Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Raquel Meroño y Estefanía Luyk, empresarias, amigas y madres

Se conocen desde hace más de 20 años y comparten una trayectoria similar. Han triunfado en sus profesiones, como actriz y como modelo; han sabido reinventarse montando sus propios negocios y son unas madres y esposas felices.

Se conocen desde hace más de 20 años y comparten una trayectoria similar. Han triunfado en sus profesiones, como actriz y como modelo; han sabido reinventarse montando sus propios negocios y son unas madres y esposas felices.

1 de 10
Se adoran

Raquel Meroño y Estefanía Luyk confiesan que "se adoran". Son amigas, viajan juntas y sus familias tienen la misma afinidad. Se conocen desde hace más de veinte años y las dos han sabido reconvertirse para dar un giro a sus profesiones. Raquel llama cariñosamente Estefi a la modelo y dice que tienen "una relación muy estrecha. Somos un grupo de unas cinco parejas con sus hijos  se ha creado un vínculo muy fuerte".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Muy unidas

Cuando Raquel se quedó embarazada de gemelas aparcó la interpretación pero comenzó en el mundo de los negocios, ya que le permitía estar más tiempo con sus hijas. Por su parte, Estefanía, tras triunfar como modelo, montó un restaurante en Valladolid y una agencia de modelos, Why not, que también alquila para eventos. "La idea me la dio Raquel, que ya tenía espacios para alquilar en Madrid".

Las dos se llevan de maravilla y dicen que no hay competencia entre ellas sino "amistad y apoyo. Yo confío mucho en su gusto y quién mejor que ella para aconsejarme", dice Luyk.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
''No hay trabajo que me llene más que ser actriz''

Ha estudiado Periodismo y Psicología para ampliar su formación pero la verdadera pasión de Raquel Meroño es la interpretación y la decoración. El nacimiento de sus gemelas en 2006 –fruto de su unión con el empresario Santiago Carbones– la llevó, sin embargo, a plantearse “un plan B para no perderme nada de sus primeros años” y, ahora, tiene un rentable negocio, la agencia de localizaciones Rockandloft.com, que compagina con trabajos como actriz como la obra 'El hijo puta del sombrero'.

-¿Raquel, cómo saltaste a los negocios?
-Al quedarnos “embarazados” nos fuimos a una casa familiar y el loft en el que vivíamos lo alquilamos para rodajes –fue la casa de El Duque en “Sin tetas...”–. Nos empezaron a llegar peticiones para fiestas o rodajes y pensé que, si me estaba llegando el trabajo a casa, tenía que aprovecharlo. Y ahora tengo hasta 70 espacios en Madrid.

-¿Quiénes os los reclaman?
-Para rodajes como un anuncio de Paul Gasol, vídeos musicales, fiestas, empresas como Chanel, Twitter, Google... Aparte ofrecemos catering, decoración...

-¿Qué proyectos tienes?
-Me voy a Barcelona un mes con la obra. He negociado porque me ofrecían dos meses pero no puedo estar tanto tiempo separada de mis hijas. Tengo mi negocio, pero no hay trabajo que me llene más que ser actriz y espero que llegue esa serie que dure mucho y me dé estabilidad en mi profesión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
''Mi trabajo ahora es más gratificante que desfilar''

Con doce años ya hacía sus pinitos en la moda y nadie dudaba de que Estefanía Luyk llegaría lejos en las pasarelas. Y así ha sido. Después ha sabido crecer personal y profesionalmente y, con 37 años, tiene una familia a la que adora –su marido, José Luis Díez de Baldeón, y sus hijos, Aroa, de siete años, e Ilan, de tres– y se ha reconvertido en empresaria en Valladolid, ciudad a la que se trasladó por amor y donde tiene el restaurante Corino y la agencia Why not –www.whynot-eluyk.com–.

-En Valladolid, una ciudad pequeña, ¿no es más arriesgado montar negocios?
-No; allí no había nada parecido. Estoy muy contenta, llevo cuatro años y estamos haciendo muchas cosas también a nivel nacional. 

-¿Echas de menos la moda?
-No; sigo en este mundo en la parte organizadora y con mis propias modelos. Y es un trabajo más gratificante y me siento más realizada. Antes era poner tu cara bonita o pasear por la pasarela y ahora hay mucho más detrás de lo que hago y tengo que controlar mil cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
''Las tardes son sagradas para mis hijas''

-¿Raquel, cómo compaginas trabajo y maternidad?
-Hasta que salen del cole estoy todo el día de un sitio para otro pero las tardes son sagradas y me meto en casa con ellas para la rutina de cada día, los deberes... Cuando se acuestan, a veces me voy a ver a mi marido a su negocio. Así no se me despistan ni las niñas ni el marido.

-¿Eres celosa?
-Sí, aunque lo era más antes. Mi marido me da seguridad. Y cada vez me cuesta más salir, prefiero hacer viajes con familia o amigas.

-¿Tus hijas serán actrices?
-Son muy teatreras, creativas y les encanta disfrazarse, pero no sé. Son cariñosas y me idolatran, me hacen sentir la 'supermami'.

-¿Quieres tener más hijos?
-No, mi abuelo y el de mi marido eran gemelos y si nacen dos más me muero. Con mis hijas doy gracias a la vida porque, al principio te agobias, pero ahora veo la complicidad que tienen y que siempre están acompañadas y soy feliz.

-¿Cómo es Santi como padre?
-Es como un hermano mayor. Yo asumo las responsabilidades de los estudios y él la parte más lúdica, pero no me importa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
70 espacios en Madrid

Raquel alquila hasta 70 espacios en Madrid para fiestas y rodajes –en la imagen el loft en el que vivía con su marido antes de convertirse en padres y que fue la casa de El Duque en 'Sin tetas no hay paraíso'.

También tiene una casa en Bali que alquilas. "Llevábamos unos doce años yendo un grupo de amigos de vacaciones y nos imaginábamos con una casa allí y llevando a los niños. Al final, lo conseguimos y, además de disfrutarla, la alquilamos –www.mahatmahouse.com–".

-Lo decoraste tú, ¿de dónde viene esa habilidad?
-Lo decoré con mi socia, Vicky. La decoración me ha interesado desde niña. La verdad es que mientras otras se gastaban dinero en bolsos, yo me compraba una 'chaiselonge'. Si volviera a nacer me gustaría estudiar interiorismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Amor y negocios

Santiago Carbones, el marido de Raquel Meroño, tiene el local de moda 'Válgame Dios' en Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
La hija de Estefanía sigue sus pasos

-¿Estefanía, cómo compaginas el trabajo con tus hijos?
-Cuando llego a casa pienso que me encantaría estar más con ellos y se me rompe un poco el corazón. Llevo un ritmo muy fuerte, pero hay que currar y ahora no puedo dejarlo escapar. Los cría casi la chica que vive en casa, pero los fines de semana intento no separarme de ellos un segundo y me encargo de todo.

-Tu hija ya sigue tus pasos.
-“Me la están pidiendo” para hacer trabajos, como el “look book“ de Massimo Dutti, y estoy contenta. Quiero que se lo tome como un juego y, si veo el más mínimo ramalazo de tenérselo creído, se acabó hasta que sea mayor. Al verla, se me cae la baba.

-El niño aún es pequeño.
-Pero le encanta y, si me lo piden, pues lo haré igual. Yo siempre he vivido en la moda y sólo puedo echar flores a este mundo.

-Tu marido es empresario pero está al margen de la vida social.
-Él es hostelero. Le parece bien lo de los niños, pero siempre ha evitado los focos. Llevamos ocho años y es un tío formidable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Va a hacer la Pasarela Castilla y León

Estefanía Luyk tiene muchos proyectos con su agencia Why Not. "Queremos montar alguna franquicia fuera de Valladolid y estamos preparando la Pasarela Castilla y León, que será para junio u octubre y otros eventos de moda", dice la modelo, que, además, alquila la oficina de su agencia en Valladolid para celebraciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Su restaurante

 -Hace siete años montaste Corinto –www.corintovalladolid.com–, ¿cómo va este restaurante?
-Funciona bien y es un referente en Valladolid. Hemos tenido un cambio grande en el último año y hemos hecho una fusión entre comida y copas al estilo de 'Válgame Dios' de Raquel.

-¿Te metes en la cocina del restaurante?
-Sí, opino sobre los platos y sobre todos los aspectos, pero están más pendientes mis socios porque Why not me lleva más trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo