invité al editor a un concierto que di en Barcelona y a la salida me dijo: "Tú, escribiendo esas canciones, podrías escribir un libro igual pero mezclando lo que sabes de teatro, televisión, cine y música". Y ahí empezó todo.

¿Desde el dolor es más fácil echar lo que lleva dentro?

El dolor es algo que, si ocultamos, se puede ulcerar. Hay que compartir el dolor, en cierta medida, tampoco es cosa de ir aguando la fiesta al respetable, pero es terapéutico. Yo he compartido algunos y eso me ha hecho más receptivo a los dolores ajenos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 16
"Tengo el gen didáctico en el ADN familiar"

¿Satisfecho con el resultado?

Sí. Hay un pudor que llevamos innato y que me ha costado romper, pero ya con el libro dos personas me dijeron que habían leído su propia vida. Con la función pasa algo parecido. Todas las vidas se parecen: nacemos, nos reproducimos y morimos. Todas las biografías en realidad son nuestras vidas, incluso te diría más, adentrarte en una autobiografía es como si te regalaran una vida extra.

En esta función de teatro, ¿uno puede aprender a vivir?

Sí, tengo el gen didáctico en el ADN familiar. Mi madre y tres de sus hermanos son profesores, y por parte de padre, varios curas y monjas se han dedicado a la docencia.

¿El humor nace o nos hace?

Ambas cosas. Yo estoy agradecido a la gente que me ha enseñado cosas y me sentía en el deber de transmitirlas. Siento que cada persona que lo lee o ve la obra se hace mi cómplice. Estaría bonito que lo leyera Montoro, a ver si nos coge algo de cariño a los de la tarántula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 16
"Hace 35 años los jóvenes éramos más idealistas y mas ingenuos"

¿Qué le llevó a las drogas?

Ésa es una buena pregunta para hacérsela a la gente que tomaba Optalidon todas las mañanas, o que no es capaz de decir buenos días si no se ha tomado un café, o que no deja pasar la hora del vermú sin meterse un par de martinitos.

No fue su caso.

No, en mi círculo adolescente todos fumaban hachís, pero además era la gente que escuchaba la música, o leía los libros que me gustaban. En aquella época, estamos hablando de hace 35 años, los jóvenes éramos más idealistas y más ingenuos que los de ahora. Estábamos peor informados y mucho más reprimidos. Entendimos que para luchar contra la opresión había que cambiar el mundo, y lo mejor para cambiar el mundo era cambiarse a uno mismo y el camino más rápido era darse la vuelta con las drogas. Yo no tuve la sensación de entrar en un mundo vicioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 16
"Me gusto más sin drogas"

Pero lo hizo. ¿Por qué?

En mi libro cuento con la cabeza bien alta que no ha servido para nada en mi creatividad. Que nada de lo que he hecho bajo su influjo lo he considerado hijo mío. Si hay droga en mi libro es para desaconsejar su uso. Se pierde mucho tiempo y mucha capacidad en buscarla, o en consumirla o en reponerse de sus efectos. Y el precio en confianza en ti mismo da pavor.

Salió y eso es lo importante.

Me gusto más sin drogas. Y si lo cuento es porque entiendo que mi experiencia es más valida que lo que pueda decir la Asociación Contra la Droga que preside la reina Sofía. No sé si me explico...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 16
"La música es un encuentro"

¿Qué consejo les daría a los jóvenes?

El principal sería que, en cuanto la necesiten para trabajar, están hundidos y deben buscar ayuda.

¿Qué le aporta la música?

Compañía. La música es un encuentro, se produce cuando un artista se encuentra a sí mismo o encuentra a alguien con el que compartir emociones en el mismo tiempo y con la misma afinación. Es un dialogo en un lenguaje universal: la emoción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 16
"Con CQC los políticos consiguieron hacerse humanos, accesibles, simpáticos"

¿Volvería a "Caiga quién caiga"?

Preferiría que lo hiciera alguien más joven. "CQC" estuvo muy bien. Fue una bocanada de aire fresco en televisión. Los políticos consiguieron hacerse humanos, accesibles, simpáticos. Ahora estamos en otro momento. El periodismo espectáculo de asaltador de caminos surrealista se queda corto para la situación que estamos atravesando.

¿De qué le ha salvado el humor?

Posiblemente de que me peguen una paliza. El humor es una expresión que demuestra que no tienes miedo. Y si no tienes miedo es porque no usas la violencia. La gente sabe que no tiene nada que temer a mi lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 16
"Vamos hacia la intolerancia"

En España no parece que andemos sobrados de risas...

No, el problema está en que somos un país democrático un poco de pacotilla. No estamos convencidos de que, para que la tortilla no se queme, tiene que dar vueltas. Que al poder hay que removerlo de vez en cuando para que la corrupción no se instale.

¿Por qué cree que los españoles tenemos tan mala leche?

Porque somos unos desgraciados que no valoramos lo que tenemos. Porque vivimos en un país que ha perdido la concordia. Hay crispación, desencanto y, para terminar de arreglar la cosa, no sabemos respetar la opinión ajena. Hubo un tiempo en el que celebrábamos que se pudiera decir o pensar cualquier cosa. Ya no. Juzgamos y nos ofendemos, malinterpretamos continuamente y con eso nos hemos quitado libertades nosotros mismos. Vamos hacia la intolerancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 16
"Nuestro pecado más gordo es la soberbia"

No se perdona al que triunfa. ¿Es nuestro pecado capital?

Sí, y además el más gordo. Se llama soberbia y es el que lleva a todos los demás.

Ponga letra al amor.

Amor se escribe con a de abrazo, con eme de morreo, con o de orgasmo y con erre de risa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 16
¿Quién es él?

Nació en Cádiz el 28 de julio de 1962.

Comienzos: A principios de los 80 formó un dúo junto con Pedro Reyes en Huelva, donde residía. Luego participó en la mítica "La bola de cristal" (TVE). Después comenzó a colaborar con el Gran Wyoming en "La noche se mueve", "El peor programa de la semana" o "Caiga quién caiga". Como jurado participó en "Tú sí que vales" y como actor, en "Hospital central".

Amor por la música: Formó el grupo Los toreros muertos, hasta 1992. Hicieron canciones tan famosas como "Mi agüita amarilla".

Director y escritor: Dirigió la película "Atún y chocolate" y escribió la novela "Sinsáhara", junto a Eva Almerón. En su último libro, "El mundo de la tarántula, memorias" (Blackie Books), cuenta aspectos de su vida hasta ahora desconocidos. Un tema que ha llevado al teatro con gran éxito de crítica y público.

Familia: Pablo tiene dos hijas: Carlota y Mafalda. Después de seis años de relación, en 2015 se casó con María Arellano, madre de su niña pequeña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 16
En pocas palabras

¿Pijama o en pelota picada?

Camisa de pijama. Es que si cojo frío en la espalda me comprimo.

¿Hombres con pelo en pecho o depilados?

La vida es muy corta como para estar depilándose.

¿Qué hace para estar en forma?

Me miras con buenos ojos.

¿Algún mito erótico?

Siempre ha sido Karina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 16
Su foto favorita

"En esta foto estoy con mi hermano, en Cádiz, viendo un teatro de títeres. Adoro esa inocencia".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo