Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Mónica Naranjo: "Cuando mi hijo era pequeño, yo le daba miedo"

El día que Mónica Naranjo decidió abandonarlo todo, lo hizo para desconectar de un mundo que la asfixiaba para empezar a disfrutar de los pequeños placeres de la vida. En ese tiempo, el destino puso en su camino a Óscar Tarruella, que había sido mosso d´Esquadra y que pronto se convertiría en su segundo marido y mánager. Él aportó al matrimonio un hijo que la cantante adoptó. Esta situación familiar le ha dado un alto grado de felicidad. La cantante, feliz con su vuelta a los escenarios, charla con Rosa Villacastín.

El día que Mónica Naranjo decidió abandonarlo todo, lo hizo para desconectar de un mundo que la asfixiaba para empezar a disfrutar de los pequeños placeres de la vida. En ese tiempo, el destino puso en su camino a Óscar Tarruella, que había sido mosso d´Esquadra y que pronto se convertiría en su segundo marido y mánager. Él aportó al matrimonio un hijo que la cantante adoptó. Esta situación familiar le ha dado un alto grado de felicidad. La cantante, feliz con su vuelta a los escenarios, charla con Rosa Villacastín.

1 de 9
Mónica Naranjo nos abre su corazón

-¿Cómo vive ese momento en el que dice '¡basta ya!'?
-Con incertidumbre y miedo, porque fue la primera vez que me alejo de lo que conozco, no solamente de México, también de los amigos, de los afectos. Pero me di cuenta de que lo mejor que tenía que pasarme me ha pasado, y lo miras todo de otra manera.

-¿De qué manera?
-Al principio me sentí victima, hoy me siento agradecida por el aprendizaje. No soy una persona dejada, no me gusta la desidia porque me pone muy nerviosa y, si en un momento decidí dedicar mi vida al arte, a la música, supe que eso implicaba hacer muchos sacrificios y estar alejada de mi familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Cuando se está tan arriba no valen las medias tintas?
-En esta profesión, como en todo en la vida, hay que darlo todo. Cuando algunas amigas me dicen que yo no he vivido la adolescencia, yo les respondo que he hecho lo que quería hacer.

-Alguna cosa le faltaría.
-Me fui a México muy joven, con una vida programada, en la que sabía qué iba a hacer cada día, incluso lo que iba a cenar. No me permitían salir a las fiestas, pero me lo pasé muy bien.     

-¿De qué se arrepiente?
-De no haber pasado más tiempo con mi padre, que se fue demasiado pronto.

-¿Cómo es su vida actualmente?
-He llegado a los 40 convencida de que las cosas que he hecho han estado muy bien.

-¿Dejo de sonar su teléfono?
-Efectivamente, nadie me llamó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Qué pasó entonces por su cabeza?
-Nada, no sentí nada. Recuerdo que cuando hablaba con Rocío Jurado y me decía 'tú tienes que volver', yo le contestaba que éramos muy distintas, que ella se moriría con los tacones puestos, pero yo no porque para mí lo más importante era encontrar mi camino hacia la felicidad.

-¿Era lo fundamental para usted?
-Verte sola en la habitación de un hotel, sin más compañía que mi perro, fue decisivo para cortar por lo sano. Quería tener mi propia familia, era mi meta y tenía que luchar para conseguirlo. Y para ello tenía que cambiar de vida, volver a mis raíces, con mi familia, hacer vida de pueblo.

-Y llega Óscar y se cruza en su camino.
-Surgió así y comencé a disfrutar de lo que es estar tumbada en un sofá leyendo un libro junto al hombre que amo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-Pero no le basta y vuelve a televisión.
-Porque la vida continúa y coincidió que me propusieron hacer cosas que me gustaban. Yo no soy de marcarme metas, me importa más la salud, que mi gente esté bien, pero sin hacer planes a largo plazo que después el día a día te puede desbaratar.

-¿A su hijo le gusta la música?
-Mucho, le gustan todos los instrumentos, pero sobre todo tocar la guitarra. Es el que me mantiene viva y al día, no sólo con la música, también con los libros que tengo que leer porque es un gran lector.

-¿Trabajar codo con codo con su marido no desgasta su relación de pareja?
-Para nada. El respeto, en estas cuestiones, es vital. También es básica la comunicación, mantener el equilibrio entre la vida familiar y profesional. Muchas parejas fracasan por falta de respeto, de comunicación. No es nuestro caso. Nosotros somos muy tolerantes, hablamos mucho de todo, nos gusta estar juntos, salir a pasear.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Cómo es un día cualquiera de su vida?
-Si no tenemos trabajo, nos levantamos muy pronto, cogemos a los perros y andamos mucho, hacemos mucho ejercicio.

-¿La fama de la tele es más cercana?
-Es distinta. Yo diría que te quieren más porque a través de la televisión entras en sus casas a horas en las que la familia está reunida. Estamos mucho tiempo y les hacemos reír, que es algo muy importante, más ahora que la gente lo está pasando tan mal.

-¿Le gusta recrearse con lo que hace?
-En casa sí. En casa veíamos el programa y era un momentazo irrepetible porque nos reaímos mucho con todo.

-¿No es de las que quieren cambiarlo todo?
-¡Ni hablar! La naturalidad es imprescindible para que las cosas funcionen. Y otra cosa importante: hay que trabajar con un equipo que domine el medio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-Su imagen es más natural que rompedora.
-Es algo pensado. Detrás de todo esto hay un equipo muy bueno que me ayuda y aconseja. Apoyo la moda española. José, David y Sergio lo saben y conocen lo que me queda bien y lo que no.

-¿Qué siente cuando ve fotos suyas de hace unos años?
-Que todo tiene su momento. Cuando iba de pelirroja quería dar una imagen muy radical. Ahora llevo el pelo oscuro, porque es lo que toca en esta etapa de mi vida. Mi primer cambio brusco me lo hizo Ruper, era un platino. Hoy no lo llevaría por nada del mundo.  

-¿Para quién nos vestimos: para gustarnos a nosotras o a ellos?
-En mi caso para gustarme a mí. Si yo me miro al espejo y me encuentro bien, digo 'a por todas', porque me da seguridad.

-Defíname su estilo.
-Como diría Marta Sánchez, soy el prototipo de mujer, mujer, la superhembra.

-¿Sí?
-Sí, si por superhembra entendemos la mujer que tiene curvas, que tiene culo...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cómo debe ser el hombre que la conquiste?
-De espalda ancha, buena pechera, buen culo, donde puedas agarrarte bien. Me gustan jóvenes porque hoy las mujeres le estamos arañando años a la vida, y una de 40 parece que tiene 30.

-¿Se siente a gusto con lo que ve en el espejo?
-Muy a gusto. Eso te lo da tener un hijo de 21 años. Recuerdo que cuando era más pequeño y yo llegaba a casa de trabajar, siempre me decía: “¡Mamá, quítate a la Mónica Naranjo!”. Creo que le daba miedo.

-¿Le pesa ser hijo de una famosa?
-No, porque siempre he tratado de inculcarle que lleve una vida discretísima. Nunca lo he llevado al colegio para que no lo asociaran conmigo. Iba a recogerlo, pero nunca lo llevaba para evitar los comentarios de sus compañeros.

-¿Está preparada para que vuele solo?
-Sí porque eso forma parte de la vida. A veces me pregunto por qué yo me fui de casa con 17 años, pero lo hemos educado para que sea independiente y tenemos la suerte de que nos ha salido muy juicioso.

-Del 1 al 10 valore su trayectoria profesional.
-Un seis o un siete, porque es mucho lo que me queda por aprender. Ha ido todo tan deprisa que pienso que tengo mucho camino por andar.

-¿Algún gran proyecto entre manos?
-Uno muy rompedor en el que llevamos más de cinco años trabajando y que saldrá en primavera. Ahora estoy en plena celebración de “4.0” (en referencia a sus 40 años).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Ficha y firma de Mónica Naranjo

Nació: En Figueras, Gerona, el 23 de mayo de 1974.  

Estudios: Como desde los cuatro años sintió la pasión por la música, a los catorce su madre la matriculó en una escuela de canto y le regaló una grabadora para que pudiera hacer sus propias canciones.

Familia: Está divorciada de Cristóbal Sánsano.
Volvió a casarse con Óscar Tarruella, que aportó un hijo, Aitor, al matrimonio.

México: En 1990 emigró a México de la mano del
productor musical Cristóbal Sánsano. Comienza así una carrera espectacular que la convierte en una estrella internacional.

Actual: Después de un largo periodo retirada, ha vuelto con el disco '4.0' y ha participado en los programas  'Tu cara me suena' y 'A bailar', que han terminado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favorita de Mónica Naranjo

"Ésta me encanta porque creo que refleja muy bien la diversión y “el desmelene” que supuso para mí participar en el programa de Antena 3 'Tu cara me suena'. Me lo pasé en grande y se nota", nos cuenta la cantante.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo