David Muñoz: "Quien me ha enseñado a buscar la felicidad es mi mujer"

Nadie al ver a David Muñoz podría pensar que es uno de los restauradores más importantes de nuestro país. Tanto, que ha logrado a los 34 años tres estrellas Michelín, que son el resultado de años de intenso trabajo, de ingenio, de sacrificios y privaciones. Una aventura que no podría haber llevado a cabo sin Ángela Montero, su mujer, quien, siendo una gran bailarina, optó por apoyar a David a hacer realidad el sueño de su vida.El joven chef, poseedor de tres estrellas Michelín, se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

image

Nadie al ver a David Muñoz podría pensar que es uno de los restauradores más importantes de nuestro país. Tanto, que ha logrado a los 34 años tres estrellas Michelín, que son el resultado de años de intenso trabajo, de ingenio, de sacrificios y privaciones. Una aventura que no podría haber llevado a cabo sin Ángela Montero, su mujer, quien, siendo una gran bailarina, optó por apoyar a David a hacer realidad el sueño de su vida.El joven chef, poseedor de tres estrellas Michelín, se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

1 de 9
David Muñoz, el chef de moda

-¿Qué sintió cuando le concedieron la primera estrella Michelín?
-Una gran alegría porque es un reconocimiento mundial, pero al día siguiente estaba trabajando con las mismas ganas y la misma pasión que pongo en todo lo que hago.

-¿Y cuando le dieron la tercera?
-Que si hubiera una cuarta, trataría de conseguirla. A mis 34 años pienso que lo mejor está por llegar. Mi actitud y la de mi equipo es seguir avanzando y no mirar atrás. Siempre he soñado con hacer grandes cosas. Y, cuanto más inalcanzables parecen, más grandes son los sacrificios que tengo que realizar para llegar a conseguirlas, pero los hago.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Le quedan muchas metas por conquistar?
-Sí, porque no siempre los sueños son tangibles. Yo no he soñado con tener tres estrellas Michelín pero sí con abrir ahora un local en Londres donde crear tendencia.

-Es curioso que desde niño le gustara la cocina.
-Porque estoy convencido de que hay talentos innatos que tienen difícil explicación. En el mundo de la cocina, no es habitual que desde chiquito la comida fuera tan importante para mí. Cuando mis padres me llevaron a Viridiana, quedé prendado con ese restaurante, hasta el punto de que esperé a Abraham, el dueño, para hacerme fotos con él.

-¿Cómo terminó trabajando a su lado?
-No lo sé, pero fue quien me inculcó la pasión por la cocina porque es una persona arrolladora, un genio de la gastronomía, y trabajar en su restaurante fue hacer realidad un sueño. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Qué le impulsó a cambiar Madrid por Londres?
-Me atraía la ciudad porque allí empecé a conocer cocinas de otros mundos, étnicas, multirraciales, que en España no tenían el nivelazo que en Inglaterra.

-¿Le resultó fácil encontrar trabajo?
-No, pero cogí la guía Michelín y empecé a enviar mi currículum a todos los restaurantes porque tenía claro que quería descubrir un mundo que me atraía, pero que desconocía.

-¿Algún muro se le ha resistido?
-No conozco a nadie que, con constancia, consistencia y una buena gestión de su talento, no consiga lo que quiere. Dicho así parece fácil porque hay gente que tiene todas esas cualidades y no consigue lo que quiere, pero sé que se puede conseguir lo que te propongas.

-Dígame cómo.
-Con sacrificio, con momentos amargos, porque no todo es de color de rosa. Trabajar quince horas al día, siete días a la semana, significa que hay muchas cosas de mi vida que he sacrificado, pero tengo la suerte de que Ángela siempre me ha ayudado y empujado a hacer lo que quería, y eso es impagable. No hay mayor apoyo que vivir con una mujer que tiene esa actitud de generosidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Qué ha sido lo más difícil?
-Abrir DiverXO, porque yo no tengo tiempo más que para trabajar y dormir. Es una elección, y esta lucha me compensa porque me hace feliz, y porque hay mucha gente a la que no le gusta lo que hace. Por ello me siento un afortunado, aunque me acueste a las dos de la mañana y me levante a las ocho.

-¿Trabajar con su mujer no deteriora la relación de pareja?
-Si lo gestionas con inteligencia, no; pero el mérito es de Ángela, no mío.  
  
-¿A quién de su familia le gusta cocinar?
-A mi madre; pese a que en mi casa no podíamos darnos muchos caprichos –éramos una familia de clase media baja–, se las ingeniaba para cocinar cosas diferentes y llevarnos a comer a algún restaurante.

-¿Cuál es el secreto de su éxito?
-Los productos que utilizamos. Yo recuerdo que, cuando a España empezó a llegar el jamón de pato, mis padres lo vieron y lo compraron. Eran los únicos caprichos que podíamos permitirnos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Para saber cocinar hay que saber comer?
-¡Por supuesto! Si te pasas tantas horas en la cocina como yo, es imposible que no te guste lo que estás haciendo. La buena comida satisface no sólo el gusto, también satisface a nivel intelectual y creativo. En DiverXO la felicidad se concentra en el plato y en lo que comes.

-¿Usted sabe desconectar del trabajo?
-No, porque ¿cómo desconectas de algo que te apasiona, te gusta, te fascina y además es un entretenimiento? Muy difícilmente.

-¿No se toma vacaciones?
-Tampoco, porque al final mis vacaciones se reducen a seguir haciendo cosas sobre gastronomía. En mi tiempo libre intento descubrir nuevos productos y  conceptos. No sé cómo parar.

-¿Y cómo descarga adrenalina?
-Corriendo. Todas las noches, al terminar de trabajar corro, haga buen tiempo, nieve o llueva. Me despeja la cabeza, lo que me permite dormir como un liron, y tener una gran actividad mental y física.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Sabe que hay vida fuera de los fogones?
-El día que el cuerpo o el coco me pidan hacer otras cosas, las haré, porque yo, ante todo, quiero ser feliz, sin ningún tipo de problema. Es posible que dentro de diez años me apetezca hacer algo diferente, pero hoy por hoy no, porque estamos poniendo los cimientos para que el día de mañana podamos vivir un poco menos esclavos, pero igual que soy ahora.

-¿Y su mujer qué le dice?
-Yo nunca he conocido a nadie con un talante como Ángela. Ella es una persona que trata siempre de ser feliz. A mí quien me ha enseñado a buscar la felicidad por encima de todo es Ángela, porque yo no siempre he sido así.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Dónde se conocieron?
-En Madrid hace diez años, después nos fuimos a vivir a Londres, pues, aunque trabajamos juntos, nunca se ha apartado del mundo de la danza, ya que sigue dando clases de ballet y acaba de terminar la carrera de profesora de la Royal, que es su otra gran pasión.   

-¿La gastronomía española goza de buena salud?
-Sin duda; a más cultura gastronómica más ganas de disfrutar de la comida. No me considero un artista sino un artesano.

-Un consejo para evitar la obesidad.
-Desarrollar un sistema de enseñanza respecto a los hábitos de alimentación saludable que se imparta en las escuelas, porque está claro que quien come bien piensa bien, y una sociedad sana termina siendo una sociedad mentalmente sana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de David Muñoz

"Fue contraportada del 'Marca' y en ella aparezco después de correr una maratón, que supuso para mí una gran motivación. Me lo propuse, lo conseguí y fuera de la cocina, comprobé que, con actitud y esfuerzo, las cosas se consiguen".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de David Muñoz

Nació: En Madrid, en 1980. 

Estudios: En la Escuela de Hostelería.

Referente: Abraham García, el dueño del restaurante Viridiana, de Madrid, donde lo llevaron sus padres de niño y le dejó impresionado. Después comenzó su andadura profesional en este local.

Restaurante: En Madrid. Se llama DiverXO y tiene tres estrellas Michelín.

Futuro:  Abrir un local en Londres que se convierta en un referente en esa ciudad. Y otro restaurante en Madrid, en la calle Padre Damián.

Familia: Está casado con Ángela Montero, bailarina de profesión, que le ayuda en su negocio de restauración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo