Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Farruquito: "Entre los gitanos, la mujer es la que manda"

Entrevistamos al famoso bailaor, que nos habla de su vida y proyectos.

Entrevistamos al famoso bailaor, que nos habla de su vida y proyectos.

1 de 9
La entrevista

En la distancia corta, Juan Manuel Fernández Montoya 'Farruquito' es un joven amable, que habla con propiedad de cualquier tema,  pero que se cierra en banda cuando se indaga cómo vivió el atropello y muerte de Benjamín Olalla. Ya pagó con la cárcel la deuda contraída con la sociedad debido a las irregularidades que cometió y con la familia del fallecido, a la que pidió perdón públicamente.
De vuelta a los escenarios, Farruquito intenta pasar página a ese capítulo negro de su vida y aprovechar esta segunda oportunidad que le ha brindado la vida. Él es el bailaor más importante de nuestro país y ahora va a tener su primer hijo, al que llamará Juan Moreno, nombre artístico del padre de Farruquito.

-¿Le ha influido la experiencia vivida en su forma de bailar?
-Me ha influido mucho. Para eso sirve la experiencia, precisamente para corregir lo que haces mal.

-¿Los acontecimientos le han obligado a madurar deprisa?
-Sí, claro, con la de años que llevo bailando, si no hubiera madurado sería para preocuparse. La madurez no se obtiene cuando se quiere sino cuando llega el momento oportuno y eso tiene mucho que ver con el paso del tiempo y las experiencias vividas.

-¿Cómo fue la respuesta del público tras su reaparición?
-Gracias a Dios muy buena, porque siempre he tenido una gran aceptación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿A quién gusta más su baile, a los hombres o a las mujeres?
-Más a las mujeres porque a ellas les gusta el baile masculino. Mi abuelo, al que adoraba y respetaba, me enseñó a amar el arte del flamenco. Un amor al que no puedes poner límites, porque tiene que ser total. Yo he llorado muchas veces mientras bailaba, simplemente porque me emocionaba con lo que estaba creando en ese momento.

-¿Los grandes pilares de su vida son su familia?
-Sí, mi abuelo y mi padre, que eran los gitanos más sencillos del mundo, eran unos maestros de la vida. Los dos sufrieron mucho, pero a mí me dieron la infancia más bonita que un niño puede tener. Todo era alegría y cariño, algo que nos inculcaron siempre. Yo me siento un privilegiado por haber recibido una buena educación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Qué valores son incuestionables para usted?
-Los que están por encima de cualquier interés económico, los que son el tronco de mis principios y a los que me aferro en los malos momentos. Para mí,  lo que piensan mi madre, mi hermano, mi tía “la Faraona”, mis amigos y mi mujer es más importante que lo que pueda decir un crítico, con todos mis respetos hacia el crítico. Seguir paseando por el mismo barrio, saludar a mis vecinas, estar con mis amigos de siempre, es lo que me ayuda a superarme.

-¿Triunfar en Estados Unidos, donde es un ídolo, le cambió?
-No; yo mis costumbres me las llevo donde voy. Me encantó conocer a Antonio Banderas y a Melanie Griffith, que me trataron como si me conocieran de toda la vida, que me presentaron a Silvester Stallone y que son de una grandeza humana increíble.

 -¿Qué echa de menos cuando va a actuar al extranjero?
-La forma de ser de los españoles, cómo vivimos, porque en Inglaterra no te dan ni los buenos días. Yo estudié inglés, y cuando le dije a mi profesor que era gitano, me preguntó que dónde tenía la caravana. Es increíble la idea que tienen todavía de nosotros, por eso es importante que nuestro arte trascienda y se conozca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿El traje hace al bailaor?
-En parte, porque yo no puedo bailar una soleá sin chaqueta y pañuelo al cuello. También tuve la suerte de que Victorio & Lucchino me hicieron cosas que iban mucho con mi estilo.

-¿Tiene alguna manía antes de salir al escenario?
-Muchas, me peino 50 ó 60 veces, me pongo las botas y me las quito tres veces, sobre todo la derecha y antes de salir al escenario me quedo solo, sin que nadie me hable, para concentrarme y pensar.

-¿Es de capillitas?
-No soy de llevar imágenes. Creo en Dios de una forma muy natural, como en las personas. Tampoco rezo pero me dirijo a Dios de una manera que él me entiende.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-Empezó a bailar a los cuatro años ¿todavía siente mariposas en el estómago?
-Siempre, el día que no las sienta me quito de bailar, me retiro. Hay bailes con los que me siento más a gusto, como los fandangos, la soleá, la seguidilla, la farruca, la bulería, la alegría, todo depende de cómo me sienta y del día que tenga.

-¿Qué le ha aportado el matrimonio?
-Cosas muy bonitas. Desde que me casé vivo más tranquilo, tengo orden en mis cosas, mi mujer es muy buena persona. Mucha gente se sorprendió de la forma en que nos casamos, pero lo hicimos como se casan los gitanos y como mi mujer se merecía. Llevaba mucho tiempo esperándome y yo quería que ella tuviera una boda muy bonita.

-¿Hay igualdad entre los gitanos?
-Claro, hoy los hombres ya no tenemos que hacer lo que digan las mujeres, porque entre nosotros la mujer es la que manda. En mi familia hombres y mujeres nos aconsejamos. Siempre ha sido así, por más que la gente tenga una idea antigua de cómo somos los gitanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Le gustaría que su hijo, que ya está en camino, fuera a la universidad?
-Es lo que voy a intentar, porque el saber no ocupa lugar. Después le apoyaré en lo que quiera ser. Yo terminé el graduado escolar y ya no pude estudiar más.

-¿Es su asignatura pendiente?
-Si tuviera tiempo, me gustaría estudiar música, me encantaría aprender a tocar el piano, solfeo y leer partituras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cómo le afectan los recortes en cultura?
-Como a todos los artistas; si el público no tiene dinero para ir al teatro, nosotros no podemos seguir trabajando. Creo que las administraciones podrían hacer un poco más. A mí me da rabia que el Teatro de la Maestranza de Sevilla esté todo el año ocupado con ópera, cuando Sevilla es la cuna del flamenco.

-¿A los políticos les falta sensibilidad?
-Barren para casa, en lugar de ponerse en el lugar de la gente que más lo necesita y gobernar con dignidad y justicia. Yo de política no entiendo, pero los partidos, en vez de estar peleándose entre sí, deberían unirse por el bien de todos.

-¿Usted vota?
-No, porque no sé a quién votar. Mi familia tampoco, por eso no voto. Tampoco veo la tele, sólo 'Pasapalabra', alguna película y algún documental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Farruquito

"En esta foto estoy con Fernanda de Utrera, tenía cuatro años, estábamos de gira por América con Farruco, Farruca, la Faraona, Manuela Carrasco, los Habichuela, Enrique “el extremeño”, el Chocolate, Bernarda de Utrera, Amador y mi padre cantando", nos cuenta Farruquito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Farruquito

Nació: Su nombre real es Juan Manuel Fernández Montoya y nació en Sevilla el 5 de agosto de 1982. Es hijo del cantaor Juan Fernández Flores, “el Moreno”, y de la bailaora Rosario Montoya. Es nieto de Farruco.

Familia: Está casado con Rosario Alcántara, desde el 18 de septiembre de 2005. La pareja espera su primer hijo.

Inicios: Debutó a los cuatro años en Broadway en el espectáculo “Flamenco puro”. A los ocho se presentó en la sala Zambra de Madrid, a los once intervino en el videoclip “Camarón nuestro” y a los doce en la película “Flamenco” de Carlos Saura.

En 2011: El “New York Times” le catalogó como el mejor artista que pisó la gran manzana ese año y la revista “People” lo eligió como una de las personas más bellas del mundo.

Lo último: Desde el 12 de abril presenta su espectáculo flamenco en el Teatro Compac Gran Vía de Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo