Paz Padilla, una beninesa más en su aventura más emocionante

La presentadora de 'Sálvame' viajó hasta Benín junto a Jesús Calleja para grabar una entrega de 'Planeta Calleja' que se emitió el 25 de febrero. En África, lloró con los recién nacidos; conquistó al rey de Savalou y bailó 'La Macarena'.

Paz Padilla es una mujer nueva. Después de visitar Benín de la mano de Jesús Calleja y su 'Planeta Calleja', la presentadora de 'Sálvame' asegura que su vida ha cambiado por completo. El regreso de 'Planeta Calleja' a Cuatro con Paz Padilla, fue lo más visto del día con 2.588.000 espectadores como promedio, siendo la emisión más seguida de la historia del programa. Durante su estancia en el continente africano, la actriz repasó su trayectoria con el presentador de Cuatro y tuvo tiempo para reír y para llorar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Paz se emocionó hasta las lágrimas recorriendo el pueblo flotante de Ganvié."Te hace llorar la belleza y la alegría de la gente. Todos están sonriendo" dijo. Jesús también lloró durante el recorrido. Otro de los momentos más emocionantes fue cuando la actriz le pidió al árbol del Templo de las Pitones volver a ser madre. "Le pena mía es no haber podido tener más hijos porque creo que tengo mucho amor que dar. Me habría gustado tener cinco o seis" contó. "Si me quedo otra vez embarazada, vamos a Cuarto Milenio" bromeó

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La presentadora de 'Sálvame' rememoró sus tiempos de enfermera cuando visitó un hospital de la zona. Rompió a llorar cuando vio a los recién nacidos y las precarias condiciones en las que se encuentra el hospital. "He entrado en el paritorio y acababa de nacer un bebé. Ha sido muy emocionante" contó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Paz conquistó los corazones de los presentes enseñándoles a bailar 'La Macarena' y haciendo twerking además de mostrarle sus respetos a Gbaguid XIV, rey de Savalou, y a la reina. "Creo que le he gustado al rey" dijo entre risas tras compartir banquete con él.

La show woman, como le gusta definirse, vivió una auténtica ceremonia de vudú en la que se invocaba a los espíritus para retrasar la muerte de una mujer y, junto a Jesús Calleja, fueron los primeros hombres blancos que visitaron la aldea de Conaku tras más de cinco horas andando. Como ya explicó el pasado octubre cuando viajó hasta África, ha sido el viaje más emocionante de su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo