Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Ernesto Neyra defiende su inocencia

El cantante defiende su inocencia ante las diversas acusaciones de maltrato.

El artista explica cómo le han destrozado la vida las distintas acusaciones de maltrato a las que se ha enfrentado en los últimos años.

1 de 6
Vuelve a los platós

9 años después de que pisara un plató, y después de encontrarse con Kiko Matamoros en los juzgados, Ernesto Neyra ha acudido a 'Viva la vida', donde ha confesado que las acusaciones de maltrato de su pasado y los juicios mediáticos le han destrozado la vida, a él y a su familia, obligándole a abandonar el país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Su relación con Carmina Ordoñez

Uno de los hechos de su pasado que destrozó su vida fue la acusación de su ex, Carmina Ordoñez, que le acusaba de haberle infringido malos tratos. Esto último, algo que provocó un "juicio televisivo" contra Neyra y que él y Carmina acabaran en los juzgados. Finalmente, la demanda de malos tratos presentada por Carmina fue desestimada, tal y como argumentó Neyra. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Kiko Matamoros, el tercero en discordia

Otro de los asuntos de los que Ernesto habló fue de su reciente encuentro con Kiko Matamoros en los juzgados, en relación a la denuncia que Ernesto le puso a Matamoros hace ocho años por injurias, calumnias y derecho al honor cuando éste le llamó maltratador.  "Me hicieron mucho daño. Tuve que empezar de cero y luchar por mi verdad, pero no me ha costado luchar por eso, viene sola", argumento defendiendo así su inocencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Su tercer gran disgusto

El tercer varapalo de Ernesto Neyra llegó cuando Leli Céspedes, con quien tiene tres hijos, decidió acusarle de maltrato tras separarse de él. 

Neyra confesó que "en ese momento me quería morir", defendiendo su inocencia al argumentar que al final quedó absuelto de los cargos de maltrato contra Leli. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Su madre, la gran afectada

Ernesto mostró su lado más emotivo al confesar que no sólo tenía que haberse ido a México, huyendo de los daños colarerales de sus batallas legales, sino que lamentaba que su madre haya sufrido tanto a causa de todo. 

"Mi madre murió hace cuatro años... Imagínate cuando acusan a su hijo. En mi familia estamos muy arropados, pero esto ha causado muchos daños colaterales. A mi me han destrozado la vida, me he tenido que ir a vivir a México para no dar más explicaciones", relató.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Su objetivo

Finalmente, Ernesto aclaró que todo lo que él busca es que "la duda relativa a sus acusaciones de maltrato que quede por ahí se quite ya de una vez. Y que mis hijos sepan que lo que hay en internet de mí no es verdad". 

Así pues, con un objetivo y esperanzado, Neyra explicó que no pierde la ilusión de vivir. "Ahora estoy muy dedicado a mi trabajo en España. Estoy reinventándome", sentenció.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo