La familia de Arantxa Sánchez Vicario le advirtió de las malas intenciones de su marido

Los hermanos de la tenista la expulsaron del tanatorio cuando falleció su padre.

La familia de Arantxa Sánchez Vicario ya le advirtió de la dudosa moralidad de su marido.

Arantxa denunció en su libro 'Arantxa, ¡Vamos!' que sus padres, antes de la boda con Josep Santacana, gastaron 100.000 euros en un informe contra él. Allí lo mostraban como un hombre de dudosa reputación, con deudas y problemas judiciales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, ella siempre confió en él y aunque firmaron separación de bienes, crearon varios sociedades en nombre de los dos.

De hecho a quienes se ha enfrentado en diversos juicios ha sido contra sus progenitores y su hermano.

Precisamente en el velatorio por la muerte de su padre, la presencia de Santacana no fue bien vista por los hermanos que expulsaron en su momento a la tenista y a su marido.

Tras el terrible enfrentamiento que tuvo lugar en el tantorio de Arantxa con sus hermanos, la extenista prefirió no asistir al funeral de su padre para no que no volviese a repetir lo sucedido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Javier, que fue el hermano que saltó ante la presencia de Josep Santacana, no quiso hablar sobre lo sucedido ni dar su versión de los hechos, solamente dio las gracias por el respeto de los medios de comunicación presentes y se mostró muy unido con sus hermanos, que posaron al concluir la misa, antes de trasladarse al cementerio de Collserola.

Una persona non grata para la familia Sánchez Vicario

La relación de Arantxa con sus padres es muy tensa desde hace años, tan solo habla con su hermano mayor, Emilio. Las cosas empezaron a torcerse entre ellos cuando la tenista conoció y, más tarde, se casó con Josep Santacana, su actual marido y padre de sus dos hijos, Arantxa Jr. y Leo.

A los padres no les gustaba Josep ya que al parecer acumulaba deudas por valor de decenas de miles de euros.

Los desencuentros familiares llegaron a los tribunales. En 2014, un juez dictaminó que Arantxa no podía echar a sus padres del piso en el que residían, en la Diagonal de Barcelona, y que ella se reservaba el derecho de vender el apartamento de S'Agaró (Gerona), a nombre de una sociedad.

Ahora, ¿qué pasará ahora que Arantxa ha sido abandonada por su marido? Lo más seguro es que sus familia la apoye y esté junto a ella en estos difíciles momentos en el que la tenista además de su fortuna podría perder también a sus dos hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo