Mariano Peña: "Esta profesión me ha servido para quitarme la timidez"

Quienes han seguido las andanzas de Mauricio Colmenero en 'Aída' se sorprenderán al ver a Mariano Peña travestido de mujer en 'Priscilla, reina del desierto', un musical basado en la película homónima, ganadora de un Oscar, que se representa en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, un espectáculo estilo de Broadway. El actor se sincera en esta entrevista con Rosa Villacastín.

image

Quienes han seguido las andanzas de Mauricio Colmenero en 'Aída' se sorprenderán al ver a Mariano Peña travestido de mujer en 'Priscilla, reina del desierto', un musical basado en la película homónima, ganadora de un Oscar, que se representa en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, un espectáculo estilo de Broadway. El actor se sincera en esta entrevista con Rosa Villacastín.

1 de 9
Mariano Peña abre su corazón a Diez Minutos

-Mariano, ¿el último trabajo es el mejor?
-Estoy muy orgulloso del papel de Bernardette, aunque no puedo olvidarme de otros que me han permitido ganarme el cariño y el respeto del público.

-¿Como el de Mauricio Colmenero en 'Aída'?
-Hay gente que me para en la calle para preguntarme si soy el verdadero Mauricio. Eso me produce mucha satisfacción porque es un gesto de generosidad por su parte. Mauricio es una joyita para cualquier actor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Y el que interpreta en este musical? 
-Esta obra es tan potente que los productores se han visto obligados a tirar la puerta de entrada del teatro retirando todas las butacas del patio para meter el autobús que aparece en el escenario. Lo trajeron de Londres. Cuando me ofrecieron este papel me convencí de que tenía que aceptarlo.

-¿Le ha resultado difícil meterse en la piel de un travesti?
-Todos los personajes son un reto. Este no es más difícil que hacer de un tirano o de Don Quijote. Lo más complicado ha sido aprender a cantar y bailar, no tengo educación musical.

-¿La veteranía es un grado?
-Por supuesto, pero, sobre todo, lo que te da es seguridad. Aunque yo intento desprenderme de tantos años de trabajo, hay cosas que tienes interiorizadas en tu cuerpo y no puedes quitártelas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Qué ha supuesto para usted la vuelta al teatro?
-El reencuentro maravilloso con el público y una asignatura que tenía pendiente porque no encontraba nada que me sedujera lo suficiente para dejar la televisión. Pero sobre todo y, aunque no lo confesara, me preocupaba la respuesta del público como me preocupó, en su momento, la imagen que pudiera dar de Mauricio Colmenero.

-¿Por qué?
-Me daba miedo que ese público que ha sido tan fiel a Mauricio se sintiera decepcionado con mi nuevo personaje.

-No ha sido así.
-Todo lo contrario. La gente es encantadora conmigo. La respuesta del público está siendo cariñosísima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Qué extraña de la televisión?
-La tele engancha y hacer lo que te gusta engancha más, pero después de nueve años con un mismo papel, necesitaba apartarme para interpretar a alguien que rompiera con la imagen de un personaje tan políticamente incorrecto como es el de Mauricio. Y me he encontrado con este nuevo papel que ha sido el mejor regalo profesional que podían hacerme.

-Si tuviera que elegir entre popularidad y fama, ¿con cuál se quedaría?
-Depende de cómo te quieran ver o vender. En ese aspecto he tratado de nadar y guardar la ropa. Siempre he buscado que se me respete por mi trabajo y creo que lo he conseguido. La popularidad es el IVA de esta profesión, el precio que tienes que pagar para que se reconozca tu trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-Pese a todo, usted siempre quiso ser actor.
-No me preguntes por qué, porque en mi pueblo no había ni cine. Recuerdo la primera función que vi. Tendría ocho años. Lo mucho que me impresionó aquel patio de butacas lleno de gente, la energía que desprendía, y de pronto, se apagan las luces, se encienden las del escenario y en aquella caja mágica empiezan a pasar cosas. Recuerdo que eran personajes de mentira, pero tan mágicos que me cautivaron para siempre.

-Estudió Arte Dramático.
-Sí, porque aunque me gustaba el teatro, tenía claro que un título nunca viene mal. También hice Bellas Artes por si acaso las cosas no me salían como quería. No me arrepiento porque todo lo que sea aprender, fomentar la sensibilidad, máxime en esta profesión, te sirve de mucho. Pero sobre todo me ha servido para quitarme la timidez porque, aunque no lo parezca, he sido muy tímido. Quizá porque no sabía comunicarme con la gente.

-¿Le incomoda que el papel de Mauricio haya eclipsado a otros que ha interpretado?
-No, pero hay muchos otros que han formado parte de mi vida, que están ahí, y de los que sacas muchas enseñanzas. He interpretado personajes que no han sido tan conocidos, pero que me han enriquecido mucho.

-¿La interpretación se aprende o es algo que se lleva dentro?
-Si no tienes aptitudes, se puede aprender. Me lo paso muy bien en el escenario, y si no tuviera aptitudes no podría hacer lo que he hecho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-También ha hecho doblaje.
-También, y me ha servido para sacarme las castañas del fuego en momentos de crisis y en mis inicios. He tenido una carrera sin sobresaltos, sin prisa pero sin pausa, y espero seguir así.

-¿Cuándo sabe que se ha triunfado?
-En el momento en que tienes en tu casa tres ofertas para hacer teatro, como me ha ocurrido a mí, porque el cine me quiere poco.

-¿La crisis es un mal endémico del mundo del espectáculo?
-Con lo que está pasando podría pensarse que sí, pero el teatro ahí sigue y la gente acude a que le cuenten una historia y a pasarlo bien. La televisión también da mucho trabajo. Ahora bien, si me preguntas cuál es la solución, no sabría decir qué hay que hacer para resolver los problemas que aquejan a esta profesión.

-¿El teatro es la mejor escuela?
-Por supuesto. Ahí es donde de verdad se hacen los actores y las actrices. El teatro es la mejor escuela.

-¿Alguna vez ha sentido miedo escénico?
-Sí, en una ocasión que me quedé con  la mente en blanco. Fue cuestión de segundos, pero lo pasé fatal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cómo es su mundo fuera de la escena?
-Muy normalito, me gusta salir con los amigos, ir al cine, leer, ver la televisión... Es muy corriente, como el de cualquier persona.

-¿Qué no ha hecho que le gustaría hacer?
-Soy un hombre de pocos sueños, en el sentido de que soy muy realista. Pero claro que me gusta ser feliz, estar en paz conmigo mismo y seguir siendo amigo de mis amigos. No me llama la atención ir a Hollywood, ni correr aventuras de ese tipo. Estoy contento como estoy.

-¿Volvería a trabajar en 'Aída'?
-Si es con los mismos actores, por supuesto que lo haría. No me lo pensaría dos veces porque me lo he pasado muy bien y ha sido toda una experiencia personal y profesional muy importante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Ficha y firma de Mariano Peña

Nació: En Manzanilla, Huelva, el 7 de abril de 1957.

Estudios: Arte Dramático y Bellas Artes en Sevilla, al tiempo que trabajaba en el teatro.

Doblador: Ha puesto su voz a personajes animados como el maestro Kame Sennin en 'Dragon Ball', el mago Mazoho en 'Dragón Quest', George Wilson en 'Daniel el travieso'...

Cine: Debutó con el corto 'La teoría del dinero' y la película 'Carlos contra el mundo'.

Televisión: Ha participado en series como 'Compañeros', 'Hospital Central', 'Los Serrano'... pero ha alcanzado gran éxito en 'Aída', donde ha dado vida a Mauricio Colmenero. Un personaje que le ha dado una enorme popularidad y grandes premios como Mejor Actor Secundario y el Ondas en el año 2012.

Actualidad: Interviene en el musical 'Priscilla, reina del desierto', en el Nuevo Teatro Alcalá Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favorita de Mariano Peña

"Me emociona esta foto porque estoy con mis hermanos y mis padres, en su época dorada, y también me emociona porque me veo como era, muy tímido", nos cuenta el actor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo