Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Mayra Gómez Kemp: "Si no hubiera fumado, no habría tenido cáncer"

La presentadora, que ha superado un cáncer y acaba de publicar un libro, “Mayra Gómez Kemp ¡Y hasta aquí puedo leer!”, de la editorial Plaza y Janés, charla con Rosa Villacastín.

La presentadora, que ha superado un cáncer y acaba de publicar un libro, “Mayra Gómez Kemp ¡Y hasta aquí puedo leer!”, de la editorial Plaza y Janés, charla con Rosa Villacastín.

1 de 9
La entrevista

Mayra Gómez Kemp ha decidido publicar la historia de su vida. Se debe a que prefiere ser ella quien escriba sus memorias antes de que lo hagan otros sin el conocimiento debido. Mujer de gran valía personal, cuenta en su haber con una larga trayectoria profesional tanto en radio como en televisión, donde triunfó con programas de tanto éxito como “625 líneas” y “Un, dos tres”, que forman parte de nuestra memoria mediática.

-Mayra ¿qué ha sido lo más difícil de recordar?
-La relación con mis padres, que terminó en divorcio, y me afectó mucho porque cuando los padres se divorcian es como si también se estuvieran divorciando de los hijos.

-¿Por eso ha luchado tanto por su matrimonio?
-Siempre pensé que el matrimonio hay que trabajárselo, porque llega un momento que lo sabes todo de la otra persona, y es cuando hay que volver a reinventarse. El secreto de una buena relación es hablar mucho, no romper la comunicación.

-¿Cómo es su relación de pareja?
-Al principio fue de amor-pasión, pero después me di cuenta de que Alberto también era mi amigo, de que teníamos muchas cosas en común y una filosofía de vida muy parecida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Se ha sentido apoyada siempre por él?
-Siempre, porque algo que los dos tenemos claro es que en esta profesión hoy puedes estar arriba y mañana nadie se acuerda de ti. Nosotros nunca hemos vivido por encima de nuestras posibilidades porque conozco demasiados casos de gente que se compró “casoplones” que después no pudo pagar.

-¿Más importante que las metas es conocer las propias limitaciones?
-Sí, mi única meta ha sido trabajar, no triunfar, porque ésa es la letra pequeña de esta profesión, y para eso hay que saber reciclarse.

-Usted sí sabe lo que es tener audiencias millonarias.
-No te lo vas a creer pero yo nunca pensaba en las audiencias, sólo en hacer bien mi trabajo. En cuanto a la fama, no hay que darle tanta importancia porque famosos fueron Hitler o el estrangulador de Boston. Siempre digo lo mismo, la fama no cotiza en bolsa.

-Algo sí le cambiaría “Un, dos, tres”.
-Lo más difícil de aceptar fue perder la privacidad, no sólo la mía, también la de mis amigos y la de mi familia. Y lo más agradable: cuando te ven por la calle y te dicen guapa y te dan dos besos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Fue osada al sustituir a Kiko Ledgard?
-Salvo mi marido, que me ha apoyado siempre, y Chicho Ibáñez Serrador,que fue quien me llamó para que lo presentase, el resto de la gente me aconsejaba que no lo hiciera, que España no iba a aceptar a una mujer haciendo el papel de Kiko. Así empecé. Por eso creo que no hay que dejarse influir por nadie.

-¿Querer es poder?
-Quizá. A mí quienes más me han ayudado siempre han sido las mujeres, porque decían que conmigo el programa era más europeo, más moderno.

-¿Cómo le marcó presentar “Un, dos, tres”?
-Profesionalmente me dio una dimensión y una popularidad que era muy difícil de conseguir siendo mujer. Y personalmente, yo no paraba de trabajar porque Chicho era muy exigente.

-¿Imagina lo que hubiese ganado si esa oportunidad se la dan hoy?
-Lo sé, pero eran otras épocas. Yo nunca vi un duro de la publicidad que hacía, y los sueldos en TVE eran los que eran, incluso para alguien que, como yo, conseguía una audiencia de 24 millones de espectadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Es lo mejor que le ha pasado?
-No, para mí lo mejor es haber dado la vuelta al mundo con mi marido y que mi madre muriera en mis brazos. Tengo claro las cosas que no haré, ahora mi prioridad es cuidar de mi marido, cuidar mi salud y aprovechar cada momento.

-La vida le ha dado alegrías pero también disgustos.
-Un palo muy gordo fue cuando me detectaron un cáncer en la lengua. Yo lo tengo claro: si no hubiera fumado, no habría tenido ese cáncer. No puedo culpar a nadie de mi enfermedad, que tuve por haber fumado, y lo quiero dejar claro por si mi experiencia puede servir a alguien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-También tuvo que enfrentarse a la depresión de su marido.
-Nunca me había enfrentado a algo así. Mi marido se metió en la cama, no comía, no se comunicaba con nadie más que conmigo... E incluso intentó suicidarse. Por eso me molesta tanto cuando se frivoliza con la depresión, sin saber lo que es, ni las consecuencias devastadoras que puede tener para quien la sufre.

-Una enfermedad dura, pero que tiene cura, ¿no es así?
-Hay que tratarse, hay que ir al psiquiatra porque efectivamente hoy hay fármacos que te ayudan a salir de eso. Yo, sin saber a lo que me enfrentaba, tuve que lidiar con una enfermedad que es muy dura, durísima, no sólo para quien la sufre sino para las personas que están a su lado. También es importante dar con el psiquiatra adecuado, que logre sacarles de esa angustia en la que viven.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿De estas batallas la pareja ha salido fortalecida?
-Sin duda alguna sí. Hoy los dos somos más tolerantes, le damos importancia a las cosas que la tienen, y sabemos que lo material no te lo puedes llevar contigo, por lo que tratamos de disfrutar del día a día, con nuestras limitaciones por la edad, pero felices de estar juntos.

-¿Cómo es su vida ahora?
-Nos levantamos temprano, Alberto antes que yo porque le gusta mucho Internet, lo que le mantiene alerta, y cuando yo me levanto ya me da las noticias más interesantes. A partir de ahí planificamos el día. Yo salgo a caminar por la mañana y por la tarde, haga frío o calor.

-¿Tanta actividad le viene bien para mantenerse en forma?
-Cuando salí del hospital la segunda vez pesaba menos de 50 kilos, sin tono muscular, sin poder comer... Y la doctora me dijo: “Tienes que ponerte las pilas”. Y me las puse porque tuve que aprender a hablar y a tragar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cuándo fue consciente de su gran fortaleza?
-Yo sabía que era valiente ante la vida, lo que no sabía es si iba a ser valiente ante la muerte, por eso le dije al doctor que fuera sincero conmigo, que me lo contara todo a mí. Y así hizo.

-¿Echó de menos entonces los hijos que no ha tenido?
-En el momento en el que podía tenerlos no pude, y cuando la vida me lo permitió ya no podía, pero no me arrepiento porque a mí me llegó mi marido con dos hijas, de las que tengo dos nietos. He tenido la suerte de que desde el primer momento siempre hemos tenido muy buena sintonía.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Su foto favorita

“Me gusta y le tengo cariño porque es la última vez que estuve con mis padres. Al año se divorciaron”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Su firma

Nació: En La Habana, Cuba, el 14 de febrero de 1948. Hija de los artistas cubanos Ramiro Gómez Kemp y Velia Martínez Febles. Tiene una hermana, Georgina, que vive en Miami. Está casada con el actor argentino Alberto Berco.

Inicios: Siendo universitaria hizo su primera aparición en el cine y en 1960 su familia se trasladó a Puerto Rico, después a Venezuela, posteriormente a Miami y más tarde a Madrid, donde comienza a trabajar en Antena 3 Radio.

Éxitos: En 1976 debuta en televisión en “Un, dos, tres”. Al año siguiente formó el trío Acuario con María Durán y Beatriz Escudero y un año más tarde presenta “625 líneas”.
fama: En 1982, Chicho Ibáñez Serrador la escoge para presentar “Un, dos,tres”, que condujo durante seis años. También ha pasado por “El show de Flo” y “Pasapalabra”. Ahora colabora en Aragón TV.

Libro: Acaba de publicar “Mayra Gómez Kemp ¡Y hasta aquí puedo leer!”, de la editorial Plaza y Janés.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo